Comparta éste artículo
OPINIÓN

El CONAFE como promotor de igualdad de género en Oaxaca

El CONAFE abona a la deconstrucción de los estereotipos de género y lleva oportunidades de desarrollo profesional, personal y educativo para las mujeres de las comunidades más pobres de Oaxaca, estado en el cual dos tercios de la población vive en condiciones de pobreza y pobreza extrema.

OPINIÓN

·
Educadora Comunitaria de Primera Infancia del CONAFE en sesión. Créditos: CONAFE Oaxaca

El Consejo Nacional de Fomento Educativo, CONAFE, es una institución pública del gobierno federal dedicada a dar educación inicial y básica a niñas, niños y adolescentes que viven en las comunidades de más difícil acceso y con mayor rezago social del país. La tarea primordial asignada al Consejo desde su creación, en la década de los años 70 del siglo pasado, fue la de “desarrollar estrategias educativas especiales para las pequeñas comunidades rurales e indígenas con mayores carencias, dispersas y alejadas del medio urbano”. [1]

Oaxaca, estado ubicado al sur-sureste de México, se caracteriza por ser predominantemente rural y uno de los de mayor rezago social. De acuerdo con cifras oficiales, dos terceras partes de la población estatal, de poco más de cuatro millones de personas, vive por debajo de la línea de pobreza, y una tercera parte por debajo de la de pobreza extrema [2]. Una tercera parte de su población es hablante de alguna lengua indígena [3], y más de la mitad de su población habita en una pequeña localidad rural [4].

En Oaxaca, el CONAFE brinda servicios de preescolar, primaria, secundaria y de educación inicial (para mujeres embarazadas y personas con hijos de 0 a 3 años) en comunidades en donde no es posible abrir escuelas del sistema SEP porque hay muy pocos niños o porque la población vive en condición de movilidad. Cada escuela tiene en promedio 9 alumnos que son atendidos generalmente en una sola aula multigrado. La mayoría de los alumnos son niñas y niños campesinos, indígenas o migrantes.

Aunque cada escuela atiende a pocos niños, la matrícula del CONAFE en Oaxaca es numerosa: consta de 38,500 niñas y niños, y 25,000 madres y padres de familia o tutores que reciben los servicios de educación inicial. Para atender estas pequeñas escuelas, el Consejo recurre a personas prestadoras de servicio social, a quienes entrega un apoyo económico mensual. Estas personas que son formadas de manera intensiva al inicio de su práctica educativa y, luego, de manera continua en la práctica, se denominan Educadores Comunitarios. En Oaxaca contamos con 3,700 educadoras y educadores comunitarios (maestros), que atienden 3,500 servicios de educación comunitaria (escuelas), ubicados en 2,741 localidades rurales e indígenas del estado, catalogadas por el INEGI con alta y muy alta marginación.

Para prestar el servicio social educativo no es necesario haber cursado una licenciatura en educación. El CONAFE reconoce la capacidad que tienen todas las personas de aprender y de enseñar y, en congruencia con ello, el principal requisito que solicita a las y los educadores comunitarios es tener gusto por enseñar, comprometerse a formarse para poder enseñar mejor, y comprometerse con la comunidad en la que prestan su servicio. Esta apertura ha creado un nicho de oportunidad que 2990 mujeres del estado han aprovechado para tener un desarrollo profesional y un ingreso económico, sin tener que salir de su localidad.

En Oaxaca, 80% de los educadores comunitarios son mujeres jóvenes. Este porcentaje, que es muy cercano a la tendencia del Sistema Educativo en general (70% en educación básica) [5], se vuelve todavía más significativo en un Estado en el cual la economía de las comunidades suele girar en torno al autoempleo en agricultura, pesca, artesanía, ganadería o comercio a muy pequeña escala, y en donde el esquema patriarcal tradicional se encuentra todavía muy arraigado: la principal perspectiva de las mujeres en muchas comunidades queda reducida a la atención de los varones, la casa y los niños.

Al colaborar en los servicios educativos del CONAFE, las educadoras comunitarias tienen de inicio la oportunidad de conocer otras localidades y costumbres distintas, ya que en las etapas de formación se concentran en grupos, a veces en comunidades cercanas y en otras en algún lugar distinto dentro del estado, lo que favorece la convivencia interregional. Este contacto con personas de distintos ámbitos propicia la confrontación de sus propios patrones culturales y el enriquecimiento de su marco de referencia personal. Posteriormente, en la práctica docente, estas mujeres van desarrollando su aptitud de liderazgo, sus habilidades sociales y su capacidad de agencia.

