Comparta éste artículo
Main logo

De México par el mundo, las palomitas de maíz

Una de las botanas favoritas de todo el mundo, compañeras imprescindibles en las funciones de cine o en los maratones de tu serie favorita, las palomitas de maíz son el compañero perfecto para matar el hambre, además de saludables, su historia es la historia de la humanidad, especialmente de México.

ORGULLO MX

·

Como lo escribiera el investigador estadounidense Edgar Anderson en 1946: "México, más que ningún otro país del Nuevo Mundo, es la tierra del maíz". Esta gramínea ha acompañado a los habitantes de Mesoamérica desde hace más de 8 mi años -más o menos a la par de la invención la rueda- y forma parte de la cosmogonía de los pueblos originarios quienes lo nombraron "tlaolli" que significa literalmente "nuestro sustento".

Códice Florentino Maíz

Ahondar en la historia del maíz nos llevaría una eternidad, sin embargo, en esta ocasión nos centraremos en esas blancas, esponjosas y crujientes botanas cuyo aroma es inconfundible y que en ocasiones es imposible dejar de comer, nos referimos a las palomitas, rosetas, chanchas, cabritas, pororó, crispeta, pop corn o como las quieras llamar. 

pexels-mo-abrahim-3537844Foto de Mo Abrahim en Pexels

Los aztecas las llamaron "momochtli" y eran parte de sus ceremonias en honor al dios del agua -dado su parecido con los granizos- donde se coronaba a las niñas con enormes tocados confeccionados con palomitas de maíz, como lo narra Fray Bernardino de Sahagún. En Perú se han encontrado granos de maíz con más de mil años de antigüedad que todavía pueden ser reventados

maize-grains-corn-food-yellow-seed-1419094-pxhere.com

Después de la conquista, el maíz fue llevado al nuevo mundo y de ahí, su consumo se extendió por todo el orbe; las palomitas de maíz no sólo son una botana saludable (siempre y cuando te moderes con la mantequilla) al igual que el maíz, son ricas en antioxidantes, vitaminas del complejo B y vitamina E que ayudan a reducir el riesgo de padecer enfermedades crónico degenerativas como el cáncer.

popcorn-parfait-1399604_1280Imagen de Pam de Butler en Pixabay

Además, aportan minerales como hierro, magnesio, fósforo, potasio, zinc y cobre; gracias a su alto contenido de fibra, facilitan la digestión y el tránsito intestinal y ayudan a regular los niveles de colesterol en la sangre.

shutterstock_582428659Victor Josan

Por si fuera poco, son bajas en calorías, por lo que pueden ser utilizadas como colación en algunos regímenes alimenticios; los hidratos de carbono que aportan son convertidos rápidamente en energía y también se recomienda su consumo a deportistas por su aporte de magnesio que sirve para mejorar el rendimiento atlético.

pexels-pixabay-34514

Una precaución: las palomitas de microondas pueden contener químicos sumamente dañinos para la salud como el ácido perfluoroctnoico, usado también en los sartenes de teflón que se puede quedar en el ambiente y en el organismo por mucho tiempo y causar problemas de infertilidad y hasta cáncer según la agencia de protección ambiental de Estados Unidos. Otro químico que se suele agregar a las palomitas de microondas es un aditivo para conservar el aceite llamado butilhidroquinona terciaria (TBHQ) elaborado a partir de gas butano y que consumido en grandes cantidades puede causar déficit de atención, asma, alergias, hiperactividad e incluso cáncer de estómago.

shutterstock_21503698Maxim Larin