El asesinato de dos estudiantes que provocó el repudio contra Calderón


Una de las acciones que más se ha criticado al gobierno de Felipe Calderón fue la decisión de emprender la llamada “guerra contra el narcotráfico”, misma que hasta el día de hoy le pasa factura.

Dicha guerra cobró vidas de personas inocentes, tal como sucedió con Jorge Antonio Mercado Alonso y Javier Francisco Arredondo Verdugo, estudiantes del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM), hecho que generó repudio en ese entonces y por el cual, el expresidente recién canceló su visita a esa institución.

Jorge Antonio Mercado Alonso era un joven de 23 años originario de Coahuila y Javier Francisco Arredondo, de 24 años de edad, provenía de Baja California.

Ambos estudiaron Ingeniería Mecatrónica en el Tecnológico de Saltillo.

Fueron estudiantes de excelencia, motivo por el cual, lograron que el Tecnológico de Monterrey los becara para cursar estudios de posgrado.

Pero el 19 de marzo de 2010, aproximadamente a las 00:38 horas, Jorge y Javier se encontraban en la biblioteca estudiando para sus exámenes trimestrales, ya que en época de pruebas, las instalaciones brindan servicio las 24 horas.

Esa misma noche, una persecución de militares contra presuntos delincuentes llegó a las inmediaciones del instituto, la cual desató una balacera.

Justo cuando los estudiantes dejaban las instalaciones, comenzaron los disparos a fuego cruzado.

Esa noche, Javier fue el primero en ser herido.

Cuando Jorge se dio cuenta, regresó a auxiliarlo y fue en ese momento cuando también le dispararon a él.

Ambos estudiantes perdieron la vida frente a la puerta de la escuela.

El gobierno y las fuerzas federales afirmaron que se trataba de dos sicarios “armados hasta los dientes”, a quienes el Ejército había abatido.

Posterior a la persecución, el gobierno de Nuevo León, encabezado en ese entonces por el priista Rodrigo Medina, declaró que en lugar de mochilas y credenciales de identificación, portaban armas de grueso calibre.

De acuerdo con fuentes militares, Mercado Alonso y Arredondo Verdugo fueron confundidos con sicarios.

De acuerdo con lo declarado por el rector del instituto, Rafael Rangel Sostmann, los presuntos delincuentes al tratar de darse a la fuga, se refugiaron en las instalaciones del Tec.

Cuando las autoridades de la institución confirmaron la identidad de Jorge y Javier, el gobierno declaró que los jóvenes eran víctimas colaterales, los cuales quedaron en medio del fuego cruzado.

En agosto de ese mismo año, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) dio a conocer que los uniformados que participaron en el operativo manipularon la escena.

Además, también asesinaron a sangre fría a los jóvenes, pues de acuerdo con la información brindada, seguían vivos y fueron rematados a corta distancia por los mismos militares.

Sin embargo, los implicados no recibieron castigo alguno, pues en 2015, el general Cuauhtémoc Antúnez, quien comandó el operativo, fue nombrado secretario de Seguridad Pública de Nuevo León, por Jaime Rodríguez, ‘El Bronco’.

Por su lado, Aníbal Trujillo Sánchez, quien debió investigar y ordenar sanciones contra los implicados, pues en ese entonces era Coronel de Justicia Militar y Jefe de Averiguaciones Previas Militares, fue ascendido en dos ocasiones para después ser director de Derechos Humanos del Ejército.

A nueve años de los hechos, sólo hay seis militares detenidos y a ninguno se le ha dictado sentencia.

A finales de septiembre se anunció una ponencia de Calderón en el XXXI Edición del Simposium Internacional de Derecho “En Juicio” organizado por la Sociedad de Alumnos de Derecho del ITESM y que se llevará a cabo del 9 al 11 de octubre en las instalaciones del Tec de Monterrey, Campus Monterrey.

La invitación a Calderón a las instalaciones del Tec generó polémica y repudio, tanto que se creó una petición en Change.org para cancelar la conferencia del expresidente, petición que logró 25 mil firmas.

Ante la controversia, Calderón declinó la invitación y en una carta que envió al Tec expresó: “He escuchado con especial atención el comentario de la señora Rosa Elvia Mercado, madre de Jorge Antonio, quien señaló recientemente no estar de acuerdo con mi visita al campus en las circunstancias actuales. Su parecer es razón más que suficiente para que suspenda mi visita a el Tec”.

La petición destacó que tras salir a la luz el crimen contra los estudiantes, el entonces presidente Calderón ni siquiera ofreció una disculpa pública: “el expresidente que en su momento criminalizó a los estudiantes de excelencia académica y que cuando salió a la luz la verdadera identidad de “los sicarios” poco se molestó en disculparse públicamente o en siquiera asistir a la ceremonia que se ofreció en el Tecnológico de Monterrey el 23 marzo de 2010, a la que asistió Margarita Zavala en calidad de Primera Dama”.

En entrevista, reconoció que no actúo como debía tras el asesinato de los estudiantes: “Por supuesto que quizá debimos haber estado más atentos o quizá debimos seguir, incluso después de la presidencia, cerca de los familiares”.

 

Consigue más noticias en tu e-mail

Inscribirse al newsletter para recibir noticias en tu correo.