Comparta éste artículo
NARCOTRÁFICO

La vida criminal de la familia Yépez: El legado del cártel de Santa Rosa de Lima

Tras las rejas y de vuelta a la calle, ellos son los familiares de "El Marro" y su constante ciclo de detenciones y liberaciones

TENDENCIAS

·
Créditos: X (Twitter)

La noche del martes 18 de junio, un juez federal con sede en Querétaro emitió una decisión importante dentro del crimen organizado en México. Ordenó la liberación inmediata de Luis Antonio Yépez, conocido como "El Monedas", hijo de José Antonio Yépez Ortiz, fundador del Cártel de Santa Rosa de Lima (CSRL). Esta medida judicial no solo marcó un capítulo más en la historia de la familia Yépez, sino que también reavivó el debate sobre la efectividad del sistema judicial mexicano en la lucha contra el narcotráfico.

Desde las calles de Guanajuato hasta los pasillos de los tribunales, el grupo criminal de la familia Yépez ha sido una historia de detenciones, liberaciones y un control implacable sobre una de las organizaciones más temidas del país. Fundado por José Antonio Yépez Ortiz, alias "El Marro", el Cártel de Santa Rosa de Lima ha desafiado constantemente la autoridad del gobierno mexicano, estableciendo su dominio en el corazón industrial de Guanajuato.

Te puede interesar: Juez ordena liberación inmediata del hijo de 'El Marro'; AMLO lamenta decisión

El CSRL inició con el negocio lucrativo del robo de combustible de los ductos de Petróleos Mexicanos (Pemex), una empresa que transformó a José Antonio Yépez en una figura de leyenda en los bajos fondos. A medida que la organización creció en influencia y riqueza, también lo hizo su estructura familiar dentro del cartel. Hermanos, primos e incluso la madre de "El Marro" asumieron roles clave, desde la gestión financiera hasta la protección territorial, en una red de complicidades que desafiaba cualquier intento de desmantelamiento por parte de las autoridades.

La historia de los Yépez en los últimos años ha sido una serie de capturas, seguidas de liberaciones igualmente controversiales. Desde el arresto de Luis Antonio Yépez y sus compañeros en enero de 2024 hasta la reciente decisión judicial que les otorgó la libertad, cada evento ha sido un episodio en la narrativa de un cártel arraigado en la violencia y el poder. Sin embargo, estas detenciones no han logrado poner fin al reinado de terror que el CSRL impone en la región, donde su presencia se siente en cada esquina y cada calle bloqueada por narcobloqueos.

Te puede interesar: CJNG y sus drones chinos: ¿El futuro del narcotráfico en México?

Estos hechos no solo revelan la complejidad del crimen organizado en México, sino también los fallos sistemáticos en la administración de justicia que permiten que figuras como "El Marro" y su familia sigan operando desde las sombras. La liberación de Luis Antonio Yépez no ha hecho más que poner sobre la mesa las debilidades estructurales que enfrentan las fuerzas del orden y el poder judicial frente a un enemigo de la sociedad como es el narcotráfico.

El caso de los familiares de "El Marro" es un recordatorio contundente de que, en la lucha contra el crimen organizado, las batallas no siempre se ganan en los tribunales. Mientras José Antonio Yépez Ortiz continúa cumpliendo su condena en un centro penitenciario federal, sus parientes en libertad están llamados a mantener viva la influencia del Cártel de Santa Rosa de Lima, un imperio construido sobre el miedo y la coerción en una de las regiones más violentas de México.

A pesar de los esfuerzos del gobierno mexicano por desarticular el CSRL y otras organizaciones similares, la realidad es que estos grupos continúan operando con relativa impunidad, aprovechando la corrupción, la falta de recursos y la incapacidad para penetrar las estructuras más profundas del crimen organizado. 

¡Ya puedes seguirnos en WhatsApp Channels y te invitamos a nuestro nuevo Newsletter completamente gratis!

Google News