REGRESAR

Los extraños pagos por gasoductos que triplican el monto de la #EstafaMaestra

Por: GuillermoCruz
Ago. 20

Compartir:

Si pensabas que #LaEstafaMaestra es el presunto caso de corrupción más cuantioso de la historia moderna del país, te vas a ir de espaldas cuando leas esto.

Quinto Poder te ha informado desde marzo pasado sobre la subutilizada red de gasoductos, un plan ideado y que empezó a ejecutarse durante el sexenio de Enrique Peña Nieto, en la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

El proyecto contemplaba un total de 27 gasoductos, cuyo costo total para la hacienda pública, es decir, para los impuestos de todos los mexicanos, asciende, por lo menos, a 846 mil millones de pesos, sólo por la edificación de las obras.

Pero el presidente López Obrador ha señalado que el valor de los contratos, que ha calificado como “leoninos” y que se encuentran bajo negociación entre el gobierno federal y las empresas TransCanada (TC Energy), IEnova, FERMACA, Carso, Gasoducto del Río, Gas Natural del Noroeste, Elecnor y Atco, ascendería en total a 80 mil millones de dólares, a pagarse hasta el año 2043.

“Se trata de contratos que implican un monto de alrededor de 80 mil millones de dólares; y si se aceptan como están originalmente suscritos los contratos implicaría pagar tarifas muy altas, y estoy hablando de la Comisión Federal de Electricidad, que ese gas se utilizaría para generación de energía eléctrica, y si son caras las tarifas implicaría aumentar los costos de la energía eléctrica. Por eso no es cualquier asunto, es algo que requiere de una atención especial. Yo espero que se llegue a un acuerdo para que de esta manera se allane, se resuelva este asunto”, dijo AMLO el pasado 3 de julio en Palacio Nacional.

Se trata de una cifra total de 1 billón 520 mil millones de pesos, estimando el tipo de cambio a 19 pesos.

Es por ello que los contratos están bajo negociación.

Y una de las razones por las que se estableció una mesa de trabajo, atiende a la cláusula 22, correspondiente a “Caso Fortuito o Fuerza Mayor”.

Eso dijo Manuel Bartlett, titular de la CFE en julio pasado, pero se quedó muy corto.

“Constituye Caso Fortuito o Fuerza Mayor todo o evento que imposibilite a la Parte afectada cumplir con sus obligaciones de conformidad con el presente Contrato, siempre y cuando dicho acto o evento esté fuera del control razonable de la Parte afectada; no sea resultado de alguna falta o negligencia de la Parte afectada, y no pudiese ser evitado por la Parte que lo sufra, mediante el ejercicio de la debida diligencia habida cuente, entre otros, de los beneficios de los seguros disponibles para el Transportista, incluyendo, sin limitación, el gasto de toda suma de dinero razonable conforme a las Prácticas Prudentes de la Industria”, dice la cláusula 22.1 relativa a la definición del hecho. 

 

La cláusula no es ilegal o inmoral, de hecho, está contemplada en innumerables contratos de condiciones similares en distintos países, lo que presuntamente cuestiona la CFE es el uso que se ha hecho de ella en México, y cómo se puso en práctica la misma en los convenios suscritos durante la gestión de Enrique Ochoa Reza como director general de la empresa productiva del Estado y de Guillermo Turrent al frente de las filiales CFEnergía y CFE Internacional.

Aquí enlistamos, según esos mismos contratos, las causales que aplican para que pueda ejercerse esa cláusula de Caso Fortuito y Fuerza Mayor:

1.- Catástrofes naturales entendidas por desgracias de causa natural que escapan al control humano, tales como tormentas, inundaciones, rayos y terremotos.

2.- Guerras, disturbios civiles, revueltas, actos de terrorismo, bloqueos, motines, insurrecciones, sabotaje.

3.- Desastres de transportación, ya sean marítimos, ferroviarios, terrestres o aéreos.

