Comparta éste artículo
Main logo

Anabel Hernández asegura que tiene testigos de lo publicado sobre Galilea Montijo

Ante una posible demanda por parte de la conductora, la escritora dice que sostiene lo que ha publicado en su libro "Emma y las otras señoras del narco"

TENDENCIAS

·

Ante la advertencia de una posible demanda por parte de Galilea Montijo, la periodista Anabel Hernández aseguró que tiene testigos de lo que publicado en su libro y que no va aumentar ni quitar una coma.

Hernández dio a conocer, en su libro Emma y las otras señoras del narco, la relación que sostuvo Galilea Montijo con Beltrán Leyva, El Barbas, la cual duró dos años y era bastante seria.

Galilea Montijo dijo a medios que tomaría acciones legales por difamación, ya que no solo afecta a la empresa para la que trabaja, sino que ella se ve vulnerada y ahora tiene a un hijo a quién cuidar.

La actriz publicó un video en sus redes sociales en el que pide, llorando, que cesen los ataques contra ella y su familia, y aseguró que no hablará de ningún escándalo y dejará todo en manos de un despacho jurídico.

Sostiene lo publicado

Por su parte, la escritora Anabel Hernández dijo en una entrevista para Infobae México que sostiene lo publicado sobre la conductora.

"Lo que he dicho de ella está en el libro, no es más ni menos. Es lo que está en el libro, yo no voy a aumentar ni quitar una coma", dijo.

La periodista señaló a Infobae que lo que dice de ella lo sostiene, pero tendría que leerse el libro para entenderse y que tiene testigos directos de los hechos.

"No tengo testigos de oídas, no tengo testigos de que alguien le dijo que le dijo, era una persona que estuvo directamente", aseguró.

Arturo Beltrán Leyva, alias El Barbas o El Jefe de Jefes, fue líder del cártel de los Beltrán Leyva, organización que fundó al lado de sus hermanos Héctor, Alfredo, Carlos y Mario Alberto tras separarse del cártel de Sinaloa.

anabel hernández

Beltrán Leyva fue abatido en un operativo liderado por la Marina en diciembre de 2009 y se cree que no sólo había penetrado las más altas estructuras de la policía a nivel municipal, estatal y federal, sino que también había logrado corromper a altos mandos del Ejército.