#OPINIÓN: El manual de ciberpropaganda

#HuellaDigital | *Leo García (@leogarciamx)

¿Le ha pasado que al participar en el ecosistema digital parece que se sigue una pauta? Respuestas similares, casi uniformes, con fraseos modelados, palabras que parecen cuidadosamente elegidas, recurriendo a los mismos pseudoargumentos, defendiendo las mismas posturas, difundiendo los mismos enlaces de sitios de medios alternativos, e incluso recurriendo a los mismos memes y ofensas. Posiblemente es porque en efecto, existe un manual.

En septiembre de 2017, el diseñador de videojuegos Theodore Robert Beale, que en las redes sociales se hace llamar Vox Day, publicó una serie de correos electrónicos donde se marcan las pautas a seguir por los ultraconservadores que colaboran con el sitio Daily Stormer.

Daily Stormer es un sitio que se dice ser un medio alternativo, pero conocido por ser de corte abiertamente nacionalista de tendencia nazi. Los correos que Vox Day publicó forman una guía de ciberpropaganda dedicada a influir negativamente contra todo aquello que va contra la postura conservadora estadounidense, sin embargo, los criterios que propone ofrecen una referencia común para lo que se observa en todo el ecosistema digital.

Es sólo una opinión

Lo primero que salta a la vista en la guía es que proponen el uso de contenido de fuentes prestigiadas para alimentar sus propias narrativas y ofrecerlas como critica u opinión. Es una forma poderosa de evadir la responsabilidad siempre que no hay necesidad de sostener una afirmación por veraz sino desde la perspectiva individual totalmente subjetiva.

La finalidad es algo que se observa en el día a día; la mejor manera de influir en un grupo es que no parezca influencia, sino que se lleve por identificación generando afinidad y pertenencia con la audiencia. El mensaje de orgullo nacionalista es poderoso, pero si además se presenta entre similares, con un lenguaje cotidiano, sin formalidad y con una aparente cercanía entre similares, entonces es posible inducir toda la ideología que se quiera. El refuerzo viene con otros agentes de influencia, aparentemente usuarios comunes, y un sostenido y sistemático refuerzo por repetición.

Siempre los buenos, siempre los malos

La audiencia sobre la que se busca influir necesita enfocar su repudio y su rechazo de manera que sea efectivo sin necesidad siquiera de cuestionar las razones. La mejor manera de lograrlo es sostener una narrativa donde el  –o los– culpables sean exactamente siempre los mismos, y señalando claramente los principales adjetivos negativos con los que se les quiere asociar.

Este punto se cubre en absolutos, total y radicalmente.

Los aspectos positivos y virtuosos de la narrativa son propios de a quien apoya la campaña de propaganda. Literalmente se habla de lados, de bandos, así que quienes están de parte del régimen siempre, absolutamente siempre, serán presentados con todo el sustento positivo que se pueda. Todos los activistas, grupos de la sociedad civil, celebridades, quien sea, mientras que simpatice con el régimen, merecerá toda la gracia y simpatía. En cambio, aún dentro del mismo régimen, quienes presenten la mínima critica o cuestionamiento, sin importar quien sea, será señalado como lo peor de lo peor que pueda existir.

Es interesante señalar que existe conciencia que llevar las posturas a estos extremos es incoherente, sin embargo, confían en la docilidad de su audiencia para hacerlo.

Para Daily Stormer, los culpables de todo son los judíos y su control económico, político y de medios. En México no es ningún misterio quienes son los eternos culpables y aún los actuales responsables de todo lo negativo cuanto sucede, según la narrativa propagandista. Basta asomarse a una homilía mañanera de Palacio Nacional.

El recurso del humor

Algunos expertos, como el analista y consultor político Fernando Dworak han documentado ampliamente el poder del humor como un medio de influencia social. Sin embargo, esta misma influencia puede usarse como método de agresión y violencia. El humor hace que la audiencia baje resistencias éticas y morales haciéndolas más receptivas al mensaje, pero a la vez, al ser una ofensa disfrazada de humor cae en un área muy gris con respecto a la libertad de expresión.

Así, en el manual recomiendan el uso de memes, videos, y cualquier forma de contenido que sirva para presentar mensajes ideológicos incitantes e incluso trasgresores, pero disfrazados de humor.

Un mensaje cargado de retórica ideológica, pero presentado como humor, puede pisar los límites de la corrección política y social, y siempre ser justificado y defendido en el supuesto ejercicio de la libertad de expresión por ser una broma.

Siempre en positivo

Mientras que las campañas adversas se sustentan en atacar las virtudes y prestigio de sus víctimas, las campañas de propaganda se basaran siempre en resaltar de manera exagerada, aun a niveles irracionales y absurdos, las virtudes de su postura. Todo cuanto hagan, todo cuanto logren, por mínimo que sea, se presentará como un inmenso triunfo. Pero además esto tiene un doble efecto, porque una narrativa triunfalista, con una gran carga de orgullo nacionalista y patriótico, es en sí misma una campaña que desincentiva la movilización de críticos y opositores, causando en ellos ira y frustración.

El manual es extenso, abarca más puntos, todos interesantes. Propone la apropiación de elementos culturales altamente mediáticos, propone métodos de troleo, el aislamiento y golpeo a figuras relevantes e incluso la deshumanización de los opositores. De esto, la próxima semana.

Hagamos red, sigamos conectados.

*Leo García (@leogarciamx) es desarrollador web y analista de tendencias de Twitter.

Las opiniones expresadas en este artículo corresponden al autor y no representan necesariamente la postura de Quinto Poder.

Consigue más noticias en tu e-mail

Inscribirse al newsletter para recibir noticias en tu correo.

Quinto Poder

Denunciamos todo lo que apesta a corrupción, lacra e injusticia. No basta con que te indignes, mejor alza la voz y ayúdanos a impulsar una reflexión. Sin protegidos ni favoritos, Quinto Poder es tu voz.