REGRESAR

Estas son las riñas más violentas en penales estatales de México

Por: LucillyZavala Luna
Nov. 01

Compartir:

La muerte de seis reos en el penal de Atlacholoaya, en Morelos tras dos días consecutivos de riñas, provocó que custodios del penal detuvieran labores ante el temor de volver a ser sometidos y que las agresiones en su contra escalen.

En videos y fotografías difundidas en redes sociales durante los disturbios, se observa que en diferentes momentos los reos sometieron a guardias del penal, quienes este miércoles, denunciaron no contar con la seguridad interna que les garantice una protección adecuada.

Un problema no menor, ya que el 65 por ciento de las cárceles estatales en México, están controladas por grupos del crimen organizado a través de la violencia hacia otros reos, un secreto a voces que en 2017, documentó el Centro de Estudios Sociales de la Cámara de Diputados.

Estos son algunas riñas y motines más violentos en penales mexicanos:

Hace apenas unas semanas, cerró sus puertas de manera definitiva el penal de Topo Chico, en Nuevo León, considerado el más violento de México.

En 2016, fue escenario de una de las riñas más sangrientas en el país durante la última década, con la muerte de 50 reos y una docena de heridos, cuando dos bandos del grupo de los Zetas, se disputaron el control del penal.

En 2013, una riña en la cárcel La Pila, en San Luis Potosí, dejó 13 muertos y 65 heridos.

24 personas murieron en un intento de fuga en la prisión de Gómez Palacios, en Durango en 2012. Entre las víctimas nueve eran guardias de seguridad del penal.

En ese mismo año, en el penal de Apocada, en Nuevo León, murieron 44 reos y 30 se fugaron tras un enfrentamiento entre Los Zetas y el Cártel del Golfo por el control del lugar.

A principios de 2012, una riña en la prisión de Altamira, en Tamaulipas dejó como saldo 31 reos muertos y una docena de heridos.

En la misma entidad, un año anterior, la disputa por el control del penal de Matamoros, dejó 20 muertos.

En 2011, fueron ejecutados 27 reos en el penal de Ciudad Juárez, Chihuahua.

El penitenciaria de Mazatlán, en Sinaloa, se bañó de sangre en 2010 durante un tiroteo en su interior entre grupos rivales que dejó 28 muertos.

Otros episodios sangrientos al interior de las prisiones se dieron en 2017 bajo la administración federal, con un motín que dejó 50 muertos en el penal de Cadereyta, Nuevo León y uno más con 28 fallecidos en la prisión de Acapulco, Guerrero.

A pesar de que los homicidios en las cárceles disminuyeron de 108 registrados en 2017 a 31 casos reportados en 2018, la violencia en su interior continua, ya que, en ese mismo año, se reportaron más de 800 riñas, de acuerdo con el más reciente diagnóstico nacional de Supervisión Penitenciaria de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH).

 

 

 

 

 

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Encuestas

¿Estás a favor de la construcción del aeropuerto en Santa Lucía?

  • (66%)

  • No (31%)

  • Me da lo mismo (3%)

Loading ... Loading ...

Suscríbete a nuestro Newsletter

Por el momento estamos en construcción pero déjanos tus datos y muy pronto empezarás a recibir información de nosotros.