Comparta éste artículo
EN EL OCASO DEL SEXENIO 18-24

El sexenio de la 4T: Estas son las obras que deja AMLO para el país tras seis años de gobierno

En seis años de gobierno, el presidente Andrés Manuel López Obrador puede presumir haber culminado grandes proyectos de infraestructura.

POLÍTICOS

·
Las obras que ha inaugurado AMLO en su sexenio. Créditos: Presidencia.

“Nosotros no vamos a hacer ninguna obra que no podamos terminar durante el sexenio. Entonces, es una muy buena noticia”, fueron las palabras que Andrés Manuel López Obrador dijo apenas cinco meses después de haber iniciado su gobierno, en el ya lejano mayo de 2019. Durante todo el sexenio, la nueva administración se dedicó a hacer las obras que se habían prometido e incluso terminar las que en otros sexenios no llegaron a concluirse. 

¿Por qué es importante invertir en infraestructura?

La inversión en infraestructura fue una de las prioridades de la llamada Cuarta Transformación. La dispersión de recursos se dio en varios ámbitos, desde la infraestructura carretera, energética, en hospitales, escuelas, entre otras, ¿pero qué tan importante es la inversión en infraestructura para un país? 

“La cobertura y calidad de la infraestructura determina en gran medida la competitividad, el crecimiento económico y el bienestar social de los países. Por ello es importante y esencial contar con instalaciones de vanguardia: aeropuertos, carreteras, puertos, telecomunicaciones, trenes, centrales eléctricas, complejos petroleros, gasoductos, presas, hospitales, equipamiento urbano y desarrollos turísticos, entre otras”, se lee en la página del Gobierno Federal. 

En la misma página, destacan que “a mayor y mejor infraestructura, hay más oportunidades de atraer inversiones productivas, generar empleo y mejorar los ingresos de las familias”. Durante los casi seis años de gobierno de Andrés Manuel López Obrador, se han invertido miles de millones de pesos en diferentes obras para, según ha dicho el mandatario, “beneficio de los mexicanos”. 

AMLO en la presentación del Plan Nacional Carretero en diciembre de 2028. Foto: Presidencia.

La infraestructura carretera en el sexenio de AMLO 

El 22 de diciembre de 2018, el presidente Andrés Manuel López Obrador presentó en San Pedro y San Pablo Ayutla, Oaxaca, el Programa Nacional de Infraestructura Carretera 2018-2024 con el fin de mejorar las comunicaciones en todo el país, pero sobre todo en el sur de éste, una de las zonas en las que más atención puso AMLO a lo largo de su sexenio al considerar que había sido “olvidada” por las anteriores administraciones. 

“Decidimos hacer este anuncio de plan carretero nacional aquí en esta carretera inconclusa para dejar de manifiesto que va a cambiar el proceder del gobierno en todo lo que tiene que ver con los programas de desarrollo y, de manera especial, vamos a cambiar la mala conducta de los gobiernos que inician obras y no las terminan”, dijo el presidente en aquel entonces. 

 En ese momento, Javier Jiménez Espriú, entonces secretario de Infraestructura, Comunicaciones y Transportes (SICyT), presentó el plan nacional carretero, el cual, entre otros aspectos, consistía en: 

  • Destinar la mayor inversión de los últimos 24 años para atender los 40 mil kilómetros de carreteras federales. Con una inversión de 14 mil 200 millones de pesos, para construir 5 mil 500 kilómetros de nuevas carreteras.
  • Para concluir 22 carreteras útiles, se invertirían 10 mil 500 millones de pesos, además de continuar con la construcción y modernización de otras 48 carreteras en 251 kilómetros, lo que permitiría la creación de 46 mil empleos directos e indirectos.
  • El Programa de Conservación y Rehabilitación de Caminos Rurales contaría con una inversión de 8 mil 170 millones de pesos para atender 600 caminos. 
  • El Fondo Nacional de Infraestructura (Fonadin) y Caminos y Puentes Federales de Ingresos y Servicios Conexos destinaría 12 mil 700 millones de pesos para la conservación y mantenimiento de cuatro mil 230 kilómetros de vías.
  • En cuanto a la inversión público-privada, se trabajaría en 20 carreteras concesionadas con una inversión de 27 mil 338 millones de pesos, cubriendo una meta de 299 kilómetros.

