#QueOso: Así es como Italia puede dejar en ridículo a la PGR


Nada más se anunció la detención del exprófugo Tomás Yarrington y como era de esperarse, las autoridades mexicanas se quisieron colgar la medalla por hacer un buen trabajo.

Basta recordar que el lider priista, Enrique Ochoa y el actual gobernador de Tamaulipas, Francisco García Cabeza de Vaca, salieron a reconocer el “gran” trabajo de la Procuraduría General de La República (PGR) que según ellos, permitió la detención de Yarrington.

 

La misma PGR informó que la Subprocuraduría Jurídica y de Asuntos Internacionales, además de la Agencia de Investigación Criminal, colaboraron con el gobierno de Italia para dar con el paradero de Yarrington.

Pero ahora la cosa pinta diferente, parece que las autoridades italianas le van a echar a perder la fiesta a la PGR.

Lo que no esperaban es que en el comunicado oficial, quedara en evidencia que la detención se logró gracias a una colaboración entre la Interpol, Italia y Estados Unidos, sin mencionar en ningún momento a la PGR…¡Que oso!

Ayer por la tarde, el personal del equipo móvil de Cosenza, en coordinación con el Servicio Central Operativo de la Policía Estatal y el apoyo de la brigada móvil de Florencia, fue detenido YARRINGTON RUVALCABA Tomas Jesús, un ciudadano mexicano, buscado en la esfera internacional sobre el que pesa una orden de detención emitida por la autoridad judicial de Estados Unidos.

Básicamente, mientras la PGR quería una estrellita en la frente por su arduo trabajo, las autoridades italianas le hicieron el fuchi.

Ahí no termina la cosa, pues aunque en un comunicado la PGR informó se esperaba que las autoridades italianas entregaran a Yarrington para que fuera juzgado en México, será el gobierno italiano el que decida si extradita al exgobernador a nuestro país o si lo entrega a las autoridades de Estados Unidos.

Nuestro país lleva las de perder, pues uno de los criterios para decidir a qué país entregarlo es la gravedad de los delitos por los que se le busca.

Mientras en México podría cumplir una condena de 20 años y apenas hace unos meses se les ocurrió ofrecer una recompensa para capturarlo; en Estados Unidos le espera una sanción de 2 cadenas perpetuas y 90 años de prisión.

 

Y antes de que el gobierno italiano le de otro revés a la PGR, Alberto Elías Beltrán, subprocurador jurídico y de Asuntos Internacionales de la PGR, ya adelantó que para nuestro país, lo importante es que Yarrington pague por sus fechorías ‘‘en México o en cualquier parte del mundo’’.

Así, una vez más la ineficacia y el oportunismo de las autoridades mexicanas quedaron en evidencia, aunque ellos se querían sentirse los héroes de la historia.

¿Que lo extraditen a Estados Unidos o que lo regresen a México?

Consigue más noticias en tu e-mail

Inscribirse al newsletter para recibir noticias en tu correo.