REGRESAR

Los datos que no conocías sobre el tradicional pan de muerto

Por: CarlaOrdonez
Nov. 01

Compartir:

México es un país que se caracteriza por sus tradiciones y su gastronomía, esta última, en 2010, fue declarada Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

En México, de acuerdo a la época del año, destaca algún platillo representativo, y el mes de octubre llega acompañado del tradicional pan de muerto.

La llegada del pan de muerto se asocia con la celebración de Día de Muertos, declarada desde 2003 como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Sin embargo, aunque es común que los mexicanos esperemos y sobre todo, consumamos el pan de muerto en estas fechas, no todo el mundo conoce el verdadero significado de éste, y aquí te lo contaremos.

Su origen se remonta a la época de los sacrificios humanos y a la llegada de los españoles a la entonces Nueva España en 1519.

De acuerdo con algunos cronistas gastronómicos, la industria del pan en México tiene una gran influencia europea, la cual inició en el siglo XVIII.

El pan de muerto es un reflejo de la fusión entre las creencias prehispánicas y españolas.

Existen tres versiones en cuanto al origen del pan de muerto, sin embargo, la más popular está relacionada con el sacrificio humano.

Cuenta la leyenda que el pan de muerto fue el resultado de un tradicional ritual de México antes de la Conquista.

Dicho ritual consistía en ofrecer a una princesa a los dioses, de ese modo, su corazón aún latiendo se introducía en una olla con amaranto y después quien encabezaba el rito mordía el corazón en señal de agradecimiento a un dios.

Cuando los españoles llegaron a México rechazaron ese tipo de sacrificios.

Motivo por el cual elaboraban un pan de trigo en forma de corazón bañado en azúcar pintada de rojo, simulando la sangre de la doncella; creando de esa manera el pan de muerto.

Otra de las versiones habla sobre una alegoría de las ofrendas que las culturas prehispánicas colocaban en el sepulcro de sus muertos.

Entre ellas figuraba el pan con amaranto, salpicado con sangre de los sacrificados en honor a sus dioses Izcozauhqui o Huehuetéotl.

De esta manera, el pan de muerto sería una adecuación de esta costumbre.

La última versión habla sobre un rito en el que simbólicamente los habitantes consumían a su divinidad Huitzilopochtli.

Pues los mismos creyentes elaboraban un Huitzilopochtli, denominado como ‘alegría’, el cual llevaba un corazón de amaranto al que encajaban un pico de manera simbólica.

Posteriormente, el pan (Huitzilopochtli de alegría), era repartido entre la comunidad y todos consumían de la divinidad.

Del mismo modo, la figura del pan de muerto tiene un significado, pues su forma circular simboliza el ciclo de la vida y la muerte.

El círculo al centro es la representación de un cráneo y las cuatro canelas son una alusión a los huesos y a las lágrimas derramadas por el difunto.

Dichos círculos están colocados como una cruz, la cual simboliza los 4 puntos cardinales que a su vez están dedicados a distintos dioses: Quetzalcóatl, Tláloc, Xipe Totec y Tezcatlipoc.

Por su parte, el pan de muerto también se distingue por su sabor a azahar, el cual refiere al recuerdo de los ya fallecidos.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Encuestas

¿Estás a favor de la construcción del aeropuerto en Santa Lucía?

  • (66%)

  • No (31%)

  • Me da lo mismo (3%)

Loading ... Loading ...

Suscríbete a nuestro Newsletter

Por el momento estamos en construcción pero déjanos tus datos y muy pronto empezarás a recibir información de nosotros.