 

La construcción de caminos fue una de las prioridades del gobierno de AMLO. Foto: X (@SICTmx). 

El pasado 11 de junio de 2024, en un corte de caja de lo realizado por el gobierno de Andrés Manuel López Obrador durante su gestión, el actual secretario de Infraestructura, Comunicaciones y Transportes, Jorge Nuño Lara, quien entró en funciones a partir del 15 de noviembre de 2022, tras la salida por motivos de salud de Jorge Arganis Díaz, quien murió el pasado 24 de mayo, destacó los logros de la Cuarta Transformación, con la premisa de no dejar obras inconclusas que tanto ha resaltado AMLO. 

Nuño Lara aseguró que al final de la administración de López Obrador se habrán concluido 500 obras, entre proyectos carreteros, ferroviarios y aeroportuarios, lo cual representó una inversión de más de 400 mil millones de pesos, equivalente a 1.5 puntos del Producto Interno Bruto (PIB). 

TE PUEDE INTERESAR: SICT presenta plan estratégico del Bienestar para la construcción de carreteras y caminos

Jorge Nuño enfatizó que las obras de la SICT han permitido un ahorro significativo de tiempo para las comunidades, pues antes, aseguró, los habitantes de las zonas más apartadas tardaban hasta 10 horas en llegar a su destino, ahora lo hacen en menos de tres horas. "El tesoro de ese tiempo ha sido el regalo de nuestras obras a los habitantes de las comunidades más alejadas de nuestro país", dijo durante la XXIV Reunión Nacional de la Asociación Mexicana de Ingeniería de Vías Terrestres. 

La inversión en infraestructura energética en el sexenio de AMLO 

Uno de los objetivos de AMLO cuando llegó al poder fue que México tuviera autosuficiencia energética, es decir, que ya no se compraran gasolinas en el extranjero y lo que en el país requiriera de combustibles, aquí mismo se generará, para lo cual echó a andar un ambicioso plan energético en el que en los seis años de gobierno logró: 

  • Comprar al 100 por ciento de Deer Park, refinería de la nación, ubicada en Texas, Estados Unidos a un costo de 600 millones de dólares en 2021. 
  • Crear dos cotizadoras en Tula, Hidalgo, y Salina Cruz, Oaxaca, mismas que convertirán el combustóleo en gasolinas y diésel. 
  • Rehabilitar las refinerías de Cadereyta, Madero, Minatitlán, Tula, Salamanca y Salina Cruz para que produzcan el 55 por ciento en su capacidad de producción conjunta. 

Y la joya de la corona de la inversión energética fue, sin duda, la construcción de la refinería Olmeca, ubicada en Dos Bocas, Tabasco, la cual se construyó en tan sólo cinco años y con una inversión actualizada a marzo de 2024 de 16 mil 816 millones de dólares. Por su capacidad para refinar barriles (340 mil diarios) y por el tiempo de construcción, se convirtió en uno de los proyectos más destacados a nivel internacional. 

El comparativo de la construcción de la refinería Olmeca con otras del mundo. Foto: Pemex. 

