¿Por qué Ricardo Anaya es ahora el Señor Tramposo?


¿De Joven Maravilla a Señor Tramposo?

La bancada del PRI de la Cámara de Diputados presentó una queja ante el INE contra de Ricardo Anaya por promocionar su impecable imagen personal a través de spots disfrazados de entrevista con Radio Centro.

maravilla

El diputado Jorge Carlos Ramírez Marín dijo a MVS que la entrevista se dividió y desde el sábado 3 de diciembre los segmentos han sido repetidos 100 veces, por lo que pidió al INE que suspenda su transmisión, investigue si el PAN pagó por esa publicidad o se trata de una donación y se apliquen castigos, que pueden ir desde una multa al partido hasta la pérdida de registro…

“No hay publicidad genérica, no hay alusión al partido político, es evidentemente una campaña estrictamente personal”.- Ramírez Marín.

TE PUEDE INTERESAR: La inexplicable fortuna de Ricardo Anaya, ahora al descubierto

En uno de los audios se escucha “Radio Centro pregunta, Ricardo Anaya responde”, y luego Anaya contesta: “No me resigno a que nuestro país siga viviendo todos los problemas que tiene. CREO con optimismo fundado que podemos estar muchísimo mejor, y CREO que tenemos que trabajar todos para lograrlo”…

Pues sí, al parecer Marín tiene razón, ya que si hablara a nombre del PAN debería decir CREEMOS, no CREO ¿A poco no?

ANAYA

Aprovechando el viaje, Ramírez Marín le pidió al INE que defina bien los criterios de comunicación política para que el piso sea parejo, pues resulta que hace unas semanas el organismo determinó que un spot de Anaya, en el que ataca a el Peje, no era violatorio, pero al gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle, sí le puso un hasta aquí por andar promoviendo su imagen en revistas.

¿Será que los del PRI de verdad están molestos porque otros rompen las reglas o andan de envidiosos por que no pueden hacer lo mismo? Pues hasta el momento no han destapado bien a su gallo para la presidencia en 2018…

TE RECOMENDAMOS

Consigue más noticias en tu e-mail

Inscribirse al newsletter para recibir noticias en tu correo.