Países y líderes que han pedido perdón por su pasado


La carta en la que el gobierno de México solicitó a España disculparse por los agravios cometidos durante la Conquista hizo que estallaran todo tipo de reacciones.

Aunque a algunos les pareció increíble la solicitud, lo cierto es que México no es el primer país que hace este tipo de solicitud y aunque España rechazó hacerlo, otras naciones a lo largo de la historia han pedido perdón por actos pasados.

En 1988, el entonces presidente de Estados Unidos, Ronald Reagan, firmó una Ley de Libertades Civiles para compensar a más de 100 mil descendientes japoneses que fueron encarcelados en campos de concentración estadounidenses durante la Segunda Guerra Mundial.

Además de una disculpa formal, a cada sobreviviente se le pagaron 20 mil dólares como compensación.

En 2013, Reino Unido lamentó los abusos cometidos por sus militares contra los rebeldes kenianos de Mau Mau en los años 50 y ofreció una compensación económica.

Te podría interesar: Así reaccionaron en España tras enterarse que AMLO mandó una carta al Rey

La disculpa llegó luego de que víctimas de esos hechos llevaran el caso ante la justicia británica.

El 24 de marzo de 2004, el entonces presidente argentino Néstor Kirchner pidió perdón en nombre del Estado argentino al conmemorarse el aniversario del golpe de Estado que en 1976 instaló una cruenta dictadura que dejó miles de personas exiliadas, desaparecidas o sin vida.

En junio de 2009, unos meses después de que Barack Obama llegara a la presidencia de Estados Unidos, el Senado se disculpó formalmente con los afroamericanos por la esclavitud y segregación que sufrieron durante siglos.

Ese mismo año, Obama firmó una ley para que el gobierno estadounidense se disculpara con sus pueblos nativos por la “violencia y maltrato” que padecieron.

En 1996, dos años después de que Nelson Mandela se convirtiera en presidente de Sudáfrica, su antecesor y quien fuera el último líder del apartheid, F.W. de Klerk, se disculpó por los 46 años de opresión del sistema de separatismo racial, reconociendo que fue un “profundo error”.

En 2008, el entonces primer ministro australiano, Kevin Rudd, se disculpó con los aborígenes por las políticas que “infligieron un profundo dolor, pena y sufrimiento en nuestros hermanos australianos”, entre ellas, una política que ponía a los bebés aborígenes en adopción para que fuera criados por familias blancas con la esperanza de que “perdieran su color”.

Te podría interesar: Las 10 frases de AMLO sobre la polémica carta enviada al Papa y al Rey de España

En 2015, durante una visita a Bolivia, el Papa Francisco pidió perdón “no sólo por las ofensas de la Iglesia, sino por los crímenes contra pueblos originarios de América, durante la llamada Conquista de América”.

Y no fue el primer jefe del Estado Vaticano en hacerlo, en 1992 Juan Pablo II se disculpó “por las injusticias” de la Iglesia contra los pueblos originarios en República Dominicana.

En el 2000, el entonces presidente alemán Johannes Rau pidió perdón ante el parlamento israelí por el genocidio contra los judíos durante la Segunda Guerra Mundial.

En noviembre, el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, se disculpó de manera formal por rechazar la entrada de un barco con casi un millar de judíos que escapaban de la Alemania nazi en 1939.

También el año pasado, el presidente francés, Emmanuel Macron, pidió perdón por las torturas y desapariciones forzadas cometidas durante la guerra de Argelia.

Japón ha ofrecido varias disculpas por las acciones cometidas por su nación durante la Segunda Guerra Mundial, como los casos de esclavitud sexual.

En 2010, el gobierno del país asiático también se disculpó con Seúl por el “sufrimiento” que provocó la ocupación de la península coreana entre 1910 y 1945.

Te podría interesar:

Consigue más noticias en tu e-mail

Inscribirse al newsletter para recibir noticias en tu correo.

Quinto Poder

Denunciamos todo lo que apesta a corrupción, lacra e injusticia. No basta con que te indignes, mejor alza la voz y ayúdanos a impulsar una reflexión. Sin protegidos ni favoritos, Quinto Poder es tu voz.