Comparta éste artículo
RUMBO 2024

Proceso electoral sangriento: La lista de candidatos que han sido asesinados

Mientras el gobierno reduce la cifra de candidatos asesinados, la violencia política se sigue disparando a pesar de estar a pocos días del 2 de junio 

RUMBO 2024

·
Proceso electoral sangriento: Gobierno reduce a 22 el número de candidatos asesinados; medios reportan más de 30.Créditos: Especial

La cuenta regresiva ha comenzado en México, pero no precisamente para un emocionante evento deportivo de gran importancia. No, el conteo regresivo se refiere a la ola de balas y sangre que ha marcado este proceso electoral. Mientras el país se prepara para uno de los eventos democráticos más grandes de su historia, con la renovación de miles de cargos públicos, la sombra de la violencia posa sobre el panorama político mexicano. Por lo tanto la pregunta surge ¿cómo puede un país encaminarse hacia las urnas con tal carnicería política?

Más allá de las promesas y los discursos políticos, México se encuentra en una pesadilla que pone en entredicho la esencia misma de la democracia. Con más de 98 millones de ciudadanos llamados a votar, el proceso electoral se ha teñido de un rojo que no es el del entusiasmo patriótico, sino el de la sangre derramada de los candidatos. Y mientras las encuestas delinean los posibles vencedores, los medios de comunicación se enfrentan con una gran tarea, contar los cadáveres políticos que ha dejado el camino hacia las elecciones.

En una rueda de prensa matutina, el presidente Andrés Manuel López Obrador y Rosa Icela Rodríguez, titular de la Secretaría de Seguridad y Protección Civil (SSPC), desataron una tormenta mediática al revelar que los candidatos asesinados en este proceso electoral no eran 34, como se había afirmado previamente, sino 22. Pero, ¿qué diferencia hace un número en medio de tanta sangre? La realidad es que la violencia política no se puede disimular con estadísticas maquilladas.

Te puede interesar: Campañas sangrientas: Aumenta la cifra de candidatos asesinados en el proceso electoral de México

Las asociaciones civiles como el proyecto "Data Cívica Votar entre Balas" ponen sobre la mesa y en evidencia una situación cada vez más oscura. Según sus informes, hasta la fecha se contabilizan 24 precandidatos y candidatos que han perdido la vida en esta contienda. Pero no son solo números, son vidas interrumpidas a la fuerza por la sed de poder que este tipo de situaciones suele causar, son sueños truncados por la brutalidad y son familias destrozadas por la locura electoral.

¿Quiénes son estas víctimas? Detrás de los nombres y los partidos políticos se esconden historias de esperanza y sacrificio. Cada uno de ellos representa un eslabón roto en la cadena de la democracia mexicana. Pero ¿quiénes son las víctimas? 

