Comparta éste artículo
LLUVIAS

Daños severos en cultivos de hierbabuena y cilantro en Yucatán por lluvias; temor por alza de precios

Las lluvias torrenciales causan estragos en el municipio de Ixil, afectando severamente los cultivos esenciales y generando preocupación por el impacto económico en la región

TENDENCIAS

·
Daños severos en cultivos de hierbabuena y cilantro en Yucatán por lluvias; temor por alza de precios.Créditos: RRSS

El estado de Yucatán se enfrenta a una crisis agrícola devastadora tras las intensas lluvias que han dejado sumergidos los campos, especialmente afectando a los horticultores de hierbabuena y cilantro en el municipio de Ixil. Las pérdidas totales de estos cultivos han generado alarmas entre los agricultores locales, quienes anticipan un incremento significativo en los precios debido a la escasez provocada por las condiciones climáticas adversas. Esta situación no solo preocupa por el impacto económico directo en la comunidad, sino también por la disponibilidad de estas hierbas esenciales en los mercados de todo el estado.

La temporada de lluvias actual no solo ha devastado los cultivos de hierbabuena y cilantro en Yucatán, sino que también ha causado estragos en otros sectores agrícolas, como las colmenas de abejas. Aproximadamente el 50 por ciento de las colmenas han resultado dañadas, un golpe severo para la economía local y para los 11 mil apicultores que dependen de estas para su sustento.

Te puede interesar: México y Estados Unidos pactan para reactivar exportaciones de aguacate y mango

En la capital, Mérida, las lluvias recientes han generado caos y desolación en varias áreas urbanas. Fuertes inundaciones han dejado vehículos varados y calles convertidas en verdaderos ríos, desafiando la infraestructura y la capacidad de respuesta de la ciudad. Un video impactante compartido en redes sociales muestra la magnitud de las inundaciones en la colonia García Ginerés, donde incluso vehículos de emergencia luchan por navegar las aguas que han convertido las calles en cuerpos de agua imprevistos.

Los residentes han descrito la situación como algo salido de una película apocalíptica, con testimonios de autos prácticamente enterrados bajo el agua y esfuerzos comunitarios para alertar a los conductores sobre las áreas inundadas. Las imágenes y relatos de ciudadanos reflejan el caos repentino causado por el aguacero que transformó la tranquila tarde en un escenario de emergencia.

Las inundaciones repentinas han afectado severamente el tráfico y la movilidad en Mérida, con reportes de importantes arterias viales bloqueadas y dificultades para llegar al centro de la ciudad desde las zonas afectadas en el oeste. La respuesta ciudadana se ha visto en la colocación de señales improvisadas para advertir a los conductores sobre los peligros de transitar por áreas inundadas, mientras miles de personas luchaban por encontrar rutas seguras y evitar el agua acumulada.

Te puede interesar: Adiós a los taquitos con todo: subió de precio del cilantro por el calor y la larga sequía

Antes del diluvio repentino, la capital yucateca experimentaba un día caluroso con nubes dispersas en el horizonte, una situación que cambió drásticamente en cuestión de minutos con la llegada de las lluvias intensas. El contraste entre el calor sofocante y las inundaciones repentinas ha dejado a la población local atónita y preocupada por la capacidad de la ciudad para resistir eventos climáticos extremos.

El impacto económico de las pérdidas agrícolas en Yucatán es significativo, especialmente para los agricultores de hierbabuena y cilantro en Ixil, quienes ahora enfrentan la perspectiva de precios elevados y una escasez prolongada en el mercado local. La dependencia de estas hierbas en la cocina regional y nacional agudiza la preocupación por la disponibilidad y el costo para los consumidores, mientras que los productores enfrentan la difícil tarea de recuperarse de las pérdidas catastróficas.

Las colmenas dañadas representan otro golpe para la economía rural de Yucatán, donde la apicultura es una actividad crucial para miles de familias. Con la mitad de las colmenas afectadas por las lluvias, los apicultores enfrentan la difícil tarea de rehabilitar sus operaciones mientras se recuperan de las pérdidas financieras y logísticas.

El sector agrícola en Yucatán está adaptándose a las realidades cambiantes del clima, que cada vez más presenta episodios de lluvias intensas y repentinas. Estos eventos no solo desafían la resiliencia de los cultivos y la infraestructura local, sino que también subrayan la necesidad urgente de estrategias de mitigación y adaptación para proteger a las comunidades rurales y urbanas de futuros impactos climáticos.

La respuesta inicial a las inundaciones en Mérida ha sido rápida y colaborativa, con residentes y autoridades locales trabajando juntos para gestionar las emergencias y garantizar la seguridad pública. Los esfuerzos de rescate y evacuación han sido coordinados, con el apoyo de vehículos de emergencia que enfrentan condiciones extremas para llegar a áreas afectadas y brindar asistencia donde sea necesaria.

Las iniciativas comunitarias para marcar áreas peligrosas y proporcionar orientación a los conductores reflejan un espíritu de solidaridad y resiliencia frente a la adversidad. A medida que la ciudad se enfrenta a los desafíos de reconstrucción y rehabilitación después de las inundaciones, la colaboración entre ciudadanos y autoridades será crucial para restaurar la normalidad y fortalecer la capacidad de respuesta frente a futuros eventos climáticos extremos.

En el ámbito agrícola, los esfuerzos de recuperación incluirán medidas para rehabilitar los cultivos afectados y fortalecer las infraestructuras de apoyo a la agricultura. La asistencia gubernamental y las iniciativas de ayuda serán fundamentales para apoyar a los agricultores locales en la reconstrucción de sus medios de vida y la revitalización de sus operaciones agrícolas.

 ¡Ya puedes seguirnos en WhatsApp Channels y te invitamos a nuestro nuevo Newsletter completamente gratis!

Google News