Comparta éste artículo
BIENESTAR

¿Cómo saber si un niño o persona adulta tiene un trastorno del espectro autista?

Cada 2 de abril se conmemora el Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo, creado por la Asamblea General de las Naciones Unidas.

BIENESTAR

·
Quienes padecen trastornos del espectro autista (TEA) tienen una afección neurológica.Créditos: Quinto Poder

Algunas niñas, niños, adolescentes y personas adultas viven con dificultades sociales, comunicativas y de comportamiento, en muchas ocasiones sin saber cuál es la raíz de estos problemas. En algunos de los casos puede tratarse de un trastorno del espectro autista (TEA), el cual puede provocar discriminación, estigmatización y violaciones a sus derechos humanos. 

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), las características del autismo pueden detectarse en la primera infancia, pero, a menudo, este trastorno se diagnostica hasta mucho más tarde. En promedio, una de cada 160 personas tiene TEA en el mundo. En el caso de México, se calcula que uno por cada 115 niños puede tener esta condición. 

¿Qué es el trastorno del espectro autista?

De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas (ONU), el autismo es una "afección neurológica permanente que se manifiesta independientemente del género, la raza o la condición social y económica".

"Incluye la palabra 'espectro' para referirse a una variedad de síntomas, signos y niveles de gravedad dentro del mismo trastorno, pero que se dimensionan de forma diferente en las áreas afectadas; desde personas con muchas dificultades que pueden llegar a ser incapacitantes y dependientes, hasta personas que resaltan con altos niveles de capacidad y se les puede etiquetar como dotadas", destaca Gabriel Martín Villeda Villafaña, coordinador del área de Psicología Clínica y de la Salud de la FES Zaragoza, de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Personas etiquetadas como "dotadas" pueden ser diagnosticadas con autismo. FOTO: Cuartoscuro

¿Cómo saber si tengo algún grado de autismo?

Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) destacan que hasta el momento se desconoce exactamente qué provoca el TEA. Sin embargo, en algunos coincide al ser una afección genética.

"Actualmente, el diagnóstico de TEA incluye muchas afecciones que solían diagnosticarse por separado e incluyen el trastorno autista, el trastorno generalizado del desarrollo no especificado de otra manera (PDD-NOS, por sus siglas en inglés) y el síndrome de Asperger. Hoy en día, a todas estas afecciones se las denomina trastornos del espectro autista", destacan los CDC.

PODRÍA INTERESARTE: ¿Qué es y cómo identificar el síndrome de Asperger en los niños?

Cabe destacar que los TEA suelen comenzar antes de los tres años de edad y duran toda la vida de una persona. "Algunos niños con un trastorno del espectro autista parecen desarrollarse normalmente hasta los 18 a 24 meses de edad y después dejan de adquirir destrezas nuevas o pierden las que tenían antes".

Algunos signos y señales de alerta son:

  • No responder a su nombre cuando ya tienen 12 meses de edad.
  • No practican juegos de simulación (como "darle de comer" a un muñeco) para cuando llegan a los 18 meses de edad.
  • Dan respuestas no relacionadas con las preguntas que se les hace.
  • Evitan el contacto visual o quieren estar solos.
  • Tienen dificultades para comprender los sentimientos de otras personas y para hablar de sus propios sentimientos.
  • Presentan retrasos en las destrezas del habla y el lenguaje.
  • Repiten palabras o frases una y otra vez (ecolalia).
  • Tienen intereses obsesivos.
  • Suelen tener reacciones poco habituales al sonido, el olor, el gusto, el aspecto, el tacto o el sonido de las cosas.
Los TEA suelen comenzar antes de los tres años de edad y duran toda la vida de una persona. FOTO: Pixabay

La UNAM destaca que en el caso de adultos que nunca han recibido un diagnóstico, algunos signos que se pueden presentar son:

  • Dificultad persistente en la interacción social
  • Problemas de comunicación efectiva
  • Conductas repetitivas, como balancear el cuerpo o caminar en el mismo sitio.
  • Resistencia a los cambios.
  • Intereses limitados.
  • Problemas para obtener y mantener un empleo o relación.

La institución destaca que cuando surge la duda y hay algunas manifestaciones, se debe buscar ayuda profesional para lograr un adecuado diagnóstico. En ese sentido, existe el Laboratorio de Cognición y Desarrollo, donde se promueven las habilidades de las personas con autismo para que sean funcionales y se inserten en su entorno sociocultural. Dicho espacio forma parte de la Facultad de Psicología de la UNAM y es posible contactar a los especialistas a través de la siguiente dirección: unam.autismo@gmail.com o en la cuenta de Twitter @UnamAutismo.