Comparta éste artículo
TENDENCIAS

Ayotzinapa, crimen de Estado: Ejército tenía un soldado infiltrado en los 43 normalistas, pero no lo buscaron

El subsecretario de la Segob indicó que no hay indicios de que los normalistas estén con vida; sin embargo, continúa su búsqueda.

TENDENCIAS

·
Autoridades pudieron impedir la desaparición de los 43 normalistas, pero no lo hicieron. Créditos: Sashenka Gutierrez/EFE.

El Subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación (Segob), Alejandro Encinas, confirmó que la desaparición de los 43 estudiantes de la Normal de Ayotzinapa fue un crimen de Estado en el que participaron integrantes del grupo delictivo Guerreros Unidos y diversas instituciones del Estado mexicano. 

Al dar a conocer el más reciente informe sobre el caso, el funcionario federal reveló que había un soldado infiltrado entre los 43 estudiantes, por lo que el Ejército pudo haber actuado y evitado su desaparición. 

De acuerdo con el informe, el soldado Julio César López Patolzin tenía la encomienda de infiltrarse en la Normal Rural de Ayotzinapa para informar sobre las movilizaciones que los estudiantes tenían previstas para la conmemoración de la marcha de 2 octubre de 2014, por lo que en todo momento las autoridades municipales, estatales y federales estaban al tanto de lo que ocurría en la Normal. 

Señaló que el militar infiltrado también desapareció, pero que sus mandos no hicieron nada para buscarlo,  por lo que de haberlo hecho algo para encontrarlo, se pudo haber evitado la desaparición y asesinato de los estudiantes. 

Sus acciones, omisiones y participación permitieron la desaparición y ejecución de los estudiantes así como el homicidio de otras seis personas”, dijo el funcionario. 

No obstante, mencionó que el soldado estaba bajo las órdenes del teniente Marcos Macías Barbosa del 27 Batallón de Infantería,  por lo que deberá rendir cuentas de su omisión en garantizar la integridad y búsqueda del militar. 

Caso Ayotzinapa: “No hay indicios de que estén con vida”

El subsecretario de Gobernación también expuso que todos los testimonios y evidencias apuntan a que “no hay indicio alguno de que los estudiantes se encuentren con vida” y por el contrario apuntan a que los jóvenes fueron asesinados y luego desaparecidos. 

Mencionó que ya se confirmó la identificación de los 43 normalistas desaparecidos y aseguró de acuerdo con las primeras conclusiones, los estudiantes no estuvieron juntos tras su desaparición, además de que nunca estuvieron en el basurero de Cocula. 

Sin embargo, afirmó que la búsqueda de los normalistas continúa en: la Ribera del Río Balsas y la laguna del nuevo Balsas, en Atzcala, municipio de Cocula: en la Barranca de Tonalapa, municipio de Tepecoacuilco; en Brecha del Lobos y en el Paraje Suriana en Iguala y en las inmediaciones de Tepehuaje.

Otro de los hallazgos del informe es que los testigos de los hechos han sido asesinados en estos años, un factor que se suma a las dificultades para llegar al esclarecimiento de la verdad. 

Tras darse a conocer el informe, el Centro Pro, que ha acompañado a las familias de los estudiantes, dio a conocer que, por la naturaleza del contenido del documento, se tomarán su tiempo para analizarlo y emitir un comunicado.  

Cabe mencionar que el próximo 26 de septiembre se cumplen ocho años de la desaparición de los 43 normalistas de la Rural Isidros Burgos de Ayotzinapa.