4.- Huelgas u otras disputas laborales en México que no sean motivadas por el incumplimiento de algún contrato laboral por la Parte afectada (empresa).

5.- Actos u omisiones de una Autoridad Gubernamental que no hayan sido inducidos voluntariamente o promovidos por la Parte afectada ni sobrevenga como consecuencia de algún incumplimiento de sus obligaciones.

6.- Incendios.

7.- La imposibilidad de la Parte afectada a obtener, a pesar de sus mejores esfuerzos, cualquier Autorización Gubernamental necesaria para permitir a dicha Parte cumplir con sus obligaciones de conformidad con el presente contrato, entendiéndose por mejores esfuerzos solo para este caso:

A) presentar en tiempo y forma la solicitud para la autorización

B) solicitar a través de la Mesa de Control, el apoyo de la CFE

C) acreditar que ejercitó los recursos administrativos y jurisdiccionales correspondientes

8.- La falta por parte de cualquier Contratista de proporcionar servicios o materiales imprescindibles para la construcción o reparación del Sistema de Transporte de GN (Gas Natural), siempre que dicha falta se deba, a su vez, a un evento de Caso Fortuito o Fuerza Mayor en los términos de este contrato y,

9.- Los cambios en la Ruta y el desplazamiento en el Calendario por hallazgos arqueológicos señalados en la cláusula 6.2 del presente Contrato.

Tan sólo por lo que se ha pagado a consecuencia de esa cláusula, según información de la CFE en poder de este medio, la hacienda pública, a través de la Comisión, ha desembolsado 22 mil 700 millones de pesos. Es decir, prácticamente tres veces a lo que equivale la llamada Estafa Maestra.

La llamada Estafa Maestra se refiere al esquema con el que fueron desviados más de 3 mil 433 millones de pesos mediante una red que involucró a funcionarios, dependencias, universidades públicas y empresas fantasma.

Las irregularidades, reveladas en una investigación periodística de Animal Político, fueron detectadas por la Auditoría Superior de la Federación (ASF) entre 2013 y 2015. El órgano ha presentado 36 denuncias relacionadas con el caso a la fecha y estima que el daño patrimonial supera los 7 mil millones de pesos.

Por concepto de Caso Fortuito o Fuerza Mayor, la CFE ha pagado 22 mil 792 millones de pesos, lo que resulta de mil 215 millones de dólares a un tipo de cambio de 18.75 pesos por dólar, según los últimos datos a los que Quinto Poder ha tenido acceso. Aquí el desglose por gasoducto:

Por el gasoducto marino, Sur de Texas-Tuxpan, que a través de la empresa Infraestructura Marina del Golfo, edifican TransCanada (TC Energy) y IEnova, han sido pagados 3 mil 764 millones de pesos.

Dicha obra, que según los prestadores de servicio ya fue concluida, llega a la Termoeléctrica de Tuxpan, que convierte energía a través de combustóleo, no de gas natural, que es lo que transportan los gasoductos. Ese gasoducto no ha transportado nada de gas natural.

Mientras, por el gasoducto El Encino-Topolobampo, el más oneroso hasta el momento, se han pagado 5 mil 319 millones de pesos. Este gasoducto, según la información a la que Quinto Poder ha tenido acceso, funciona apenas a poco más de 18% de su capacidad.

En total, la red de gasoductos privados ideada en el sexenio de Enrique Peña Nieto, funciona, en el mejor de los casos a un 9 por ciento de lo que debería.

Pero la Hacienda Pública, ya paga lo que estipulan los contratos que AMLO tacha de “leoninos”.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Encuestas

¿Estás a favor de la construcción del aeropuerto en Santa Lucía?

  • (66%)

  • No (31%)

  • Me da lo mismo (3%)

Loading ... Loading ...

Suscríbete a nuestro Newsletter

Por el momento estamos en construcción pero déjanos tus datos y muy pronto empezarás a recibir información de nosotros.