En la conferencia de prensa del pasado 3 de mayo de 2024, el tabasqueño fue cuestionado sobre el porqué la refinería había costado más del doble de lo presupuestado, pues cuando se dio a conocer el proyecto se había dicho que costaría 8 mil millones de dólares. El presidente pidió comparar lo que costaron en otras partes del mundo y llamó a los mexicanos a sentirse “orgullosos” por tener una obra así en el país. “Aquí habría que quitar, de los 16 mil millones, el IVA, y estaríamos hablando como de 13 o 14 mil millones de dólares”, sentenció y agregó: 

“¿Cómo hacerle? Ya nosotros casi vamos a dejar resuelto el abasto de gasolinas con lo que se produce en México y con lo de Deer Park, si acaso nos van a faltar unos 100 mil barriles, 200 mil para la autosuficiencia”, dijo AMLO de cara a lo que será el próximo gobierno de Claudia Sheinbaum. Se espera que la refinería Olmeca entre en funciones antes de que López Obrador deje el poder. 

 

La refinería de Dos Bocas, en Tabasco. Foto: Presidencia. 

¿Qué pasó con la CFE durante el sexenio de AMLO?

La Comisión Federal de Electricidad (CFE) estaba destinada a desaparecer, ha asegurado el presidente Andrés Manuel López Obrador en más de una ocasión. El mandatario mexicano ha señalado que durante el periodo neoliberal se llevaron a cabo acuerdos que iban en detrimento de la empresa paraestatal, sin embargo, con su llegada al poder detuvo esa tendencia e hizo fuertes inversiones en materia de energía para rescatarla. 

Con el propósito de bajar los costos de la energía eléctrica, en la CFE, presidida por Manuel Bartlett, se realizaron inversiones históricas con miras a que el gobierno mexicano se quedara con al menos el 54 por ciento de la generación de energía y el otro 46 por ciento estuviera en manos de la iniciativa privada. 

“Yo llegué a la Presidencia, hice el compromiso: (…) No va a aumentar la luz y estoy cumpliendo con ese compromiso. (…) Si tenemos más participación en esta empresa que es del pueblo, que es de la nación, podemos tener precios justos, tarifas justas para nuestro pueblo, sobre todo para la gente más humilde, que no paguen tanto por la luz”, sentenció el presidente. 

Entre las inversiones a la Comisión Federal de Electricidad en el sexenio de AMLO están: 

  • 35 proyectos de generación de energía, con una inversión de 9 mil 171 millones de dólares. 
  • 60 proyectos de transmisión, con una inversión de 4 mil 600 millones de dólares. 
  • Nacionalización de 13 centrales de energía eléctrica compradas a Iberdrola, por 6 mil 200 millones de dólares. 

La suma de estos proyectos da un total de 19 mil 971 millones de dólares en inversión para la Comisión Federal de Electricidad en el sexenio de AMLO, una cifra histórica que no se había conseguido en ningún otro sexenio, lo cual ha permitido que las tarifas eléctricas se mantengan a precios justos. 

El presidente López Obrador afirmó que si el Gobierno de México no hubiera rescatado a la CFE de los intentos de administraciones anteriores por eliminarla, la empresa pública sólo generaría el 16 por ciento de la energía, como resultado de la reforma energética de 2013, implementada durante el sexenio de Enrique Peña Nieto. En la actualidad, la CFE ha logrado una capacidad del 54 por ciento en la generación de energía eléctrica.

“Hoy, gracias a los cambios profundos impulsados en cada uno de los ámbitos de la vida pública del país por el presidente López Obrador, la CFE está más fuerte que nunca”, dijo Manuel Bartlett, en una conferencia matutina de AMLO el pasado mes de enero. 

 

Una de las centrales de energía compradas a Iberdrola. Foto: Presidencia. 

Las inversiones, los sistemas de salud y educación 

Tanto los sistemas de salud como el de educación en México “estaban en el abandono”, según ha dicho el presidente Andrés Manuel López Obrador. Para mejorarlos, el gobierno de México hizo importantes inversiones en ambos sectores, con la creación de programas como La escuela es nuestra, La clínica es nuestra o el IMSS-Bienestar. 

AMLO ha dicho, en más de una ocasión, que México tendrá uno de los mejores sistemas de salud del mundo y que será incluso mejor que el de Dinamarca. Para ello, se transformó el Seguro Popular, que dio paso al Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi) y luego se convirtió en el IMSS-Bienestar, donde se atiende a las personas sin seguridad social, es decir, que no tienen ni IMSS ni ISSSTE. 

