REGRESAR

Las razones por las que Lula da Silva estuvo en prisión

Por: LucillyZavala Luna
Nov. 08

Compartir:

Al puro estilo de Rocky Balboa y con el ritmo de “Eye of Tiger”, el expresidente más popular de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, se dijo preparado para volver a dar la batalla legal que le permita obtener su completa libertad.

Horas antes de abandonar la prisión de Curitiba, en donde estuvo preso desde abril de 2018, el exfuncionario publicó un video en el que se le ve entrenando en un gimnasio para demostrar que, a sus 74 años de edad, tiene la energía necesaria para continuar con su proceso legal, esto después de que un juez ordenó que fuera puesto en libertad condicional.

Aquí el momento:

Y para muestra de su fortaleza, el exmandatario no dejó pasar la oportunidad para presentar públicamente a su novia Rosangela da Silva “Janja”, frente a miles de sus simpatizantes que se dieron cita afuera de la Superintendencia de la Policía Federal en Curitiba, donde estuvo preso los primeros 580 días de una condena de 12 años, acusado de participar en la gigantesca trama de corrupción y sobornos millonarios “Lava Jato” que rodeó a la petrolera estatal Petrobras y salpicó a políticos y poderosos empresarios de Brasil y otros países de América Latina, incluido México.

El 8 de abril del año pasado, Lula da Silva cedió y se entregó a las autoridades brasileñas después de haber puesto resistencia durante 48 horas y haberse atrincherado en las instalaciones del sindicato siderúrgico en Sao Paulo para evitar se detenido.

“Voy a atender el mandato para que sepan que no tengo miedo y para poder probar mi inocencia”, aseguró en aquella ocasión quien fue presidente de Brasil de 2003 a 2011.

Lula da Silva se entrega a las autoridades brasileñas en 2018.

 

En 2015, Lula y su esposa María Letícia -fallecida en 2017– estuvieron sujetos a investigación por la posesión de un departamento de lujo en el puerto turístico de Guaruja en Sao Paulo, que estaría relacionado con contratos fraudulentos de la empresa Petrobras a cambio de favores políticos.

Su sucesora, Dilma Rousseff, también fue acusada de formar parte de esta red de corrupción y tuvo que ser separada de su cargo para rendir cuentas ante las autoridades.

Dilma Rousseff junto a Lula da Silva, su predecesor y padrino político.

En medio de la investigación y de la popularidad que aún mantenía, el exmandatario se aventuró a querer competir de nueva cuenta por la presidencia en las elecciones de 2018, impulso que solo quedó en intenciones ya que, en abril de ese año, fue sentenciado a 12 años de prisión.

Lula Da Silva se convirtió así, en el primer presidente en la historia de Brasil en ser condenado por corrupción, sin embargo, desde el inicio de las investigaciones hasta la fecha, ha negado los cargos en su contra y asegura que es víctima de una cacería de brujas.

19 meses después, los abogados del expresidente, solicitaron la liberación inmediata de su cliente luego de que un fallo del Tribunal Supremo de Brasil, determinó que la prisión de cualquier condenado únicamente en segunda instancia es inconstitucional y tiene derecho a libertad condicional para apelar su sentencia, como es el caso de Lula Da Silva, quién estará fuera de la cárcel pero continúa condenado por corrupción y lavado de dinero.

Lula da Silva sale de prisión tras 19 meses de encierro.

El expresidente envió un mensaje al pueblo brasileño tras salir de prisión, en el que agradece el apoyo recibido y con el que también prepara el camino para liderar la oposición al actual presidente Jair Bolsonaro.

“Después de las elecciones, de haber elegido un presidente en base a las fake news, en base a la mentira, el pueblo brasileño está más desempleado, está viviendo peor”, asegura.

“Yo ya probé, cuando fui Presidente, que es posible construir un país mejor, un país sin odio y con más comida en la mesa, con más empleo (…) Vamos a la lucha, hasta la victoria final”, concluye el exfuncionario.

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Encuestas

¿Estás a favor de la construcción del aeropuerto en Santa Lucía?

  • (66%)

  • No (31%)

  • Me da lo mismo (3%)

Loading ... Loading ...

Suscríbete a nuestro Newsletter

Por el momento estamos en construcción pero déjanos tus datos y muy pronto empezarás a recibir información de nosotros.