Comparta éste artículo
LA FAMILIA MICHOACANA

La Familia Michoacana y la crisis en Taxco: amenazas y violencia obligan a detener el transporte público

Amenazas de La Familia Michoacana paralizan Taxco: Transportistas obligados a ser halcones, causando estragos en el turismo y la seguridad del pueblo mágico.

TENDENCIAS

·
La Familia Michoacana y la crisis en Taxco: amenazas y violencia obligan a detener el transporte público.Créditos: X (Twitter)

El corazón de Taxco, Guerrero, late con temor mientras enfrenta una situación alarmante. La reciente suspensión del servicio de transporte público, desencadenada por la violencia y amenazas de La Familia Michoacana, ha dejado a la ciudad turística paralizada. El pasado fin de semana, el asesinato de un conductor de transporte público generó pánico, llevando a los transportistas a detener sus labores. En medio de esta crisis, surge la pregunta: ¿La Familia Michoacana obliga a los transportistas a trabajar como halcones?

La presencia de La Familia Michoacana en Taxco se hizo evidente tras una serie de sucesos lamentables. En noviembre del año pasado, tres periodistas, incluyendo a Marco Antonio Toledo Jaimes, director del Semanario Espectador de Taxco, fueron secuestrados junto a sus familiares. Este evento marcó el inicio de una escalada de violencia en la ciudad platera. Silvia Nayssa Arce Avilés y Alberto Sánchez Juárez, del medio digital RedSiete, también fueron víctimas de este grupo criminal, dejando una huella de miedo y terror en la población.

La Familia Michoacana ha sido señalada en distintos episodios violentos, desde secuestros grupales hasta homicidios. En diciembre, los profesores Lucero Torres Iturralde y Jorge Mejía Reyes fueron encontrados sin vida, y más tarde, un grupo de 12 trabajadores del relleno sanitario de Taxco fue secuestrado. A pesar de la liberación de algunos de los empleados, ocho aún permanecen desaparecidos. Estos eventos han sumido a Taxco en una espiral de inseguridad, y las autoridades locales han enfrentado críticas por su manejo de la situación.

La parálisis del transporte público en Taxco, desencadenada por el asesinato de un conductor y las amenazas de La Familia Michoacana, ha impactado negativamente la vida cotidiana de los habitantes y ha sumido al pueblo mágico en un estado de emergencia. Los transportistas, temerosos de represalias, han decidido detener sus labores desde el pasado 21 de enero.

Te puede interesar:  VIDEO| Integrantes de la Familia Michoacana secuestran a empleados de una pollería en Edomex

Esta organización criminal no solo utiliza la violencia directa, sino que también coacciona a los transportistas para que actúen como "halcones". Los conductores son obligados a informar sobre la presencia de operativos militares y policiales, proporcionando a La Familia Michoacana una ventaja estratégica. Sin embargo, este no es el único grupo criminal que acecha a los transportistas; la Federación Guerrerense, rival de La Familia Michoacana, también amenaza a los conductores para que no colaboren con la organización contraria.

La suspensión del servicio de transporte no solo ha afectado la movilidad en Taxco, sino que ha desencadenado una serie de consecuencias en cascada. La cancelación de clases en diferentes niveles educativos y el cierre de comercios por temor a represalias han dejado a la ciudad sumida en un estado de tensión. La vida nocturna se ha suspendido, y las principales avenidas, normalmente llenas de turistas, se han convertido en calles desiertas.

Las consecuencias se extienden más allá de los límites de Taxco, afectando a comunidades cercanas como Cacahuamilpa. La parálisis del transporte ha generado un impacto negativo en el turismo, con plazas y tiendas que permanecen cerradas o reducen sus horarios. La ciudad, que solía iluminarse en la noche, ahora yace en la oscuridad, creando una imagen desoladora según reportes de medios locales.

En medio de esta crisis, la incertidumbre persiste. A pesar de la parálisis del transporte y la amenaza constante de La Familia Michoacana, los habitantes de Taxco se enfrentan a un futuro incierto. Las autoridades locales enfrentan críticas por la gestión de la violencia en la ciudad, y la comunidad se pregunta cuándo y cómo se restablecerá la normalidad en este emblemático pueblo mágico.

En grupos de Facebook, los residentes de Taxco han compartido que el servicio de transporte público sigue suspendido hasta el 23 de enero. Esta prolongada interrupción indica la persistencia de la crisis y la necesidad de soluciones efectivas por parte de las autoridades. La Familia Michoacana, con su presencia intimidante, ha sumido a Taxco en una sombra de miedo y ha dejado a la comunidad en busca de respuestas y acciones concretas para restaurar la seguridad y la tranquilidad en sus calles.

Google News