A cargo de este proyecto ha estado Zoé Robledo, el director del IMSS, quien al corte más reciente reveló que son 23 los estados que se sumaron al IMSS-Bienestar para que sea el gobierno el que se encargue de administrar los recursos destinados a la salud, con el objetivo de que haya especialistas y medicinas en clínicas y hospitales de primer, segundo y tercer nivel. Entre las inversiones más destacadas están: 

  • 22.9 mil millones de pesos para equipo médico y rehabilitación de hospitales. 
  • 14 mil 652 millones de pesos para la compra de equipo médico. 
  • 8 mil 260 millones de pesos más para la conservación y dignificación de unidades médicas.
  • 7 mil 714 millones de pesos para el equipamiento de mil 437 centros de salud. 
  • 9 mil 391 mdp para equipar 410 hospitales. 

Una vez que pasó la elección presidencial del 2 de junio se comenzó con la dispersión de recursos de un programa llamado La clínica es nuestra, en el que se proporcionaron recursos a los directivos de las clínicas para que mejoraran las unidades de salud. De acuerdo con el reporte del pasado 18 de junio, se han entregado: 

  • 11 mil 112 tarjetas de un total de 11 mil 692 que se tienen planeadas otorgar para el mejoramiento de clínicas. 
  • El monto de la inversión es de 156 mil 400 millones de pesos. 
La inversión de la clínica es nuestra. Foto: IMSS-Bienestar. 

Durante el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, el gobierno invirtió recursos para remodelar las escuelas a través del programa La escuela es nuestra en el que, de manera directa, se entregan recursos a los padres y madres de familia para que ellos decidieran en qué invertir el dinero. 

Este programa tiene como objetivo mejorar las instalaciones de las escuelas públicas de educación básica mediante la construcción, mantenimiento y equipamiento de los planteles. Para lograr estas tareas, en cada escuela se forma un comité integrado por padres y madres de familia, quienes son seleccionados en una asamblea. Este comité se encarga de administrar los recursos asignados de acuerdo con las necesidades específicas de cada comunidad escolar.

“A ustedes les consta que el programa La escuela es nuestra permite hacer llegar de manera directa a sociedades de madres y padres de familia el presupuesto para el mantenimiento”, dijo AMLO el pasado 15 de mayo, en la celebración del Día del Maestro. 

La inversión, hasta 2024, que se ha destinado para La escuela es nuestra, de acuerdo con lo revelado por el Gobierno de México, es de 172 mil planteles educativos intervenidos, 84 mil millones de pesos destinados para dichos recintos. El programa de La escuela es nuestra continuará lo que resta del sexenio y se espera que continúe en la administración de Claudia Sheinbaum. 

AMLO en la presentación de La escuela es nuestra. Foto: Presidencia. 

El Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles 

Uno de los proyectos del presidente Andrés Manuel López Obrador que más polémica causó fue, sin duda, la construcción del Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA), el cual se construyó en lugar del aeropuerto de Texcoco, cuya construcción había arrancado en el sexenio de Enrique Peña Nieto, pero que fue cancelado luego de una consulta ciudadana que realizó AMLO cuando fue presidente electo, en 2018. Una vez en el poder, tomó la decisión de detener la obra y dar paso a la construcción del AIFA. 

El Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles. Foto: Presidencia. 

“Se toma la decisión, porque la gente en la consulta dice ‘no al aeropuerto de Texcoco’, que además fue una decisión —volvemos a lo mismo, el pueblo tiene un instinto certero— una decisión correcta, acertada, porque eso iba a ser un barril sin fondo. El relleno del lago de Texcoco para hacer el aeropuerto, era hundimientos permanentes en la región, escogieron el peor lugar, porque no les interesaba el aeropuerto, les interesaban los negocios que se iban a generar con el aeropuerto, el quedarse con las tierras del actual aeropuerto, hacer un Santa Fe ahí, un negocio inmobiliario”, recordó. 

