REGRESAR

La vida en el purgatorio

Por: QuintoPoder
Oct. 24

Compartir:


Por: Florentina Romo

Decenas de inmigrantes bloquearon el jueves 10 de octubre por más de 14 horas el Puente Nuevo Internacional en Matamoros, Tamaulipas. Este paso conecta con la ciudad estadounidense de Brownsville, Texas.

El bloqueo fue para presionar al gobierno estadounidense por la lentitud en los trámites de asilo. Según la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de EU, cerca de 300 inmigrantes –entre los que hay hombres, mujeres y menores– se colocaron en el puente del lado mexicano, por lo que las autoridades estadounidenses cerraron el paso, según reportó el diario The Brownsville Herald.

Los inmigrantes exigieron a las autoridades de EU que se agilicen los trámites de asilo, pues algunos llevan semanas viviendo en malas condiciones en calles de Matamoros.

Menos asilados

Luis Osorto, reportó Reuters, decidió que su única oportunidad de asilo en Estados Unidos era quedarse en la frontera del lado mexicano, a costa incluso de padecer un secuestro exprés y que le robaran en pleno campamento improvisado.

Sin embargo, el hondureño de 37 años, decidió no abandonar el refugio para nada ni siquiera para comprar una botella de agua o recolectar transferencias de dinero de su familia.

El pequeño campamento, en una plaza parcialmente cercada que linda con edificios  administrativos y está a solo unos metros del Río Grande, alberga a aproximadamente 1,000 migrantes, muchos de ellos enviados de regreso a México para esperar audiencias de inmigración en Estados Unidos bajo la política llamada Protocolos de Protección al Migrante (MPP) que comenzó este año.

Datos de la Aduana y Protección Fronteriza de EU indican que más de 51,000 personas, principalmente de América Central, han sido enviadas a México desde que comenzó el programa MPP en enero.

Y en la ciudad fronteriza de Matamoros la violencia campea. El abuso contra los migrantes significa que muchos en el programa MPP se niegan a mudarse a un refugio en la ciudad durante sus largas esperas para una audiencia judicial en Estados Unidos. Hay cálculos que desde julio, Matamoros ha recibido a más de 12,000 solicitantes de asilo bajo MPP, según datos del Instituto Tamaulipas para Migrantes, una agencia estatal.

Dentro de casas de campaña

Mario López, alcalde de Matamoros, describió la ciudad como más tranquila que las ciudades vecinas, debido a una tregua entre dos carteles rivales de la droga.

En otras partes del estado, las pandillas regularmente pelean batallas campales por territorio.

En el campamento, los solicitantes de asilo usan agua del río Bravo para lavarse, a pesar de los brotes de erupciones. Las mujeres pagan una pequeña tarifa para usar un baño cercano. Para la comida y las tiendas de campaña dependen de voluntarios a lo largo de la frontera.

Por la noche, las parejas se turnan para vigilar a sus temerosos hijos de los delincuentes que quieren arrebatar sus pertenencias si se duermen.

En el campamento, los solicitantes de asilo se lamentan vía un grupo de WhatsApp, o en voz alta, mientras tratan de discernir qué significa esa política para ellos.

“Atacan nuestras mentes", dijo Óscar Borjas, de 27 años, sobre el cambio de la política estadounidense, mientras baraja un mazo de cartas. Osorto, quien huyó de la violencia en la hondureña San Pedro Sula, dijo que el miedo y la sensación de impotencia eran inevitables.

“No vamos al centro porque dicen que es más peligroso”. Pero haciendo una mueca al mirar por encima de las tiendas, agregó: “No hay nada que hacer aquí”.



ARTÍCULOS RELACIONADOS






Encuestas

¿Estás a favor de la construcción del aeropuerto en Santa Lucía?

  • (66%)

  • No (31%)

  • Me da lo mismo (3%)

Loading ... Loading ...

Suscríbete a nuestro Newsletter

Por el momento estamos en construcción pero déjanos tus datos y muy pronto empezarás a recibir información de nosotros.