México se lleva el bronce… como el lugar más mortífero para periodistas