REGRESAR

Así era la gran Tenochtitlán hace poco más de 500 años

Por: AbigailSaucedo
Mar. 13

Compartir:


¿Alguna vez te has preguntado cómo era la gran Tenochtitlán hace poco más de 500 años?

El 13 de marzo se conmemora la fundación de Tenochtitlán, la ciudad azteca asentada en lo que actualmente es la Ciudad de México.

Una de sus principales características es que estaba rodeada de canales y lagos, principalmente el lago de Texcoco.

En las cartas que Hernán Cortés envió al rey de España describió que había calles de tierra y de agua, y que los pobladores se transportaban en canoas.

En los lagos había chinampas, que eran que eran una especie de balsas cubiertas de tierra y servían para cultivar flores y verduras.

Lo que se cultivaba principalmente era el maíz, fríjol, chiles, tomates y quelites.

TAMBIÉN LEE: Filtran carta con la que AMLO pidió que España se disculpara con México

“Esta gran ciudad de Temixtitán (sic) está fundada en esta laguna salada […]. Tiene cuatro entradas, todas de calzada hecha a mano. Son calles muy anchas y muy derechas”, señaló Cortés.

Los pobladores implementaron albarradones, barreras hechas con troncos y barro que separaban las aguas saladas de las dulces y servían para evitar inundaciones.

El conquistador narró en sus Cartas de relación que había grandes puentes sólidos y anchos que atravesaban los ríos, por los que podían pasar hasta 10 caballos a la par.

Había muchos y grandes palacios decorados por cerámicas y textiles. La ciudad contaba con un sistema de baños públicos.

Tenía un acueducto (el de Chapultepec) que abastecía a la ciudad de agua que provenía desde el lago de Texcoco.

El palacio de Moctezuma medía dos hectáreas y media incluyendo sus jardines. Los vasallos de Moctezuma tenían residencia en la capital.

Cortés también escribió que tenía “unas casas nuevas, que aún no están acabadas, que son tan buenas como las mejores de España, digo de grandes, y bien labradas, así de obra de cantería, cómo de carpintería, y suelos”.

También había en muchos cuartos, altos y bajos, jardines muy frescos con muchos árboles y flores muy aromáticas.

“Hay en esta gran ciudad muchas mezquitas, o casas de sus ídolos, de muy hermosos edificios […] y entre estas mezquitas hay una, que es la principal, que no hay lengua humana, que sepa explicar la grandeza, y particularidades de ella […] hay muy grandes salas, y corredores, donde se aposentan los religiosos”, escribió el conquistador.

En el Templo Mayor se encontraba el Gran Tzompantli de Tenochtitlán, un altar donde se empalaban ante la vista pública las cabezas aún sanguinolentas de los cautivos sacrificados con el fin de honrar a los dioses.

TE PUEDE INTERESAR: Los sitios arqueológicos que no sabías que existen en México

Cortés describió el mercado como una gran plaza donde se vendían gallinas, perdices, codornices, lavancos, dorales, zarcetas, tórtolas, palomas, pajaritos en cañuela, papagayos, entre otros.

Tenochtitlán estaba dividida en cuatro demarcaciones zonales principales: Teopan, Atzacualco, Cuepopan y Mayotla.

La nobleza mexica asistía al Calmécac, una institución educativa obligatoria donde se formaban para ocupar los cargos dirigentes de la sociedad; el ingreso al colegio sucedía cuando cumplían 15 años.

Hernán Cortés quedó tan impresionado con la gran Tenochtitlán que le sugirió a Carlos V que fuera emperador de estas tierras, pues esto no sería menos meritorio que la Corona Imperial de Alemania”.


ARTÍCULOS RELACIONADOS




Suscríbete a nuestro Newsletter

Por el momento estamos en construcción pero déjanos tus datos y muy pronto empezarás a recibir información de nosotros.