¿Qué es privacidad?


#HuellaDigital | *Leo García (@leogarciamx)

La Real Academia Española (RAE) define privacidad como “ámbito de la vida privada que se tiene derecho a proteger de cualquier intromisión”. La misma RAE dice que privacidad es la “facultad de una persona de prevenir la difusión de datos pertenecientes a su vida que, sin ser difamatorios ni perjudiciales, ésta desea que no sean divulgados”.

Privacidad es un derecho humano, definido en la Declaración Universal de Derechos Humanos en su artículo 12 que a la letra dice:

“Nadie será objeto de injerencias arbitrarias en su vida privada, su familia, su domicilio o su correspondencia, ni de ataques a su honra o a su reputación. Toda persona tiene derecho a la protección de la ley contra tales injerencias o ataques”.

La Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos establece la protección de los datos personales como un derecho constitucional en su artículo 16, que dice: “Toda persona tiene derecho a la protección de sus datos personales, al acceso, rectificación y cancelación de los mismos, así como a manifestar su oposición, en los términos que fije la ley, la cual establecerá los supuestos de excepción a los principios que rijan el tratamiento de datos, por razones de seguridad nacional, disposiciones de orden público, seguridad y salud públicas o para proteger los derechos de terceros”.

Por explicarlo de la manera más sencilla posible, en el caso específico de internet, todo cuanto aporta el usuario en el entorno digital se considera datos personales, y los datos que identifican o describen a cada usuario como persona, de manera individual, se les conoce como datos personalmente identificables.

Mencionar un nombre propio, una calle, un número de teléfono o un lugar de nacimiento como datos sueltos no significarían nada, pero cuando esos datos se refieren directamente a una persona, entonces son datos personalmente identificables.

El Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI) dice, acerca de datos personalmente identificables, “Es cualquier información relacionada contigo, por ejemplo, tu nombre, teléfono, domicilio, fotografía o huellas dactilares, así como cualquier otro dato que pueda servir para identificarte. Este tipo de datos te permiten además, interactuar con otras personas, o con una o más organizaciones, así como que puedas ser sujeto de derechos”.

Porque, acerca de la propiedad de los datos, dice: “El dueño de tus datos personales eres TÚ y TÚ decides a quién, para qué, cuándo y por qué los proporcionas”.

¿Por qué se tienen que proteger? “Para evitar que los datos sean utilizados para una finalidad distinta para la cual la proporcionaste, evitando con ello se afecten otros derechos y libertades”.

Las empresas de tecnología se deben sujetar a los marcos legales vigentes en los países donde operan y en consecuencia atenerse a lo que esos marcos legales obliguen como privacidad y protección de datos personales.

Además, en general, más allá de conceptos jurídicos, legales o técnicos, como protección a la privacidad tienen el compromiso de ofrecer a los usuarios control de sus interacciones y la forma en que fluye la información que generan, con quién, cómo y dónde, pueden o no, compartirla.

Doxxing

Doxxing, doxxeo, doxeo, o como se prefiera escribir, es como se le conoce a la práctica en la que, por el medio que sea, se consigue información privada de una empresa, institución o persona sin autorización para difundirla.

Pero es un problema cuando esa información privada son datos personalmente identificables y se usan para aprovecharlos en forma de intimidación, amenaza, hostigamiento, coerción o coacción.

Dicho puntualmente en el caso de internet, cuando sin autorización de sus propietarios se exhiben números telefónicos, direcciones de domicilios particulares o de trabajo, números de cedula profesional, pero además, fotos personales o de familiares, y cualquier otro dato personal, es doxxeo.

Se necesita poner énfasis en que las consecuencias del doxxeo no quedan sólo dentro del entorno digital, sino que sus riesgos y consecuencias pueden saltar al mundo de ladrillo con todo lo que ello implique.

El doxxeo es una de las formas más viles y peligrosas de vulneración a la privacidad. Y es ilegal al tratarse de divulgación no autorizada de datos personales. En algunos países se considera parte de los delitos perseguidos como ciberdelincuencia.

Tal vez en este punto nos haga falta empezar buscar algún término que permita entender por qué o cómo es que un representante de alguno de los tres poderes de la unión que forman el gobierno mexicano puede, confundiendo justicia y desquite, ser quien vulnere privacidad y protección de datos, comprometiendo la seguridad e identidad de personas a quienes, por su cargo, sin importar simpatía o afinidad política, por el mero hecho de ser ciudadanos mexicanos, debería representar honrosamente.

Hagamos red, con respeto y responsabilidad sigamos conectados.

*Leo García (@leogarciamx) es desarrollador web y analista de tendencias de Twitter.

Las opiniones expresadas en este artículo corresponden al autor y no representan necesariamente la postura de Quinto Poder.

Consigue más noticias en tu e-mail

Inscribirse al newsletter para recibir noticias en tu correo.

Quinto Poder

Denunciamos todo lo que apesta a corrupción, lacra e injusticia. No basta con que te indignes, mejor alza la voz y ayúdanos a impulsar una reflexión. Sin protegidos ni favoritos, Quinto Poder es tu voz.