Comparta éste artículo
TLATELOLCO

Mujeres encapuchadas destrozan metrobús para exigir justicia para Renata y Maya

La comunidad se moviliza ante presunta lesbofobia e irregularidades en la investigación del trágico accidente que cobró la vida de Maya y dejó a Renata gravemente herida en la CDMX

TENDENCIAS

·
Mujeres encapuchadas destrozan metrobús para exigir justicia para Renata y Maya.Créditos: X (Twitter)

En un acto de protesta cargado de rabia y dolor, un grupo de mujeres encapuchadas vestidas de negro irrumpió en una estación del Metrobús en Tlatelolco, Ciudad de México (CDMX), el miércoles 24 de abril. Su objetivo era claro: exigir justicia para Renata y Maya, una pareja de esposas cuyas vidas fueron destrozadas por un trágico accidente el pasado 10 de abril. Desde entonces, la comunidad lésbica ha denunciado la presunta lesbofobia y las graves irregularidades en la investigación, lanzando una campaña incansable por la verdad y la rendición de cuentas.

La tarde del miércoles 24 de abril se convirtió en un momento de confrontación y desesperación en la parada de Tlatelolco del Metrobús, cuando un grupo de mujeres encapuchadas, vestidas de negro y armadas con pancartas, irrumpió en la estación con un mensaje claro: "Justicia para Renata y Maya". Estas mujeres, portadoras de la indignación y el dolor de toda una comunidad, exigían respuestas y rendición de cuentas por el trágico destino que había cobrado la vida de una de ellas y había dejado a la otra luchando por su vida en un hospital.

Te puede interesar: Metrobús arrolla a pareja en Tlatelolco; Maya murió y Ren se encuentra luchando por su vida

El caso de Renata y Maya ha conmocionado a la Ciudad de México y ha sacado a relucir no solo la tragedia personal de dos mujeres valientes y comprometidas, sino también la presunta lesbofobia y las graves irregularidades en la investigación que han seguido al trágico accidente del 10 de abril. En medio de la conmoción y el dolor, la comunidad lésbica se ha levantado en una voz unificada, exigiendo justicia y un cese a la discriminación y la negligencia que ha rodeado este caso.

El fatídico 10 de abril, en el eje 2 Manuel González de la Ciudad de México, el destino de Renata y Maya dio un giro irreversible cuando fueron atropelladas por un conductor de Metrobús mientras intentaban cruzar la calle. El impacto fue devastador: una perdió la vida en el acto, mientras que la otra quedó gravemente herida, luchando por su supervivencia en un hospital. Desde ese momento, el caso ha estado marcado por la confusión, la indignación y la búsqueda desesperada de respuestas.

Maya y Renata no eran solo dos mujeres más: eran enfermera y médica respectivamente, dedicadas a la lucha contra la pandemia de Covid-19 y al servicio de la comunidad. Su compromiso con la atención médica gratuita y su espíritu solidario las convirtieron en figuras queridas y respetadas en su círculo social y profesional. Sin embargo, su valía y su dedicación no pudieron protegerlas de la tragedia que se desató aquel fatídico día de abril.

Te puede interesar: Liberan a chofer de Metrobús que arrolló a pareja en Tlatelolco; colectivos exigen justicia

Lo que siguió al accidente solo intensificó el sufrimiento y la indignación de sus seres queridos y de la comunidad lésbica en general. Desde la presunta lesbofobia manifestada por las autoridades hasta las graves irregularidades en la investigación, cada paso de este proceso ha sido marcado por la injusticia y la indignación.

La abogada de la pareja, Gabriela Amores, ha denunciado públicamente la negligencia de la Fiscalía de la Ciudad de México, acusándola de ocultar y manipular pruebas en un intento de encubrir la verdad detrás del accidente. Las familias de Renata y Maya han luchado incansablemente por la justicia, enfrentándose a un sistema que parece más preocupado por proteger a los responsables que por hacer justicia a las víctimas.

En medio de esta tormenta de dolor y confusión, la voz de las mujeres encapuchadas en Tlatelolco resuena como un grito de esperanza y resistencia. Su determinación de enfrentarse a la injusticia y exigir un cambio real en el sistema ha inspirado a muchos a unirse a su causa y a mantener viva la memoria de Renata y Maya. En un momento de oscuridad y desesperación, estas mujeres se alzan como símbolos de la fuerza y la solidaridad de la comunidad lésbica, recordándonos a todos que la lucha por la justicia y la igualdad nunca debe darse por terminada.

¡Ya puedes seguirnos en WhatsApp Channels y te invitamos a nuestro nuevo Newsletter completamente gratis!

Google News