Comparta éste artículo
TENDENCIAS

UNAM advierte que CDMX se podría quedar sin agua en 4 décadas

La UNAM destacó la importancia de "rescatar los acuíferos, protegerlos y convertirlos en la garantía del futuro".

TENDENCIAS

·
Especialista de la UNAM dio a conocer recomendaciones para evitar la explotación de este recurso natural. Créditos: Cuartoscuro

La sobreexplotación podría provocar que la Ciudad de México se quede sin agua en los próximos 40 años, así lo advirtió la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). ¿Cómo se puede revertir el proceso de deterioro? Esto dicen especialistas. 

A través de un comunicado, la institución detalló que si no hacemos cambios drásticos en materia del vital líquido subterráneo "nos encaminaremos a una catástrofe silenciosa".

Y es que de acuerdo con Manuel Perló Cohen, del Instituto de Investigaciones Sociales (IIS) de la UNAM, se extraen del subsuelo 40 mil litros de agua por segundo en entidades como Querétaro, San Luis Potosí, Durango, Zacatecas, Coahuila, Nuevo León, la costa del Pacífico Norte y en la Península de Baja California, esto representa dos terceras partes del total que se consume en el área metropolitana. 

"México tiene definidos 653 acuíferos y 38.7 por ciento de este recurso utilizado en el país proviene de esas fuentes; de estos, 105 están sobreexplotados, es decir, la extracción excede a la recarga, en varios de ellos en más de 100 por ciento. Por ejemplo, en el Valle de México, el denominado Texcoco, presenta esta situación en 800 por ciento", señaló el especialista.

En ese sentido, Manuel Perló Cohen detalló que "para abastecer a la capital del país, se sobreexplotan los mantos acuíferos de nuestra propia geografía y de los vecinos (Estado de México e Hidalgo)".

"Al ritmo de extracción actual, se calcula que en la Ciudad de México quedaría agua para cerca de 40 años", sentenció el investigador.

¿Cómo cuidar el agua?

De acuerdo con Manuel Perló Cohen, es importante proteger las áreas de recarga del acuífero; "debemos conservarlas como si fueran lugares sagrados, porque si las perdemos el agua que debería infiltrarse va a correr por el asfalto e irá a dar al drenaje".

El especialista también recomienda reducir la extracción subterránea mediante el uso eficiente y el cuidado del vital líquido, con ayuda de equipos de consumo doméstico e industriales ahorradores.

"En los hogares tenemos un gran potencial de ahorro, pero también debe haber un cambio significativo en la actividad agrícola. Hay que rescatar los acuíferos, protegerlos y convertirlos en la garantía de nuestro futuro; nuestra vida depende de ellos", sentenció el investigador de la UNAM