  1. Jaime Vera Alanís, precandidato del Partido Verde Ecologista de México a la presidencia municipal de Mascota, Jalisco. 
  2. Miguel Ángel Reyes Zavala, candidato de Morena a la presidencia municipal de Maravatío, Michoacán.
  3. Armando Pérez Luna, precandidato del PAN a la presidencia municipal de Maravatío, Michoacán.
  4. Jaime González Pérez, candidato de Morena a la presidencia municipal de Acatzingo, Puebla.
  5. Gisela Gaytán, candidata de Morena a la presidencia municipal de Celaya, Guanajuato.
  6. Samantha Fonseca, activista LGBT+ y precandidata al Senado de la República por Morena.  
  7. Sergio Hueso, aspirante a candidato de Movimiento Ciudadano a la presidencia municipal de Armería, Colima.
  8. David Rey González, aspirante a candidato del PRI a la presidencia municipal de Suchiate, Chiapas.
  9. Alfredo Giovanni Lezama Barrera, aspirante a una diputación local en Morelos.  
  10. Yair Martín Romero Segura, aspirante a diputado federal por Morena en Ecatepec, Estado de México.  
  11. Alfredo González Díaz, precandidato del Partido del Trabajo a la presidencia municipal de Atoyac de Álvarez, Guerrero.
  12. Tomás Morales Patrón, candidato de Morena a la presidencia municipal de Chilapa, Guerrero.
  13. Diego Pérez Méndez, precandidato del PRI a la presidencia municipal de San Juan Cancuc, Chiapas.
  14. Humberto Amezcua, candidato del PRI a la presidencia municipal de Pihuamo, Jalisco.
  15. Miguel Ángel Cruz Robles, aspirante por Morena a la presidencia municipal del Villa del Carbón, Estado de México. 
  16. Manuel Hernández, aspirante por Morena a una diputación local en Veracruz. 
  17. Alberto Antonio García, candidato de Morena a la presidencia municipal de San José Independencia, Oaxaca. 
  18. Julián Bautista Gómez, aspirante a la presidencia municipal de Amatenango del Valle, Chiapas. 
  19. Noé Ramos Ferretiz, candidato a la presidencia municipal de El Mante por la Coalición Fuerza y Corazón por México en Tamaulipas.
  20. Jaime Damaso Solís, aspirante a la candidatura del PAN en Zitlala, Guerrero.
  21. Sergio Hueso, aspirante a candidato de Movimiento Ciudadano a la presidencia municipal de Armería, Colima.
  22. Manuel Hernández, aspirante por Morena a una diputación local en Veracruz. 
  23. Alberto Antonio García, candidato de Morena a la presidencia municipal de San José Independencia, Oaxaca. 
  24. Julián Bautista Gómez, aspirante a la presidencia municipal de Amatenango del Valle, Chiapas. 
  25. Noé Ramos Ferretiz, candidato a la presidencia municipal de El Mante por la Coalición Fuerza y Corazón por México en Tamaulipas.
  26. Jaime Damaso Solís, aspirante a la candidatura del PAN en Zitlala, Guerrero.
  27. Ricardo Taja Ramírez, aspirante por Morena a una diputación federal por Guerrero. 

Te puede interesar: Atacan a balazos a candidato de Morena en Encarnación de Díaz

Todos ellos forman parte de un análisis realizado por The New York Times en el que se menciona que al menos son 36 personas que aspiraban a un cargo en México, los que fueron brutalmente asesinados en los últimos meses, por lo tanto la lista anterior no esta del todo completa, debido a la negativa de un registro inexistente. 

Muchos se estarán preguntando ¿qué impulsa a la violencia política? Los analistas señalan a los grupos delictivos locales como los principales responsables de este reinado del terror. La fractura de las grandes organizaciones criminales ha dado lugar a una lucha despiadada por el poder y el control territorial. 

Sin embargo, la violencia electoral en México no es un fenómeno nuevo. En ciclos electorales anteriores, los asesinatos políticos han dejado un reguero de sangre que no parece tener fin. ¿Pero quién se beneficia de tanta sangre? Para los cárteles y grupos criminales, el control político a nivel local es una herramienta invaluable para sus negocios. Infiltrar gobiernos municipales, capturar recursos gubernamentales y obtener información privilegiada son solo algunas de las metas que se persiguen. 

Te puede interesar: Elecciones 2024: Iglesia Católica llama a ciudadanos a salir a votar este 2 de junio

Ante esta crisis, ¿qué está haciendo el gobierno mexicano? Las medidas de protección para los candidatos pueden ofrecer un respiro momentáneo, lo que hasta ahora no ha mostrado tanta efectividad, por lo tanto la raíz del problema sigue sin ser abordada. La corrupción, la impunidad y la debilidad institucional son las verdaderas fuerzas que alimentan el fuego de la violencia política en México.

A medida que el tiempo se agota para el día de las elecciones, México se encuentra buscando una respuesta ante la resistencia de la tiranía del miedo y la violencia, todo con el afán de construir un futuro en donde el país ejerza la verdadera democracia y no solo un kilo de ilusión ante una realidad cruelmente palpable. 

¡Ya puedes seguirnos en WhatsApp Channels y te invitamos a nuestro nuevo Newsletter completamente gratis!

Google News