Casas GEO quebró y esto es lo que pasará si compraste vivienda con ellos


Después de una crisis y años de problemas, un juez federal declaró en quiebra a Casas GEO, suspendiendo sus actividades comerciales hasta que concluya el plazo de liquidación.

Esto ocurre a pesar de que el pasado noviembre la propia compañía se declaró en bancarrota y ordenó su disolución y liquidación. Con esta medida es el juez quien aprueba el nombramiento de la persona encargada de liquidar los bienes para pagar a los acreedores.

El anuncio ha hecho que algunos de quienes adquirieron una vivienda de la desarrolladora se preguntaran si esto afectaría en alguna forma sus créditos, si tu también tienes dudas, te decimos qué ocurre cuando una de estas empresas quiebra.

Si obtuviste el crédito hipotecario cuando la vivienda ya estaba terminada, la quiebra de la empresa no afecta lo que ocurre con ese préstamo o con tu casa porque el compromiso financiero se establece con el banco o la institución que te haya autorizado el crédito.

“Para ti como comprador, el que puedas vivir en esa casa te quita el riesgo de que haya quebrado, de todas formas te quedas con tu casa”, señala Alejandro Paillés, codirector de la empresa de asesoramiento inmobiliario Tu Cantón.

El riesgo ocurre cuando una empresa se declara en quiebra antes de terminar un desarrollo y tu vivienda sea una de las que se quedaron “a medias”, porque quedas a expensas de que otro desarrollador se interese en adquirirlas y terminarlas.

Alejandro Paillés explica que esto trae problemas como la caída de la plusvalía que podrías sacarle a tu casa al quedar incompleta la construcción de las viviendas o áreas comunes o la posibilidad de que algunas personas decidan invadir el desarrollo.

La recomendación si vas a adquirir una vivienda, especialmente si la construcción no ha terminado, es que revises bien con quién la compras.

“De las mejores recomendaciones es comprar con un desarrollador que tenga mucha experiencia, que ya haya terminado más de un desarrollo. Si eres el primer cliente de un desarrollador nuevo el riesgo está en qué tan bien saben construir, sacar los permisos, tener todo en orden para que los escrituren”, señala Paillés.

En el caso de las grandes desarrolladoras que salieron afectadas durante la crisis de las constructoras de vivienda entre 2013 y 2014, como le ocurrió a Casas GEO, Homex o Urbi, el directivo recomienda tener cuidado porque aunque salieron del bache en su momento, esto no significa que sus finanzas estén sanas.

Te podría interesar:

Consigue más noticias en tu e-mail

Inscribirse al newsletter para recibir noticias en tu correo.