Técnicas de desinformación: El libro de jugadas global


#HuellaDigital | *Leo García (@leogarciamx)

México, 2012

En pleno proceso de preparación y capacitación para la elección federal de 2012, al presentar el material que se iba a utilizar en las casillas de votación surge un llamado de alerta; para marcar el voto el Instituto Nacional Electoral (INE) proporcionaría crayones, pero a la vista parecían lápices. La reacción en las redes no se hizo esperar, con tono de urgencia se convocó a llevar pluma o crayón y no ocupar el lápiz del INE, con el fin de evitar un fraude donde se borraran los votos marcados a un partido y sustituirlos por otro.

Pese a que se aclaró en múltiples ocasiones que, aunque parecía un lápiz realmente era un crayón, surgen en la red videos que demostraban que era posible borrar las marcas que se hacían con ellos. Como respuesta, el INE invita a que cada votante lleve su propia pluma, crayón, o lo que considere conveniente y que le de confianza para marcar su voto.

Reino Unido, 2016

La campaña promoviendo la participación en el referéndum para decidir la permanencia o la salida del Reino Unido como parte de la Unión Europea está en pleno auge. La organización más activa, Leave EU, comenzó a circular mensajes donde invitaban a que los votantes al participar en el referéndum llevaran una pluma y evitaran el uso de lápices.

Tan solo en el lapso del 1 al 23 de junio de 2016 se publicaron más de 65,000 tuits utilizando los hashtags #TakeAPen, #UseAPen y #UsePens. En ese momento parecía una legitima preocupación de ciudadanos altamente participativos e interesados por hacer valer su voto y que se respetara su decisión.

Pero algo cambió.

Después del mes de junio muchos de esos aparentes ciudadanos muy preocupados por su voto en el referéndum del Brexit, empezaron a volverse ciudadanos estadounidenses animosos de hacer ganar a Donald Trump en su campaña por la presidencia de Estados Unidos.

Esto llamó la atención de algunos periodistas que coordinaron investigación de datos para ver qué podía estar pasando.

La sorpresa fue mayor cuando empezaron a descubrir que un alto porcentaje de los usuarios de Twitter que promovían los trendings en apoyo a Donald Trump habían sido también muy activos en trendings a favor del Brexit, entre otros, aquellos preocupados por evitar el uso de lápices en la votación.

Descubrieron también que para estas mismas cuentas eran frecuentes, en otros rangos de fechas, el uso de hashtags relacionados con ISIS, Siria, Ucrania, Alepo, y especialmente impulsando el hashtag #VoteLeave, la principal frase de la campaña Leave EU.

España, 2019

El partido Vox, identificado con la derecha conservadora y nacionalista, no logró los resultados que se esperaban, pero sí suficiente para sorprender a propios y extraños, empezando por los mismos españoles.

Aunque como parte de los resultados de la votación del pasado domingo 28 de abril, las redes sociales vuelven a ser el medio para la movilización social y la difusión de campañas aparentemente ciudadanas.

Las horas posteriores a conocerse los resultados de la votación, surgen los hashtags #Pucherazo y #Pucherazo28A donde se denuncian irregularidades que habrían restado votos al partido Vox, o aumentado votos al PSOE.

Los usuarios españoles de las redes sociales han hecho propios y difundido por afinidad e identificación, explicaciones de fraudes matemáticos generados por el software del sistema electoral, evidencias de boletas de votación tiradas a la basura, votos borrados, boletas de votación mal contadas, paquetes electorales alterados, y todo tipo de prácticas de sobra conocidas.

Por si faltaba algo, el pasado 6 de mayo Facebook publica en su blog oficial la remoción de contenido que exhibe un comportamiento “ilegítimo”. Dice que removió dos redes de cuentas originadas en Rusia buscando influir políticamente haciéndose pasar por gente ubicada en un lugar distinto a donde realmente esta y difundiendo información relacionada con el conflicto militar de Ucrania, noticias de la política europea, la guerra civil en Siria, y las votaciones en España.

La desconfianza como principio de movilización es un motor poderoso. A nadie le gusta creer que ha sido engañado, y especialmente en la política los antecedentes de fraudes electorales y demás prácticas desleales son de gran sensibilidad para la vida social. Posiblemente para este momento no sea motivo de sorpresa ver que los temas y asuntos sobre los que se puede fundar la desconfianza sean comunes sin importar el país.

Pero ¿y cuando se basan en desinformación y manipulación por sesgos cognitivos?

A la capacidad de inducir mensajes que levanten sospechas o desconfianza, a llamar la atención mediante campañas de desinformación, a las campañas de confrontación por aparente apoyo a favor o en contra, mediante cuentas falsas de redes sociales y amplificadas por (ro)bots, entre otras prácticas similares, se le conoce como “El libro ruso de jugadas para campañas de desinformación”.

No necesariamente significa que sean realizadas por organizaciones afines o relacionadas al gobierno ruso, sino por el precedente ya demostrado por investigaciones como las realizadas por el senado estadounidense, el fiscal especial Robert Mueller, y el Parlamento Europeo.

Este libro de jugadas se rige por un principio relativamente simple: No importa quien gane o quien pierda, la finalidad no es favorecer a uno u otro, el verdadero objetivo es agravar problemas y disminuir la confianza en elementos de influencia social, políticos, instituciones, medios de comunicación, y hasta en el prójimo.

Hagamos red, sigamos conectados.

*Leo García (@leogarciamx) es desarrollador web y analista de tendencias de Twitter.

Las opiniones expresadas en este artículo corresponden al autor y no representan necesariamente la postura de Quinto Poder.

Consigue más noticias en tu e-mail

Inscribirse al newsletter para recibir noticias en tu correo.

Quinto Poder

Denunciamos todo lo que apesta a corrupción, lacra e injusticia. No basta con que te indignes, mejor alza la voz y ayúdanos a impulsar una reflexión. Sin protegidos ni favoritos, Quinto Poder es tu voz.