Comparta éste artículo
TECNOLOGÍA

¿Electrosmog en tu casa u oficina? Te decimos de dónde proviene y cómo reducirlo

En un mundo cada vez más tecnológico, es importante ser conscientes de los niveles de electrosmog y tomar medidas para disminuir la exposición a radiaciones innecesarias y promover así un entorno más saludable.

TENDENCIAS

·
La contaminación electromagnética se ha expandido significativamente en las grandes ciudades Créditos: Foto: TES America.

De acuerdo con los expertos en la gestión del espectro radioeléctrico TES America, la contaminación electromagnética, también conocida como electrosmog, es la presencia de campos electromagnéticos (CEM) generados por dispositivos electrónicos, sistemas de comunicación inalámbrica y líneas de energía, en especial las de alta tensión. Estos campos están presentes en casi todos los aspectos de la vida moderna, desde las ondas de radio y televisión hasta las señales de Wi-Fi y los dispositivos móviles. Aunque no siempre percibimos su presencia, la exposición constante a estos campos puede tener efectos sobre nuestra salud y bienestar.

“En los últimos años, la contaminación electromagnética se ha expandido significativamente en las grandes ciudades debido a la proliferación de dispositivos electrónicos y la implementación de nuevas tecnologías de comunicación, como la red 5G. La expansión del 5G ha requerido la instalación de un gran número de antenas y estaciones base para garantizar la cobertura y velocidad necesarias para soportar la creciente demanda de servicios de alta velocidad y conectividad constante. Esta infraestructura adicional ha incrementado la densidad de campos electromagnéticos en las áreas urbanas, exacerbando el nivel de exposición al electrosmog. La omnipresencia de dispositivos inalámbricos, junto con la adopción masiva de tecnologías inteligentes en hogares y oficinas, ha contribuido a una mayor saturación de ondas electromagnéticas, lo que plantea nuevos desafíos para la salud pública y el bienestar” indica Jorge Barrera, Director Asociado de TES America.

¿Dónde encontramos la contaminación electromagnética?

La contaminación electromagnética se encuentra en numerosos lugares y dispositivos de uso diario:

  • Routers Wi-Fi y puntos de acceso inalámbrico
  • Teléfonos móviles y torres de telecomunicaciones
  • Teléfonos inalámbricos y dispositivos Bluetooth
  • Electrodomésticos y sistemas eléctricos del hogar
  • Líneas de alta tensión y subestaciones eléctricas

¿Por qué debemos estar atentos a la contaminación electromagnética?

Jorge Barrera de TES America señala que reducir la exposición a campos electromagnéticos en el hogar es crucial para aminorar el impacto de la contaminación electromagnética ambiental que proviene de las antenas y estaciones de telecomunicaciones en las ciudades. 

Esto es importante porque la exposición prolongada y acumulativa a altos niveles de campos electromagnéticos ha sido asociada con diversos efectos adversos para la salud, como trastornos del sueño, estrés y potencialmente un mayor riesgo de enfermedades graves. Aunque los niveles de exposición generalmente aceptados son considerados seguros, es prudente minimizar la exposición innecesaria, especialmente en nuestros hogares y lugares de trabajo.

Foto: TES America. 

Recomendaciones para reducir la contaminación electromagnética

  1. Ubica estratégicamente los dispositivos como routers Wi-Fi, teléfonos inalámbricos y cargadores de móviles lejos de las áreas donde pasas mucho tiempo, como el dormitorio o el escritorio. Esto ayuda a reducir la exposición directa a las ondas electromagnéticas.
  2. Apaga y desconecta los dispositivos cuando no los utilices, esto reduce la emisión continua de señales electromagnéticas.
  3. Reduce el uso de conexiones inalámbricas, opta por conectar la computadora a Internet mediante un cable Ethernet en lugar de depender completamente del Wi-Fi o conecta con cables en lugar de usar Bluetooth
  4. Limita el uso de dispositivos electrónicos en el dormitorio como teléfonos o tabletas, especialmente durante la noche, además de la contaminación electromagnética, la luz azul emitida por las pantallas puede afectar la calidad del sueño.
  5. Elige electrodomésticos certificados como de baja emisión electromagnética. Estos productos están diseñados para minimizar la exposición a las radiaciones.
  6. Crear zonas libres de Wi-Fi, especialmente en áreas donde pasas mucho tiempo, como tu dormitorio o tu espacio de trabajo.

De acuerdo con la Comisión Internacional de Protección contra la Radiación No Ionizante (ICNIRP), los niveles de exposición aceptables para la población general no deben exceder los 28 V/m (voltios por metro) para frecuencias de hasta 2 GHz, y para frecuencias más altas, los límites varían proporcionalmente. Así que superar estos rangos puede traer consecuencias a la salud. Por ello, además de reducir la contaminación electromagnética en casas u oficinas, es necesario que  si vives, trabajas o pasas largo tiempo expuesto a una antena de telecomunicaciones o líneas de alta tensión, es aconsejable realizar mediciones para determinar si la radiación está dentro de los rangos aceptables. 

Foto: TES America. 

Realizar estas mediciones puede ayudar a identificar si los niveles de radiación en tu entorno están por encima de lo recomendado, permitiendo tomar medidas correctivas para reducir la exposición, como reubicar espacios de trabajo o utilizar barreras de protección.

Con 25 años de experiencia, TES America, creó el Distintivo Espacio Seguro de Campos Electromagnéticos, cuyo objetivo es realizar mediciones y promover la instalaciones de monitores fijos e itinerantes en lugares donde existen dudas o sospechas sobre los niveles de campos electromagnéticos que puedan afectar la salud y buen vivir de la población. Para más información sobre las mediciones o cómo obtener el Distintivo de Espacio Seguro visita https://www.espaciosegurocem.com/    

Temas

Google News