Comparta éste artículo
TENDENCIAS

Camila Melo Felgueres, creadora de diálogos artísticos en Páayt’aan, habla sobre "La Tierra al revés"

La curadora señaló que la exposición es sobre las capas de la historia y explica cómo se arraiga la cultura en Izamal en un momento de la historia y al mismo tiempo cómo se sigue transformando

TENDENCIAS

·

Camila Melo Felgueres es una joven investigadora en Arte Contemporáneo y doctorante en Artes Visuales por la UNAM y por la Universidad de Cergy, París. Es licenciada en Estudios Hispánicos por la Escuela Normal Superior de Francia y en Historia del Arte por la Universidad Nanterre-París X. Ha investigado sobre el arte contemporáneo latinoamericano, la estética forense, la violencia política y el cuerpo en el arte contemporáneo. Recientemente fue curadora artística del festival Páayt’aan 2022, el cual se llevó a cabo en Izamal, Yucatán.

En entrevista para el Instituto de la Mexicanidad, Camila Melo Felgueres habló sobre su experiencia como curadora artística del festival Páayt’aan y dio detalles de “La Tierra al revés” del festival y cuál fue la colaboración del Museo Jumex con esta exposición.

“La exposición es sobre las capas de la historia y explica cómo se arraiga la cultura en Izamal en un momento de la historia y al mismo tiempo cómo se sigue transformando: antes había templos mayas, ahí mismo se construyó la ciudad colonial y sus iglesias, y posteriormente la ciudad se modernizó”.

La investigadora señaló que la exposición fue nombrada “La Tierra al revés” porque es una referencia a una obra que se encuentra en el mismo Museo Jumex que se denomina “Upside Down Tree” (Árbol de cabeza) del artista estadounidense Robert Smithson, quien viajó a Yucatán a finales de los años 60 y plantó un árbol al revés.

Finalmente, Melo Felgueres describió a “La Tierra al revés” como una exposición multisensorial y la idea es que el visitante pueda reconocer cómo se entrelazan las historias del pasado lejano, del pasado reciente, del presente y con ello imaginar un diálogo. 

Páayt’aan 2022 es parte de una red de festivales de música sagrada que busca aportar al mundo la música espiritual de las diversas culturas que hay en México. En ese sentido, Izamal fue elegida como sede debido a que la cultura maya es parte de su día a día.