Comparta éste artículo
MIGRANTES

Detienen a pastora que se hacía llamar 'abeja reina'; lideraba un albergue que esclavizaba migrantes

Una pastora que se hacía llamar la "Abeja reina" fue detenida tras comprobarse que mantenía en condiciones de esclavitud a los migrantes centroamericanos que llegaban a su albergue en Ciudad Juárez "Aposento Alto".

TENDENCIAS

·
Velia H. G, líder del albergue "Aposento Alto".Créditos: Facebook y Twitter

Un caso de crueldad humana y obstinación narcisista ha escandalizado a la población de Chihuahua, a los mexicanos en general, y a la comunidad migrante de centro américa. Ya que, en el albergue "Aposento Alto" ubicado en Lomas de Poleo en Ciudad Juárez, fue descubierta una organización ilegal que en lugar de ayudar a los migrantes los obligaba a hacer trabajos forzados, y cuya líder era una pastora que se hacía llamar "La abeja reina".

La pastora, identificada como "Velia H. G", fue detenida por Elementos de la Fiscalía General del Estado este 27 de julio, después de un cateo que evidenció todo el horror detrás de su supuesto albergue humanitario. 

El terror en el albergue "Aposento Alto".

En el albergue dirigido por Velia, los migrantes vivían toda clase de abusas y condiciones que los mantenían prácticamente como esclavos de la llamada "Abeja Reina". Además tenían que pagar su estancia.

En el recinto, los y las migrantes y sus hijos vivían maltrato físico, psicológico, acoso sexual y eran obligados a trabajar. En el albergue, las víctimas tenían que cocinar la misma comida que después le vendían, la cuál muchas veces estaba en estado de putrefacción, y llegaba a causar enfermedades estomacales que no eran atendidas por nadie.

Los hombres eran obligados a construir el lugar así como a hacer reparaciones en la casa de la hija de Velia. Las mujeres tenían que encargarse de toda la limpieza de la casa de la pastora. Los niños también eran obligados a hacer trabajos absurdos como llenar botellas de plástico de arena con el pretexto de que "tenían que aprender a hacer las cosas para no ser unos buenos para nada". 

Una madre rescatada contó como su hija sufrió y se enfermó y que incluso no quería comer nada al principio después de salir porque sentía que toda comida estaba llena de gusanos y cucarachas:

“Ahorita (jueves) le enseñamos la noticia donde salía ella (la pastora detenida por la FGE) y dice la niña que se siente feliz que la hayan atrapado, y le pregunto que por qué se alegra y dice que ella se alegra por el motivo que otros niños no van a sufrir lo mismo que ella sufrió”, indico una madre sobre su hija

También se cuenta que la "Abeja reina" se quedaba todas las donaciones de UNICEF, o de la oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas (Acnur) para venderlas y sacar provecho de ello.

Una de las fachadas del albergue "Aposento Alto".

TAMBIÉN LEE: ¿Cómo hablar de migración? Un proceso complejo, física y emocionalmente

Rescate de los migrantes.

Los migrantes estaban amenazados de que no podían decir nada ni tratar de escapar pues les sería negado para siempre el asilo en Estados Unidos. Una vez rescatados y puestos a disposición instancias legales como "Nómadas sin rumbo", ellos pudieron contrastar el trato que recibían y darse cuenta de la injusticia terrible que se cometía contra ellos.

"Con la pastora fue muy diferente, nos humillaban, nos trataba mal, veía a nuestros hijos como estorbos, como niños que si no les enseñábamos no iban a servir, decía ella, y siempre nos decía que teníamos que comernos lo que había, y pues la comida no servía, estaba echada a perder, estaba mala y ella nos decía que nos la teníamos que comer así, que sólo la laváramos bien”, comenta una sobreviviente, luego de preguntarle sobre su experiencia en "Aposento Alto".

Te puede interesar: Niños, hermanos, una pareja de 10 años: Las historias de los migrantes muertos en Texas

 

Temas