Lo que debes saber de Emilio Zebadúa, el principal aliado de Rosario Robles


Tras la vinculación a proceso de Rosario Robles, surgieron otros nombres de exfuncionarios que podrían ser los siguientes en rendir cuentas por los millonarios desvíos en Sedesol y Sedatu.

Uno de ellos es Emilio Zebadúa, quien fue Oficial Mayor de ambas dependencias durante las gestiones de Robles.

Zebadúa es originario de la Ciudad de México. Es licenciado en Economía por el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), así como en Derecho por la UNAM.

Tiene un doctorado en Administración Pública por la Universidad de Harvard.

Su trayectoria política inició en 1996 como consejero electoral del entonces Instituto Federal Electoral (IFE), cargo que ocupó hasta el año 2000.

De 2001 a 2003 se desempeñó como secretario general del Gobierno de Chiapas, a cargo de Pablo Salazar Mendiguchía.

En 2003 también fue electo como diputado federal por el PRD.

Fungió como presidente de la Fundación para la Cultura del Maestro del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) hasta 2012, cuando Robles lo incorporó a su equipo de trabajo.

¿Qué participación tuvo Zebadúa en el desfalco a Sedesol y Sedatu?

Zebadúa perteneció al círculo cercano de Robles desde que ella fue nombrada en 2012, por el entonces presidente Enrique Peña Nieto, como secretaria de Desarrollo Social.

El 12 diciembre de ese año, Robles le tomó protesta como oficial mayor de la dependencia, cargo que ocupó hasta 2015.

Zebadúa fue el encargado del manejo de los recursos de la Sedesol y de la Sedatu.

Foto: Diario Chiapas

El exfuncionario firmó los convenios de colaboración con universidades que fueron señalados de irregularidades.

Foto: Diario Vanguardia de Veracruz.

Una de sus principales atribuciones por la desaparecida Sedesol era definir los criterios de distribución de recursos, así como verificar su correcta y oportuna ejecución.

Zebadúa era el que operaba todo, él sabía perfectamente y daba instrucciones de a quién entregarle el dinero.

En “La Estafa Maestra” se documentó que Zebadúa firmó al menos nueve convenios generales con las universidades autónomas del Estado de México (UAEMEX) y de Morelos (UAEM).

Foto: Periódico Síntesis

El contrato más alto que se otorgó fue para la UAEM por 77.8 millones de pesos, monto superior a lo permitido por la ley.

En el caso específico de la UAEMEX, se detectó que esta contrató a empresas irregulares o fantasma para realizar dichos servicios.

El esquema de estos convenios consistía en que, de los recursos que desembolsaban las secretarías, las universidades se quedaban con el 10% sin cumplir con ningún servicio.

Foto: La Noticia al Punto.

El 90 por ciento restante era repartido entre empresas fantasma o irregulares.

La operación para el desvío de recursos inició sólo dos meses después del lanzamiento de la Cruzada Nacional contra el Hambre, en marzo 2013.

Las irregularidades en la Sedesol y la Sedatu causaron un daño al erario por 5 mil 73 millones de pesos, según la FGR (Fiscalía General de la República).

Desde julio pasado, Zebadúa presentó un amparo y obtuvo una suspensión provisional para no ser detenido.

La suspensión provisional que le fue concedida también impide que sus bienes sean confiscados.

El pasado 6 de agosto, se dio a conocer que la FGR identificó cuatro inmuebles que sirvieron como oficinas de Zebadúa y donde se realizaron documentos apócrifos.

La Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda (SHCP) congeló esa misma semana las cuentas del exfuncionario.

¿Seguirá el mismo camino que Robles?

Consigue más noticias en tu e-mail

Inscribirse al newsletter para recibir noticias en tu correo.