Las multitudes que no existen


#HuellaDigital | *Leo García (@leogarciamx)

Las redes sociales se han convertido en el espacio público donde los temas de relevancia se discuten, donde cada vez más gente recurre en búsqueda de información y opiniones para entender la situación actual y su entorno próximo.

Es por ello que abundan los esfuerzos amplios muy bien coordinados enfocados en manipular la percepción de los usuarios. La manipulación dentro de las redes sociales está siendo dañina para los asuntos a debate en temas sociales y políticos, pero además está dañando la confianza en las instituciones, las figuras de autoridad, las fuentes de información, y hasta en el prójimo.

¿Qué pasa cuando, buscando información, opiniones y contraste de ideas, lo que se encuentra más bien son ataques y ofensas? Puede ser que quien está del otro lado de la pantalla “no exista”.

Las estrategias de manipulación digital pueden tener un objetivo que no necesariamente pasa por mostrar apoyo explícito a alguna persona, idea, postura o ideología. Puede ser de más utilidad causar confusión y malestar.

El mercado negro de las redes sociales

El auge de las redes sociales inició hace aproximadamente una década. Conforme creció la aceptación y uso de estas plataformas, sus empresas propietarias idearon refuerzos afirmativos buscado formas de atraer la atención de más usuarios y que a su vez pasaran más tiempo conectados a su sistema interactuando.

Así, surgen y se hacen explícitos los números de “likes”, seguidores, amigos, shares (veces compartido), retuits, etc. El problema es que este refuerzo positivo rápidamente se volvió un incentivo negativo que abrió un mercado cuestionable e inesperado.

Promover y ampliar el alcance de un perfil en redes sociales, sin importar de quién se trate, se puede hacer aprovechando herramientas comerciales o recurrir a empresas que lo ofrecen como un producto o servicio. Todas las métricas de refuerzo afirmativo se pueden comprar. Y no solo eso, también “seguidores” y comentarios.

Sockpuppets. Las cuentas falsas

Dicho lo anterior, llegamos a un punto muy difundido, pero poco entendido, las cuentas falsas. No todas las cuentas falsas en las redes sociales son bots (abreviatura de robots), como popularmente se piensa.

Las cuentas falsas son un elemento necesario para poder tener acceso a otros métodos de manipulación dentro de las redes sociales disponiendo de “paquetes” de cuentas dedicadas casi de manera exclusiva este fin.

Las cuentas en redes sociales creadas para parecer un usuario, pero que no lo son, se les conoce como “sock puppets” o cuentas “títere”, en referencia a las marionetas hechas con calcetines.

Todas las plataformas de interacción social son susceptibles a este problema.

Las cuentas falsas tienen rasgos comunes. Suelen ser cuentas que permanecen inactivas por mucho tiempo, incluso años, pero de un momento a otro empiezan a interactuar y cuando lo hacen es de manera muy intensa. O lo contrario, son cuentas recién creadas y de inmediato empiezan a interactuar.

Con frecuencia son cuentas que no han sido personalizadas por lo que no tienen imagen de perfil.

El nombre de usuario que presentan es breve y común, o no corresponde con el supuesto género de la cuenta, es decir, un nombre de usuario de un género y la foto de perfil (si la tiene) de genero distinto.

El contenido que publican es repetitivo sobre una misma temática, ya sea a favor o en contra, tanto que en algunos casos el contenido gráfico, videos o fotos, es el mismo una y otra vez.

Su factor de influencia tiende a ser nulo, es decir, no tienen seguidores o no siguen a nadie y su contenido no es replicado. O lo opuesto, el número de seguidos y seguidores es desproporcionado, pueden tener un muy alto número de seguidores y poco o nada de contenido publicado.

Cabe aclarar que no son rasgos que determinen de manera fehaciente que las cuentas que los presentan son falsas, o lo contrario, hay cuentas falsas que “han madurado” suficiente para ya no presentar esos rasgos de manera evidente.
Es un problema profundamente arraigado en el entorno social digital que tiene un uso aún más complejo.

Las turbas digitales

Las reservas de cuentas falsas son un recurso valioso cuando se trata de manipular la conversación dentro de las redes sociales, y en consecuencia la percepción de los usuarios reales. Una de las maneras de hacerlo es “conectando” las cuentas falsas a algún sistema automatizado, algún software que las opere como robots. Estos si son los tan populares “bots”. Los robots siempre replicaran contenido de manera automática, pero limitados a un cierto alcance y tipo de interacciones. Un robot es casi imposible que responda, es una característica que requiere de un desarrollo más amplio, y por consecuencia más costoso.

Pero el otro gran uso que le da valor a las reservas de cuentas falsas es sostener interacciones que irrumpen en la conversación. El objetivo es conducir la conversación al irrumpir en ella para empujar el tren de ideas, o romperlo. Esta dinámica es realizada por seres humanos y se recurre a la influencia hostil y la persuasión agresiva: coerción y coacción.

Las interacciones de coacción buscan imponer una forma de presión, en forma casi siempre de amenazas veladas o explicitas, a quien difiere en posturas o ideas. Es una forma de llevar a alguien a tomar una postura, mediante presión y amenazas, en respuesta a un libre ejercicio de expresión de opinión o ideas.

Y todavía tal vez peor es la coerción. En el entorno social digital es una forma de censura, es el ataque constante, reiterado, infundado, que busca callar voces y opiniones. Viene en forma clara de ataques, descalificaciones, groserías, y amenazas. No atiende la más mínima forma de razonamiento, es linchamiento digital.

Estas prácticas digitales inducidas a nivel social cumplen con el objetivo de interrumpir el libre flujo de ideas y opiniones, propiciando confusión y desinformación. Es un modelo altamente efectivo y peligroso. Es posiblemente la parte más peligrosa del nuevo escenario digital que estamos viviendo.

Hagamos red, sigamos conectados.

*Leo García (@leogarciamx) es desarrollador web y analista de tendencias de Twitter.

Las opiniones expresadas en este artículo corresponden al autor y no representan necesariamente la postura de Quinto Poder.

Consigue más noticias en tu e-mail

Inscribirse al newsletter para recibir noticias en tu correo.

Quinto Poder

Denunciamos todo lo que apesta a corrupción, lacra e injusticia. No basta con que te indignes, mejor alza la voz y ayúdanos a impulsar una reflexión. Sin protegidos ni favoritos, Quinto Poder es tu voz.