Comparta éste artículo
Main logo

En plena pandemia de COVID-19, rentas excesivamente caras causan "éxodo chilango"

En medio de la pandemia de COVID-19, empleados que trabajan en la CDMX tuvieron que optar por invertir más tiempo en traslados a sus centros de trabajo debido al aumento en las rentas de las viviendas en la capital del país.

TENDENCIAS

·

El precio promedio de rentar un departamento de dos recámaras en la capital del país es de 22 mil 314 pesos mensuales, según indica el portal Vivanuncios. Mientras que el ingreso promedio de la población "millennial" ascendió a 7 mil 251 pesos mensuales en agosto de 2021, según BBVA Research.

El informe "Los Millennials en la pandemia: Perfil de ingresos y gastos" de BBVA Research concluyó que en la Ciudad de México (CDMX), el costo de la renta de una vivienda para un "millennial" representó el 54.3 por ciento de su salario promedio como empleado.

Fuente: Graciela López/ Cuartoscuro

Este panorama ocasionó que, para principios de 2022, al menos el 55 por ciento de los "chilangos", como se les denomina a los capitalinos en el interior de la República, hayan enfrentado dificultades para el pago de la renta o hipoteca de su vivienda, según un análisis del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM y la Oficina para América Latina de la Coalición para el Hábitat.

En el sondeo realizado por dicha institución pública se muestra que poco más de una tercera parte de las personas encuestadas tuvo que mudarse ante las complicaciones que representó la emergencia sanitaria. El 18 por ciento lo hizo dentro de la misma capital y otro 14 por ciento lo hizo hacia el Estado de México u otra entidad.

Gráfico tomado de: Sondeo sobre la situación de las personas
que residían en viviendas rentadas,
hipotecadas o prestadas en la CDMX
antes y durante la pandemia

 

Razones para "dejar de ser chilangos"

Del sondeo realizado por la UNAM a 409 personas que residían en alguna alcaldía de la CDMX antes de marzo de 2020, el 62 por ciento dijo que su cambio de domicilio se debió a dificultades para pagar la renta, seguido de un 15 por ciento al que le pidieron la vivienda que le prestaban y otro 5 por ciento que le pidieron la vivienda que le rentaban.

En el caso de los jóvenes, destaca el hecho de que muchos se vieron obligados a volver a la casa de los padres, con la consecuente pérdida de autonomía y certidumbre sobre su futuro.

Tal es el caso de César Sánchez, estudiante de Ciencias de la Computación de la Facultad de Ciencias de la UNAM, quien contó a Quinto Poder que pese a los esfuerzos que hizo para pagar el depósito de su vivienda en la Ciudad de México, a un mes de registrarse los primeros casos de COVID-19, tuvo que regresar a vivir con su madre.

"Mis finanzas estaban cortas como para pagar una renta que ya no tenía mucho sentido. Así que me regresé, me regresaron el dinero del depósito y pude alivianarme un poco", agregó.

Uno de los principales impactos inmediatos de la pandemia se produjo sobre el empleo. En la gran parte de los casos, la pérdida de puestos de trabajo orilló a muchos a buscar alternativas de vivienda.

 

Fuente: Rogelio Morales/ Cuartoscuro

El teletrabajo modificó la flexibilidad de espacio

Otro de los elementos que impulsó a que algunos capitalinos desearan vivir en otras partes es que la pandemia cambió los hábitos de trabajo. En la CDMX, el mercado de oficinas alcanzó una tasa de desocupación del 22.5 por ciento al primer semestre del 2021.

Una persona que dio su testimonio a Quinto Poder, pero prefiere mantener el anonimato, contó que vivía en un departamento pequeño en la colonia Narvarte, alcaldía Benito Juárez, "estaba prácticamente cerca de todo, pero especialmente de su trabajo que estaba en la Roma".

Luego de que en su empleo le notificaron que el trabajo a distancia se va mantendría después del confinamiento, la persona relató que se fue a vivir a Puerto Vallarta para pagar 8 mil pesos mensuales, 500 pesos menos que en la capital mexicana, y darse "un break" de la vida chilanga.

Fuente: Moisés Pablo/ Cuartoscuro

 

La crisis sanitaria exhibió muchos de los problemas que ya existían sobre los alquileres en la CDMX, además de que no existe una certeza de cuánto tiempo después de que los contagios disminuyan, la economía brindará algo de certidumbre a los chilangos respecto a las posibilidades de solventar el costo de la vivienda.