Comparta éste artículo
OPINIÓN

Escribir con el pie izquierdo

OPINIÓN

·
Gabriela Brimmer nació en la Ciudad de México, “con el leve movimiento de su pie logró escribir todo lo que le pasó por su mente”, hasta el día de su muerte el 2 de enero del 2000.Créditos: Archivo Google

“Saben, no me siento una persona incapacitada porque he aprendido que cada ser humano tiene límites, problemas consigo mismo y con la sociedad, con la naturaleza y con Dios”.

Gabriela Brimmer

Gabriela Brimmer dedicó su vida a la lucha por la rehabilitación integral y reintegración social de “su gente”, lo que la llevó a ser una de las primeras representantes de los derechos de las personas con alguna discapacidad.

Fundó la Asociación para los Derechos de Personas con Alteraciones Motoras ADEPAM, I.A.P., fue Vicepresidente de la mesa directiva de la Confederación Mexicana de Limitados Físicos y/o Representantes de Deficientes Mentales A. C. y Representante del Comité de Mujeres con Discapacidad Región Latinoamericana, por parte de la Organización Mundial de Personas con Discapacidad (OMPD).

Asimismo, fue activista por el reconocimiento y el trabajo digno de las personas discapacitadas. Como representante del Comité de Mujeres con Discapacidad, realizó el primer foro “Liderazgo y Derechos de las Mujeres y Niñas con Discapacidad” en 1998 y participó en diversos eventos nacionales e internacionales en busca de mayores alternativas para las personas con discapacidad

Brimmer nació en la Ciudad de México, “la ex-región más transparente”, el 12 de septiembre de 1947, “con el leve movimiento de su pie logró escribir todo lo que le pasó por su mente”, hasta el día de su muerte el 2 de enero del 2000.

“Algo que me ha servido mucho a lo largo de mi existencia, es el estar bien consciente de las cosas que puedo hacer y de las que no, por ejemplo: sé que no puedo correr, pero con mi pensamiento puedo volar en fracción de segundos al más distante de los lugares; se me dificulta hablar, pero mis libros, mis cartas y mis poesías hablan mucho por mí; mis manos tal vez no puedan hacer una caricia y sin embargo he sabido amar como mujer, como madre y como amiga.”

Gabriela, escritora y activista, enfermó de parálisis cerebral a temprana edad, sin embargo eso no la alejó de tener una vida integral, acompañada de su nana Florencia, logró escribir en una máquina de escribir con la ayuda de su pie izquierdo, además tejer y pintar con el mismo.

De igual manera, Brimmer descubrió que podía hacer cosas con el pie izquierdo ya que jugaba con su nana a patear la pelota, posteriormente fue su tío Otto a quien se le ocurrió que se le podría enseñar a escribir si se le ponía frente a una máquina: “Aparte de escribir a máquina, tejo y pinto con el pie izquierdo, es por eso que lo llamo mi pie-boca”.

Se reconoce su trabajo por la sensibilidad que tenía para expresar sus sentimientos a través del papel, también es recordada por su gusto musical y artístico. Brimmer estudió tres semestres de la carrera de Periodismo en la Universidad Nacional Autónoma de México, sin embargo la arquitectura del lugar fue un impedimento para que pudiera continuar con sus estudios.

Gracias a la ayuda de su madre y de Elena Poniatowska, su primer libro fue publicado. Se trata de una autobiografía en la que relató cómo fue el camino para afrontar su condición y sentirse plena:

“Deseo que se nos den iguales oportunidades para vivir, luchar y ser nosotros. Yo un día me dije: ‘¿Por qué causa vivo? ¿Para qué lo hago?’ Después vinieron mis respuestas: ‘¿Para la familia? ¡Bah! Ellos no me necesitan; ¿para los amigos? Ellos menos. Luchar para mi gente, los inválidos, ésa sería la causa’”.

Con el apoyo de su maestra Margarita Aguilar, del Centro de Rehabilitación Músculo Esquelético, y de su maestro de lengua española, Jorge Aguilar Mora, se adentró en el mundo de la literatura y creación literaria en una secundaria regular, o como ella la denomina de “educación normal”.

El movimiento estudiantil de 1968 y del Movimiento de los Inválidos en San Francisco Estados Unidos fueron acontecimientos que marcaron su vida. Del primero dijo: “a partir del trágico e injustificado 2 de octubre, la existencia de miles de mexicanos no fue la misma, al menos yo no sería lo que era antes y en mi poesía lo reflejaba todo”. Mientras que el “Movimiento de Inválidos”, impulsó su ímpetu y le dio “algo por qué luchar fuera de ella”.

La década de 1980 la catapultó como escritora, con los libros de poemas y de cartas, “en ese mismo año conocimos al cineasta Luis Mandoki, quien quiso que yo le escribiera el argumento de la película de mi vida”. La película lleva el nombre de “Gaby, una historia verdadera” y se presentó en 1987. Entre sus escritos también se encuentran cuentos de mujeres que viven solas, marcadas por la soledad y la falta de alternativas.

La historia de Gabriela Brimmer no hubiera sido la misma sin el apoyo de su madre, quien la impulsó a escribir, de su padre quien la guió por caminos de la vida, el apoyo de su nana Florencia y la educación que recibió por parte de sus maestros. Sin duda, una mujer que trabajó y visibilizó a las personas con discapacidad, dejando un legado que hasta nuestros días sigue en pie.

https://www.muxed.mx/blog/gabriela-brimmer

…………….

Fuentes:

Brimmer Dlugacz, Gabriela Raquel. “Semblanza”, ADEPAM. . Consultado el 12 de septiembre de 2022.

Gaby Brimmer y Elena Poniatowska, “Fragmento”, Gaby Brimmer. . Consultado el 12 de septiembre de 2022.