Comparta éste artículo
MEDIO AMBIENTE

Alertan sobre tráfico de colibríes el Día de San Valentín

Conforme se acerca el Día de San Valentín o del Amor y la Amistad, especies de colibríes en peligro de extinción caen víctimas de "amarres".

TENDENCIAS

·
Conforme se acerca el Día de San Valentín o del Amor y la Amistad, especies de colibríes en peligro de extinción caen víctimas de "amarres".Créditos: Beto, Pixabay

Una publicación en Twitter ha causado indignación y preocupación desde el pasado lunes al denunciar "una terrible práctica que aumenta con la llegada del Día de San Valentín": se trata del tráfico ilegal de colibríes con fines ritualísticos: brujería y "amarres". Uno podría sospechar que se trata de una publicación alarmista, que difunde información falaz para atraer likes e interacciones, pero la verdad es que retoma un artículo de National Geographic sobre el tema.

Dicho artículo del medio estadounidense, publicado en 2018, no menciona el Día del Amor y la Amistad, pero la fecha saca a colación el tema cada año. Sobra describir los rituales para "atrapar" pareja o "dominarla" -los famosos "amarres"- lo importante es que uno de los ingredientes son colibríes, a quienes les arrebatan sus vidas en sacrificio para intentar vanamente cumplir anhelos individualistas.

Matan colibríes para hacer amuletos

De acuerdo con National Geographic, algunos hechiceros o brujas crean, con colibries, "la chuparrosa", que es un amuleto parecido a la pata de conejo, pero para la buena suerte en el amor. "Las chuparrosas se venden a menudo envueltas en papel rojo y borlas de satén con una oración de amor que las acompaña". Pero el tráfico ilegal de colibríes no se limita a México, aunque su existencia en el mundo prácticamente acaba de descubrirse.

El tráfico de colibríes se descubrió apenas alrededor del 2008. Imagen: Veronika Andrews, Pixabay.

Alrededor del año 2008, agentes del Servicio de Pesca y Vida Silvestre de Estados Unidos interceptaron un paquete postal enviado desde México que contenía decenas de aves de colores preciosos sin vida. Desde ese momento el tema del tráfico ilegal de colibríes para su uso ritual ha adquirido más visibilidad hasta el punto de que se puede comparar su gravedad al tráfico de elefantes o águilas calvas.

Mercado de Sonora: cómplice del tráfico

Durante el Día de San Valentín el tráfico de colibríes aumenta. Imagen: Domenic Hoffmann, Pixabay.

Luego, en 2009, investigaciones sobre el Mercado de Sonora, en la Ciudad de México, registraron más de 650 colibríes muertos en venta. Medios en México retomaron la historia de National Geographic y nutrieron la información disponible; al parecer cada colibrí se vende en 300 pesos y se almacenan en jaulas que reducen su promedio de vida, de cinco años, a semanas, de acuerdo con la bióloga Vázquez Quintana, coordinadora del Jardín Botánico del Bosque de Chapultepec.

La información al respecto siguió evolucionando en medios mexicanos hasta que se detectó un momento clave de este problema: el Día de San Valentín o del Amor y la Amistad, cuando las personas anhelan conseguir una pareja de vida. De acuerdo con Plumas Atómicas, desde enero empiezan a cazar colibríes para llevarlos "al pasillo dos" del Mercado de Sonora, donde se almacenan las aves e incluso el aire se torna fétido.

Desde enero traficantes empiezan a cazar colibríes. Imagen: Pexels, Pixabay.

Imágenes que rompen el corazón

Finalmente, las imágenes de redes sociales muestran a las aves envueltas en tela y sujetadas con cinta adhesiva (se recomienda discreción al mirar la imagen más abajo). Otra imagen, que no reproducimos, muestra a un sujeto con una prenda que le permite llevar varios colibríes dentro de sus pantalones, en la entrepierna. Existen alrededor de 340 especies de colibríes en todo el mundo y 58 en México. La mitad de sus 13 especies endémicas están amenazadas y dos están en peligro de extinción.

Una de las imágenes de tráfico de colibríes que circulan en las redes sociales.

Queda el consuelo de que la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) tiene jardines para colibríes para mantener viva a esta especie. Hay al menos un jardín para colibríes en la Facultad de Estudios Superiores (FES) Iztacala. A raíz de este jardín, se han abierto otros 149 parecidos. Es importante señalar que estas aves son polinizadoras naturales, animales cuya labor mantiene vivas a las plantas de nuestro planeta.

Síguenos en Google News para más noticias, historias y tendencias.

Google News