Comparta éste artículo
COVID-19

COVID-19 puede provocar reducción de materia gris y daños en tejidos cerebrales: estudio

Neurólogos que participaron en la investigación aseguraron que las personas no se deben alarmar, pues estos daños no afectarían el razonamiento o la memoria.

BIENESTAR

·
Especialistas destacaron que el principal afectado sería el sentido del olfato. Créditos: Quinto Poder

Un nuevo estudio reveló que haber contraído COVID-19 puede causar cambios en el cerebro, provocando pérdida de materia gris y daños en los tejidos, lo que afectaría en mayor medida el sentido del olfato. Aquí te explicamos punto por punto qué dice esta investigación publicada por la revista científica Nature.

Para llevar a cabo la investigación se analizaron los cambios cerebrales de 785 participantes del Biobanco del Reino Unido (de 51 a 81 años) a los que se les tomaron resonancias dos veces, incluidos 401 casos que dieron positivo por infección con Sars-CoV-2.

TAMBIÉN LEE: OPS dice que México se acerca a un periodo inter-epidémico de COVID-19, ¿qué significa?

 

Al analizar los resultados, investigadores descubrieron que:

  • Hubo una mayor reducción en el grosor de la materia gris  (cuerpos neuronales) y el contraste de tejido en la corteza orbitofrontal y la circunvolución parahipocampal.
  • Se registraron mayores cambios en los marcadores de daño tisular en regiones conectadas funcionalmente con la corteza olfativa primaria.
  • Se observó mayor reducción en el tamaño global del cerebro.

"Los participantes infectados también mostraron, en promedio, un mayor deterioro cognitivo entre los dos puntos de tiempo", destacaron científicos.

Especialistas desconocen si los daños en el cerebro son provocados por el virus o por la infección. FOTO: Pixabay

Cabe destacar que neurólogos que participaron en dicha investigación señalan que estas afectaciones no impactarían de forma grave el razonamiento, la memoria u otras funciones. Sin embargo, sí habrían daños en las regiones del cerebro que tienen que ver con el olfato.

"Creo que falta mucho para concluir que esto pueda tener algunas repercusiones clínicas a largo plazo para los pacientes. No queremos asustar a la población, ni que piense: 'Ah, esto demuestra que todos van a tener daño cerebral y no podrán tener un buen desempeño'", señaló Serena Spudich, jefa del departamento de infecciones neurológicas y neurología general en la Escuela de Medicina de la Universidad de Yale, a The New York Times.

Temas