En medio de negociaciones con EU, calificadoras ‘castigan’ a México


Mientras el encuentro entre el canciller Marcelo Ebrard y el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, para abordar la imposición de aranceles a productos importados de México concluyó sin un acuerdo en la materia, las calificadoras no auguraron un panorama positivo para México.

En conferencia de prensa, el secretario de Relaciones Exteriores afirmó que fue una reunión “cordial” y “respetuosa” en la que ambas partes “defendieron con firmeza sus puntos de vista” y explicó que tras dos horas de diálogo no se alcanzó algo definitivo porque hay temas complejos que deben analizarse.

Por ello, mañana la delegación mexicana y las autoridades estadounidenses sostendrán un nuevo encuentro previsto para extenderse varias horas en el que ambos países buscarán “acercar sus posiciones”, explicó el canciller mexicano.

“No era de esperarse que en una reunión de dos horas te pongas de acuerdo en algo, acordamos que el día de mañana seguirán las conversaciones porque hay asuntos que debemos tratar”, dijo.

Ebrard argumentó que debido a que estaban en mitad de una negociación no podía proporcionar detalles sobre lo que se puso sobre la mesa, aunque reconoció que la situación migratoria actual no se puede mantener como está, ya que “los flujos han crecido demasiado”.

Desde su cuenta de Twitter, el presidente Donald Trump, quien recién culminó su visita de Estado a Reino Unido, comentó que se habían logrado avances, pero no los suficientes y reiteró su amago de imponer aranceles del 5% a todos los bienes importados de México hasta que la entrada de inmigrantes por la frontera entre ambos países se detenga y aumentarlos gradualmente si esto no ocurre.

Calificadoras modifican calificación y perspectivas

Poco antes de que el canciller mexicano hiciera el anuncio, las calificadoras Fitch y Moody’s anunciaron cambios a la calificación y la perspectiva del país.

La agencia Fitch Ratings bajó la calificación soberana del país de “BBB+” a “BBB” al considerar que hay un aumento del riesgo para las finanzas públicas debido al deterioro de Pemex y la debilidad macroeconómica “agravada por las amenazas externas de las tensiones comerciales”.

Moody’s mantuvo la calificación en A3, pero cambió la perspectiva del país a ‘negativa’ desde ‘estable’ señalando políticas menos predecibles que afectan la confianza de inversionistas y menor crecimiento económico aunado a cambios en la política energética y al papel que juega Pemex.

Por si te lo perdiste…

Consigue más noticias en tu e-mail

Inscribirse al newsletter para recibir noticias en tu correo.

Quinto Poder

Denunciamos todo lo que apesta a corrupción, lacra e injusticia. No basta con que te indignes, mejor alza la voz y ayúdanos a impulsar una reflexión. Sin protegidos ni favoritos, Quinto Poder es tu voz.