Comparta éste artículo
GLOBAL

Desplazan a afroamericana de su asiento de avión para que mujeres blancas viajaran cómodas

La afroamericana contó que acató las órdenes de la sobrecargo para evitar que fuera catalogada como “rebelde”, pero se sintió impotente y humillada.

GLOBAL

·
La mujer se sintió impotente y humilladaCréditos: Especial

En los últimos días se dio a conocer el caso de una mujer afroamericana que fue removida de su asiento durante un vuelo de avión con el fin de que dos mujeres blancas pudieran viajar más cómodas, lo que ha causado revuelo en internet al catalogarlo como un acto racista y discriminatorio

Hoy en día todavía es posible ver casos en los que el color de piel es un tema de discriminación o racismo, pues a pesar de que se han lanzado campañas de concientización, es una problemática en la que queda mucho trabajo por hacer. 

Frente a esto, se dio a conocer el caso de Camille Henderson, una mujer afroamericana que vivió un momento incómodo mientras abordaba un avión de la aerolínea Delta que viajaba de Atlanta al Área de la Bahía, en California. 

De acuerdo con su testimonio a la ABC, narró que dos mujeres blancas habían comprado boletos para la sección de primera clase, pero que por cuestiones técnicas no habían podido ser colocadas en sus respectivos asientos por lo que las colocaron en la misma fila de Henderson. 

La mujer afroamericana viajó en la última fila del avión. FOTO: Pexels

Te puede interesar: Restaurante de lujo le niega el acceso a una mujer por ir peinada con trenzas

Ante esto, las mujeres blancas argumentaron que querían viajar solas y más cómodas, por lo que pidieron al personal remover a la mujer afroamericana que estaba sentada a lado de la ventana. Fue así que la azafata le preguntó a Camille si viajaba sola y ella respondió que sí a lo que prosiguió con sugerirle cambiarse de lugar a un asiento disponible en la última fila del avión. 

“Hay un asiento allá atrás en el pasillo 34. Es un asiento de pasillo”

Tras las peticiones de las mujeres blancas que argumentaban el tipo de boleto que habían comprado y la problemática que habían tenido, Camille se vio obligada a dejar su asiento y viajar en el lugar desocupado en la última fila. 

La mujer afroamericana argumentó que aceptó las indicaciones, pues no quería represalias en su contra debido a los estigmas que hay sobre su color de piel y tampoco buscaba ser calificada como una pasajera rebelde, pues la Administración Federal de Aviación podría aplicar estrictas políticas de tolerancia cero por desobediencia, aunque aseguró que no quería convertirlo en una cuestión de raza. 

“No quiero convertirlo en una cuestión de raza, pero en lugar de pedirles a las dos mujeres blancas que estaban a mi lado que se movieran, en un intento de acomodarlas, básicamente me obligaron a moverme”

Asimismo, puntualizó que se sintió impotente y humillada cuando tuvo que dejar su asiento y caminar por el pasillo hasta el final del pasillo, pues todos los pasajeros la observaban mientras que las dos pasajeras que habían solicitado el cambio se acomodaban en los asientos asignados. 

“Mientras caminaba hacia atrás, simplemente todo fue humillante. Fue como tener todo el vuelo mirándote y preguntando qué está pasando. Sólo quiero que reconozcan que me hicieron sentir impotente y que no pueden hacer eso con los clientes en el futuro. Yo, como mujer negra, fui desplazada para hacer que dos mujeres blancas se sintieran cómodas. Eso no tiene sentido para mí”

Finalmente, la pasajera Henderson intentó presentar una queja con Delta Air Lines, pero la empresa dijo que no estaba en sus manos porque no “no estaba mal que haya sido cambiada del lugar”. 

Te puede interesar: "Terminé con estos irrespetuosos": antes de renunciar, mujer exhibe a su jefe hablando mal de ella