Lecciones de Javier Duarte para crear al villano y al ladrón perfecto


Javier Duarte es un referente de corrupción, ¿pero quién dice que no puede ser también inspiración para crear personajes tenebrosos?

Tiene un poco (o mucho) de villano.

Tiene un poco (o mucho) de ladrón, bueno, presunto ladrón… Aunque no solamente presunto. Muchos, incluido el PRI, ya lo agarraron de su puerquito.

Por esa razón hicimos un ejercicio rápido: las lecciones para crear al villano y ladrón perfecto, inspirado en personajes de ficción, que al mismo tiempo son superados por Javier Duarte.

El hombre invisible

the-invisible-manEl Doctor Jack Griffin, protagonista de El hombre invisible, asustó, hizo desmanes y robó a personas en una pequeña villa de Iping, Inglaterra. Lo encontraron y le dispararon por las huellas que dejó en la nieve cuando se acercaba a una granja en la que durmió.

La invisibilidad de Javier Duarte supera la ficción: es prófugo de la PGR desde el 19 de octubre. La institución diiiiiice que le sigue las huellas de Duarte, pidió que la Interpol le ayude y hasta Osorio Chong garantiza que lo encontrarán, como lo hicieron con El Chapo. Pero el gobernador con licencia ‘no aparece’.

El Origen

e1b565c2db336051350e038bd431d699f586d46e52e9d36f71a8f0fb2bf27426Dom Cobb es un ladrón que obtiene secretos corporativos analizando el subconsciente humano a través de los sueños. En la película El Origen, a Cobb se le encomienda hacer lo inverso: plantar una idea para que la persona piense de una manera en específico. No se sabe si lo logra, pero sí que provoca una gran batalla.

Duarte logró el objetivo de Cobb pero masivamente, al implantar una idea en cientos de veracruzanos: que él sería un buen gobernador. Convenció -ok, ok, con la ayuda del acarreo y las conocidas artimañas priistas- a un millón 356 mil 623, el 43% del total de los votantes en 2010. ¿Cuál será la herramienta que usan los políticos para mentir sin que los descubran?, ¿o por qué nosotros siempre volvemos a tropezar con la misma piedra?

Amores Perros

amores-perros-3Ramiro es un ladrón callejero de la Ciudad de México en la película Amores Perros. Se dedica a asaltar bancos para mantener a Susana y al hijo que tendrá con ella. Su último robo ocurre cuando se encuentran con un comandante de policía y un agente que lo protegía, quien le dispara a Ramiro en el pecho.

Duarte es un ladrón -bueno… presuuuuuunto, porque nadie es culpable hasta que se demuestre que lo es- pero a gran escala: durante su mandato endeudó a Veracruz -con la ayudita de varios de sus achichincles- y actualmente se le acusa del desvío de recursos a través de 130 empresas fantasma. La auditoría de la Cuenta Pública 2015 de Veracruz descubrió que, tan sólo ese año, se desviaron más de 400 millones de pesos.

Matilda

tronchatoro

La maestra Tronchatoro es de esas personas que siempre creen tener la razón. En la película Matilda, la maestra vive cegada en su realidad: si ella dice que Matilda debe pagar por los errores de su padre, así sucede. Tronchatoro se pregunta y se contesta: “¿Me equivoco? Nunca me equivoco. Aquí sólo mando yo”.

¿No recuerda esto a cuando Duarte decía que en Veracruz sólo se robaban frutsis y pinguinos? ¿O cuando se quejaba de que las acusaciones en su contra eran fabricadas? Mantuvo su postura a pesar de que sólo él creía en sus palabras -y también algunos medios chayoteados- porque ni las cifras oficiales ni las personas viven en el Veracruz que él tanto presumía.

Wall Street

Gekko

“La codicia, a falta de una palabra mejor, es buena; es necesaria y funciona. La codicia clarifica y capta la esencia del espíritu de evolución. La codicia en todas sus formas”. Estas son palabras de Gordon Gekko, protagonista de la película Wall Street, y gran representante de la ambición desmedida y las ganas de poseer más y más y si se puede más.

Duarte, además de gobernador, se dedicaba a las bienes raíces. Así desarrolló una técnica -sin filosofía, claro, porque a los priistas modernos no les gusta eso- para tener propiedades (suyas o relacionadas con él) en todos lados y comprarlas o venderlas según lo necesitara. Miami, Estado de México, Ciudad de México, Veracruz y Texas son algunas ciudades de las que se sabe que tuvo algunas casitas.

¿Alguien quiere la película de Javier Duarte?, ¿original o pirata?

¿Sería tu villano favorito?

Consigue más noticias en tu e-mail

Inscribirse al newsletter para recibir noticias en tu correo.

Quinto Poder

Denunciamos todo lo que apesta a corrupción, lacra e injusticia. No basta con que te indignes, mejor alza la voz y ayúdanos a impulsar una reflexión. Sin protegidos ni favoritos, Quinto Poder es tu voz.