Comparta éste artículo
Main logo

Carne de cerdo y colesterol: los mitos acerca de su consumo

Conforme nos vamos haciendo mayores es necesario hacer cambios en nuestro estilo de vida, no es lo mismo comerse 4 tacos de carnitas a los 15 años, que después de los 40. Uno de los indicadores en el estado de nuestra salud que debemos mantener vigilado es el colesterol, mismo que es ampliamente asociado con el consumo de cerdo.

BIENESTAR

·

Cada vez que nos realizamos un chequeo médico uno de los análisis que suelen solicitarnos los expertos en salud es el nivel de colesterol en sagre. Además de incluir ejercicio en nuestra rutina diaria, se tiene la idea de que cambiar el consumo de carne de cerdo por carne de pollo puede ser una "fórmula mágica" para combatir el colesterol, pero esto no es del todo cierto.

ground-meat-1747910_1280Imagen de dA life without animals is not worth livingd en Pixabay

La carne de cerdo ha pasado de ser el gran villano responsable de infartos, a ser uno de los alimentos de origen animal más magros y con menor índice de aporte de colesterol para el organismo... aunque no lo creas.

Hoy en día los estudios han mostrado que la carne de cerdo magra como el lomo o la maciza, tiene un aporte mayor de ácido oleico que la carne de pollo y similar al aceite de oliva. Esta "grasa buena" puede incluso ayudar a disminuir los niveles de colesterol "malo".

shutterstock_1137479783 Explode

100 gramos de carne de cerdo pueden llegar a tener menos colesterol que los mismos gramos de carne de res, ternera o pollo, siempre y cuando sea carne magra -o sea que las costillitas a la BBQ y el tocino sí quedan descartados-.

El aporte de vitaminas del grupo B -necesarias para la asimilación de nutrientes y el buen funcionamiento del sistema nervioso- es similar al de otras carnes, lo mismo sucede con el hierro y otros minerales como el zinc, fósforo, sodio y potasio.

pexels-pascal-claivaz-410648Foto de pascal claivaz en Pexels

Desde luego, esto no es una justificación para comer unas gorditas de migajas fritas en manteca, sino una invitación a diversificar el consumo de proteína animal y por supuesto balancear nuestra alimentación, aumentando el consumo de frutas y verduras, además de una rutina de ejercicio.

Siempre consulta a tu especialista de la salud, los niveles altos de colesterol normalmente no dan síntomas y pueden provocar infartos y accidentes cerebrovasculares.

shutterstock_325439465Tefi