Comparta éste artículo
BIENESTAR

Koné Care, una empresa de cosméticos que inició en la sala de una casa

Los hermanos Yamile y Carlos Elías emprendieron hace casi 5 años, sin dinero, un modelo de negocio que era vender cosméticos y que ahora se ha extendido a varias líneas de negocio

BIENESTAR

·
Koné Care cuenta con un laboratorio de investigación y desarrollo que día a día crea nuevos productos.Créditos: Tomada de Facebook

Los hermanos Yamile y Carlos Elías decidieron hace casi 5 años, en la sala de su casa, emprender en la venta de cosméticos que hoy en día su idea se ha diversificado en varias líneas de negocio a través de su empresa Koné Care, cuyo productos se pueden encontrar en grades tiendas departamentales.

Yamile contó su historia durante el Cuarto Informe de Gobierno del gobernador de Guanajuato, Diego Sinhue Rodríguez Vallejo, en donde dijo que todo nació por la importancia del producto que uno se está poniendo en la piel.

“Iniciamos, con mi hermano, a casi 5 años, realmente no teníamos dinero, fue una idea que nació en la sala de nuestra casa, estar creando cosméticos, sobre todo fue por la importancia del producto que no estamos poniendo en la piel, qué tipo de ingredientes tenía, era algo que en ese momento nos preocupaba mucho”, dijo.

Yamile comentó que parecía que ya existían muchas marcas de cosméticos, que no era algo innovador, pero por dentro se decía que sí era algo que innova y pues sin querer crearon una marca cien por ciento mente-factura.

Dice que empezó haciendo jabones, pero su hermano Carlos, que estudió biotecnología en el IPN, en Silao, comenzó a hacer muchas pruebas de productos y un día le dijo que probara el maquillaje que había elaborado.

Te puede interesar: El primer avión cien por ciento mexicano hecho en Guanajuato por egresados del IPN y Conalep

Poco después le dijo que si era en serio que había hecho ese maquillaje, que tiene estos ingredientes y puede hacer esto, y claro que desarrollar ese producto le llevó muchos meses.

Un principio

Al principio, contó, su mamá les prestó la sala de su casa y le decía que esperaba que no acabaran con los sillones, pero era un lugar donde nadie los podía a ver, nadie estaría enterado de que estamos emprendiendo, aunque después necesitaron salir y tocar puertas.

Yamile narró que no sabían a dónde acercarse, pero tuvieron la suerte de coincidir con Ideas GTO, que les sigue tendiendo la mano, pues iniciaron sin dinero, sólo con ideas, y actualmente Koné Care es un laboratorio de biotecnología vegetal, donde han desarrollado más de 35 fórmulas que actualmente se venden en el mercado nacional.

Koné Care también cuenta con un laboratorio de investigación y desarrollo, el cual está a cargo de Carlos, en el que día a día crean nuevos productos, incluso están desarrollando y creando productos para otras marcas, pues es la forma en que han crecido.

Yamile, de 29 años, comentó que sus productos ya están certificados, porque los productos naturales requieren muchas certificaciones y pruebas, para ello su hermano creó pruebas microbiológicas, pues las empresas que comercializan los productos necesitan su certificación.

Dijo que su modelo de negocio era vender cosméticos y hoy en día se ha extendido a varias líneas de negocio y que Koné Care es un orgullo muy grande porque son de las primeras marcas mexicanas que están innovando tanto en cosmética.

“Cuando esto se inició no teníamos idea de la magnitud en ese momento, pero había una visión muy grande de lo que se quería hacer, en Guanajuato, acercarnos al gobierno nos dio un impulso muy grande”, indicó.

Barreras para emprender

Yamile dijo que cada día se dan cuenta hasta donde uno puede llegar, pues empezaron sin dinero, sólo con una idea y uno se pone muchas barreras, pero cuando van de la mano de un gobierno que está apoyando tantos proyectos, como el de ellos, que parecía un proyecto más de cosméticos y que ahora ya se tiene un equipo especializado que está innovando.

La joven empresaria le dio un consejo a los jóvenes emprendedores que crean en sus sueños, que se acerquen a las grandes instituciones, y que no tengan miedo.

Dijo que cuando inició si hubieran dado 3 millones de pesos, a lo mejor no hubiera sabido que hacer, pero les facilitaron otras herramientas, por ejemplo, cómo crear un acta constitutiva y cómo registrar las marca, pues no solamente se debe tener en mente el dinero, sino que hay tantas vertientes en las que uno puede emprender.