#Condenado: El mexicano que será ejecutado por el gobierno de China


Un mexicano más podría morir a manos de la justicia de otro país…

Se trata de Jesús Carlos Ortega Urrea, quien fue condenado el pasado mes de diciembre a la pena de muerte, acusado de tráfico de drogas.

Ortega Urrea está detenido en China desde el 2012, cuando fue detenido en una granja de Chenzhou, en la provincia de Hunan, en dicho país asiático.

Según el diario Milenio, Jesús Carlos llegó a China en el 2012, junto con otro mexicano, para construir un laboratorio de drogas sintéticas.

Al concluir su tarea decidió permanecer en el país asiático, hasta que meses después, la Policía local realizó una redada en la que se decomisó más de una tonelada de metanfetamina y cafeína.

Esa detención fue catalogada por las autoridades chinas como el mayor decomiso desde la conformación de la República Popular China en 1949.

Medios locales reportaron que las sustancias ilícitas serían distribuidas en Japón, Australia e Indonesia, así como en el propio país.

Además de Ortega Urrea, el chino Lei Minghua también fue condenado a la pena capital, mientras que dos sujetos más recibieron un aplazamiento de dos años, y los otros tres que fueron detenidos en la redada, fueron sentenciados a 15 años de prisión.

Ante esto, la Secretaría de Relaciones Exteriores informó que ya trabaja en su caso brindado asistencia consular y acompañado a los familiares del imputado durante las audiencias correspondientes en el país asiático, según consta en el expediente SIPC: 720-04(CHN)48.

Según los números de la dependencia, en los últimos cinco años, a través del programa de asistencia jurídica, ha atendido 543 casos de pena capital, de los cuales en 186 se logró revertir la sentencia.

¿Qué pasará en esta ocasión?

#OEG

Consigue más noticias en tu e-mail

Inscribirse al newsletter para recibir noticias en tu correo.

Quinto Poder

Denunciamos todo lo que apesta a corrupción, lacra e injusticia. No basta con que te indignes, mejor alza la voz y ayúdanos a impulsar una reflexión. Sin protegidos ni favoritos, Quinto Poder es tu voz.