Por otro lado, el AIFA se empezó a construir el 17 de octubre de 2019 y se concluyó el 25 de marzo de 2022. En tan solo 2 años y cinco meses, el complejo aeroportuario quedó listo. La inversión fue de 75 mil millones de pesos, de acuerdo con datos dados a conocer por el gobierno de México. Se espera que para finales de 2024, el AIFA tenga una ganancia de 22 mil 348 millones de pesos. 

Actualmente, el AIFA tiene vuelos a 34 destinos nacionales y ocho internacionales, entre los que están: McAllen, Houston, La Habana, Sofia, Santo Domingo, Caracas, Bogotá, Tocumen, Tijuana, Ciudad Juárez, Hermosillo, La Paz, San José del Cabo, Mérida, Cancún, Tulum, Tuxtla Gutiérrez, Huatulco, Puerto Escondido, entre otros. 

Los destinos nacionales desde el AIFA. Foto: Sedena. 

El Tren Maya, la joya de la corona en infraestructura de AMLO 

Han sido miles de millones de pesos los que ha invertido el gobierno de Andrés Manuel López Obrador en infraestructura, pero sin duda, la joya de la corona de todas esas inversiones es el Tren Maya, una obra cuyo principal propósito es reactivar la economía del sureste del país. 

El 16 de diciembre de 2018, el presidente AMLO dio el banderazo de salida para la construcción del Tren Maya. “Con un ritual a la Madre Tierra iniciaron las obras de rehabilitación de las vías férreas Palenque-Escárcega, donde se construirá el Tren Maya. Esta obra de infraestructura potenciará el turismo, trabajo y bienestar. Es un acto de justicia a la región más abandonada; le llegó la hora a la zona sur-sureste de México”, dijo AMLO en aquel entonces. 

 

El Tren Maya conecta cinco estados de la República Mexicana: Chiapas, Tabasco, Campeche, Yucatán y Quintana Roo. En total son mil 554 kilómetros de vías. Este proyecto, además de ser turístico y conectar con puntos de interés nacional, sirve para que la gente que vive en esa zona del país pueda trasladarse a sus lugares de destino. También, por la vía férrea circula transporte de carga, algo que ha favorecido el comercio. Las estaciones son: 

  • Palenque
  • Tenosique
  • Escárcega
  • Mérida
  • Valladolid
  • Puerto Morelos
  • San Francisco de Campeche
  • Izamal
  • Chichen Itzá
  • Cancún
  • Bacalar
  • Felipe Carrillo Puerto
  • Playa del Carmen
  • Tulum
  • Calakmul 
Las estaciones del Tren Maya. Foto: Gobierno de México.

En un principio, se había dicho que el Tren Maya tendría una inversión entre 120 y 150 mil millones, sin embargo, con el paso de los años, el costo de la obra casi se triplicó y ahora se calcula que ascenderá a alrededor de 500 millones de pesos. El costo total de la obra aún no se conoce, pues hasta la realización de este artículo, las obras continúan. 

AMLO inauguró una parte del Tren Maya el pasado 15 de diciembre de 2023 y se comprometió a dejar listos los siete tramos de las obras antes de terminar su sexenio, lo cual ocurrirá el 30 de septiembre de 2024, cuando dará paso a la administración de Claudia Sheinbaum. Es importante señalar que esta es la obra ferroviaria más grande del mundo que se construye en la actualidad. 

“Eran ferrocarriles, puertos, aeropuertos, bancos, era de todo y autopistas, sí se ha avanzado. Fue mucho el saqueo, pero lo que estamos viviendo es que haya la posibilidad de la continuidad con cambio, significa que hacia adelante va a continuar la transformación”, afirmó el presidente. Para más noticias, síguenos en Google News, en nuestro canal de WhatsApp. Suscríbete gratis a nuestro Newsletter.

Google News