Los ‘abogados del diablo’ que te salvarían el pellejo si fueras político


En México hay algunos abogados que tienen en sus manos la defensa de políticos y empresarios del país.

Este es un recuento de los llamados “abogados del diablo” que han ayudado a los políticos a defenderse de acusaciones como lavado de dinero, asesinatos y hasta genocidio.

Antonio Lozano Gracia

Antonio Lozano Gracia fue abogado del exgobernador de Sonora, Guillermo Padrés, quien se entregó a la justicia después de más de un mes de estar prófugo.

Trabajó en el despacho jurídico del Jefe Diego y se afilió al PAN en 1979.

Cuando Ernesto Zedillo ganó las elecciones por el PRI en 1994, fue designado como titular de la PGR. -Sí, un panista en el gabinete de un priista-.

El 28 de febrero de 1995, con Lozano al frente a PGR, detuvieron a Raúl Salinas de Gortari por el asesinato de José Francisco Ruiz Massieu.

Tramitó más de 40 amparos a Guillermo Padrés para que no pusiera un pie en la cárcel -lástima que se le cebó-.

Justo antes de que Padrés se entregará, el abogado amenazó: “Vamos a demostrar, sin lugar a dudas, que no hay delito alguno”.

Juan Velásquez

Juan Velásquez es el mero mero ‘Abogado del Diablo’. Defendió a tres expresidentes y dice que nunca ha perdido un juicio.

Su lema es ‘limitarse’ a defender personas y no meter a nadie nadie a la cárcel.

Entre sus clientes están Luis Echeverría Álvarez, acusado por genocido, debido a la matanza de estudiantes en Tlatelolco en 1968.

Carlos Salinas de Gortari, para muchos, el “villano favorito” de México.

José López Portillo, quien tuvo que comparecer por ‘favoritismos’ en la venta de Telmex.

Raúl Salinas de Gortari, acusado del asesinato de su cuñado José Francisco Ruiz Massieu y de lavado de dinero.

Carlos Romero Deschamps y Ricardo Aldana, enjuiciados de 2000 a 2002 por el caso ‘Pemexgate’, en el que se utilizó dinero del sindicato de Pemex para financiar la campaña de Labastida.

Juan Collado

Juan Collado ha tenido entre sus clientes a Carlos Ahumada, empresario argentino acusado por fraude el 5 de septiembre del 2005.

Eduardo Fernández, expresidente de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), detenido el 27 de febrero por lavado de dinero.

Mario Villanueva, exgobernador de Quintana Roo, que se declaró culpable de lavado de dinero el 2 de agosto del 2012.

Mario Ruiz Massieu, exsubprocurador de la PGR, acusado de lavado de dinero en 1995.

Raúl Salinas, el hermano incómodo.

 

Alonso Aguilar Zínser

Alonso Aguilar Zínser está en una situación parecida a la de Antonio Lozano Gracia. Se aventó a defender al exgobernador de Nuevo León, también acusado por corrupción.

Otros de sus defendidos son Mario Marín, exgobernador de Puebla acusado por la violación de derechos de Lydia Cacho el 6 de abril del 2006.

Andrés Granier, exgobernador de Tabasco, acusado al terminar su periodo en 2012 por desvíos de recursos.

  • Martín Díaz, exdirector financiero de Oceanografía, acusado por fraude el 17 de junio del 2014.
  • Carlos Almada, acusado de peculado en el ‘Pemexgate’.

Hay de chile, mole y pozole, para que los políticos escojan a su antojo.

Consigue más noticias en tu e-mail

Inscribirse al newsletter para recibir noticias en tu correo.