Investigaciones diversas [6] han revelado cómo las escuelas del CONAFE inciden en el tejido social comunitario y lo fortalecen de distintas maneras, llegando a tener funciones, además de educativas, otras sociales y culturales más amplias. Ello es el resultado, en buena medida, del empoderamiento que van logrando las educadoras comunitarias al situarse al frente de los servicios educativos y de los proyectos comunitarios que promueven desde la escuela. A pesar de que la docencia es una actividad atribuida tradicionalmente a las mujeres, al tener un ingreso económico, ellas se colocan en una posición de mayor equidad frente a sus parejas y otros varones integrantes de la familia, rompiendo con los roles de género tradicionales.

Adicionalmente, el CONAFE incide en la transformación cultural hacia la equidad de género en las comunidades beneficiarias de los servicios, pues las y los educadores comunitarios promueven, principalmente mediante el trabajo en educación inicial, el involucramiento de los varones en la crianza de los hijos y la ruptura del sesgo de género, a través de las actividades que enseñan a los tutores y otros cuidadores a realizar con niñas y niños.

Finalmente, contar en estas pequeñas comunidades rurales con servicios educativos cercanos, pertinentes a las necesidades de la población y del contexto en el que se ubican, favorece también las expectativas de permanencia de las niñas (y niños) en la escuela. Esto se ejemplifica con el incremento de solicitudes de apertura de secundarias comunitarias fundamentadas en la particular necesidad de que las niñas no tengan que desplazarse por trayectos largos e inseguros ya que se exponen a acoso, secuestro y violencia sexual en el camino, lo que sucede con frecuencia cada vez mayor en ciertas localidades.

Es así como el CONAFE, al desarrollar su misión de llevar educación a las comunidades más pequeñas, con mayores carencias y alejadas del medio urbano, lleva también oportunidades de desarrollo profesional, personal y educativo para las mujeres de Oaxaca y genera condiciones tendientes a la igualdad de género.

https://www.muxed.mx/blog/conafe-oaxaca

……………..

Alejandra Brito. Integrante de MUxED y actual Coordinadora Territorial de CONAFE en Oaxaca. Tiene más de 15 años trabajando en temas de política educativa y gestión escolar para mejorar la educación, con gobiernos, agencias multilaterales, ONG, escuelas públicas y privadas. Entre los temas de su interés destacan la educación comunitaria y la educación con perspectiva de género.

LinkedIn https://www.linkedin.com/in/alejandrabrito/?originalSubdomain=mx

MUxED https://www.muxed.mx/directorio/blog-post-title-one-s464g-m27xc-3yl86

FB: @Conafeoaxacaoficial Correo electrónico: abrito@conafe.gob.mx

Referencias

[1] Tovar, M. (2004) Estudio sobre la educación para la población rural en México. Recuperado a partir de

http://docencia.uaeh.edu.mx/estudios-pertinencia/docs/hidalgo-municipios/Hidalgo-Estudio-Educacion-Para-La-Poblacion-Rural-En-Mexico.pdf

[2] CONEVAL. Estadísticas de pobreza en Oaxaca (s/f). Recuperado de https://www.coneval.org.mx/coordinacion/entidades/Oaxaca/Paginas/principal.aspx

[3] INEGI. “Comunicado de prensa 38/21”, Oaxaca, 26 de enero de 2021. Mímeo.

[4] INEGI (2021). “Población rural y urbana”. Recuperado de https://cuentame.inegi.org.mx/monografias/informacion/oax/poblacion/distribucion.aspx?tema=me&e=20

[5] MUxED, Feminización del magisterio, DataGénero. https://static1.squarespace.com/static/6099240bad6d965251432904/t/634d946e3ba2c457167a8402/1666028654730/Infografia+feminizacion.jpeg

[6] Pérez Ríos, E., & Cárdenas Vera, E. Y. (2023) Entre la escuela y los cafetales: la importancia de las escuelas comunitarias del CONAFE en la Sierra Sur de Oaxaca, México. Recuperado a partir de https://revistas.siep.org.pe/index.php/RPIE/article/view/413