Bienestar

¿Estoy tomando demasiado alcohol en la pandemia?

Se ha dicho que ha aumentado el consumo de alcohol y drogas durante el confinamiento, pero, ¿cuánto es demasiado? Hay medidas específicas y también señales a las cuales estar alerta  

Por Jennifer Juárez

- 06/04/2021 10:20

“Me parece muy significativo que en los primeros días del confinamiento se agotó el papel higiénico. A continuación, eso se sustituyó por la cerveza y el vino. Es muy significativo, que lo que más se consumía, en lo que más se gastaba, eran bebidas alcohólicas”, cuenta Albert Díaz Martínez, psicoterapeuta y profesor del Departamento de Psicología Clínica y de la Salud en el Área de Personalidad, Evaluación y Tratamiento Psicológico de la Universidad Autónoma de Barcelona. 

Jeremy Cruz, psiquiatra y maestro en Salud Mental Pública, coincide en que el incremento en el consumo de sustancias como alcohol, cannabis y derivados de cocaína son algunos de los efectos más notorios del aislamiento durante la pandemia en términos de salud mental.

En un estudio realizado durante el confinamiento, se observó que se duplicó el nivel de consumo peligroso de alcohol, de 21% en abril a 40.7% en septiembre. Los niveles de uso que se consideran dependencia severa incrementaron de 3.9% en abril a 17.4% en septiembre, según el estudio realizado a 5,931 adultos en Estados Unidos y publicado en la revista científica Psychiatry Research.

Por qué bebemos más en pandemia

Debido a que la pandemia de COVID-19 tiene una mayor duración y es más extensa que eventos traumáticos previos —con disrupción social y aislamiento extendidos; apoyo social y acceso a cuidado médico limitados e impactos económicos negativos a nivel doméstico y global— podría tener un efecto incluso mayor en el uso de alcohol de la población en general, advierten expertos del Hospital McLean en un artículo publicado en octubre en la revista científica Journal of General Internal Medicine.

Díaz Martínez explica que en la pandemia hemos sido más vulnerables a aumentar el consumo de alcohol “porque no podemos hacer otras cosas, no podemos salir, distraernos, ir a un concierto, quedar con un amigo o hacer natación”.

Además hemos estado en aislamiento, sin ver a nuestras familias, amigos y compañeros de trabajo o escuela. Con todo ello, hemos perdido el acceso a muchas de las estrategias que teníamos para gestionar el estrés, con la ansiedad, o simplemente para disfrutar de nuestro tiempo libre.

Es una manera de canalizar la angustia, la inquietud, que probablemente es lo que en general se ha dado. (...) Por ejemplo, si estás un poco ansioso o estás un poco de bajón, piensas: ‘Igual me tomo dos copas de vino o un par de cervezas y me animo un poquito’”.

Foto: Shutterstock

Pero resulta contraproducente.

“El uso del alcohol puede aumentar durante el aislamiento (...) Podrías pensar que el alcohol te ayuda a lidiar con el estrés, pero de hecho no es un buen mecanismo de apoyo, ya que se sabe que aumenta los síntomas de pánico y de trastornos de ansiedad, depresión y otros trastornos mentales y el riesgo de violencia familiar o doméstica”, indica la OMS.

En México, se realizó un estudio a 8348 durante el confinamiento. De ellos, 1193 reportaron haber consumido alcohol de forma explosiva (cinco unidades o más en menos de dos horas). En general, los que bebieron alcohol de forma explosiva mostraron 5.5 puntos más de estrés agudo, en comparación con los que no realizaron este tipo de consumo. También reportaron 13 puntos más en términos de sentimientos de distanciamiento o enojo y 12 puntos más en ansiedad o tristeza, en comparación con quienes no consumieron alcohol de manera explosiva, según el reporte publicado en la Revista Internacional de Investigación en Adicciones (RIIAD) en noviembre de 2020.

Cuánto es demasiado

Hay varias formas de medir si el consumo de alcohol es excesivo: por cantidad, por frecuencia y por efectos.

Por unidades: 

No existe un consumo de alcohol de cero riesgo. Por ello, el consumo de alcohol se clasifica en: de bajo riesgo y de alto riesgo.

Comencemos por aclarar que una unidad de alcohol equivale a: una lata de cerveza; una copa de vino de 150 ml o 45 ml de destilado como tequila o whisky, derecho o mezclado con jugo o refresco. 

Se considera de bajo riesgo, para las mujeres, beber siete unidades de alcohol a la semana en total.
Estas siete unidades se deben dividir en por lo menos tres días, por ejemplo: dos el jueves, dos el viernes, dos el sábado y una el domingo (2+2+2+1=7).

Beber más de siete unidades de alcohol en una misma semana también se considera de alto riesgo.

Beber más de cuatro unidades de alcohol en un mismo día ya se considera de alto riesgo para las mujeres. 

En el caso de los hombres, se considera de bajo riesgo beber 14 unidades de alcohol en por lo menos tres días. Más de 14 unidades de alcohol en la semana o más de cinco unidades de alcohol el mismo día ya se considera de alto riesgo para los hombres, según los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés). Sin embargo, hay otros indicadores.

Foto: Shutterstock

Puedo detectar que consumo alcohol en exceso por estas señales

Jorge Luis Méndez Ulrich, director del máster en Pedagogía Hospitalaria de la Universidad de Barcelona, explica que, además de la cantidad que bebemos, hay que tomar en cuenta otros factores, como la capacidad de funcionar, de relacionarnos y nuestra tolerancia.

El también doctor en Psicología de la Salud pone en evidencia otras señales que podemos confrontar si pensamos que estamos abusando del alcohol.

  • Craving: Craving es deseo intenso, y en términos de consumo de sustancias se refiere a “el hecho de que constantemente estés pensando en la sustancia (sea esta legal o ilegal) y en cómo obtenerla.
  • Rendimiento: Cuando notas una baja en tu rendimiento académico o laboral, en la concentración y empieza a repercutir en el trabajo.
  • Social: Empiezas a deteriorar tus relaciones sociales o en tus relaciones familiares comienzas a no atender tus obligaciones como padre o como pareja. Otros indicadores sociales pueden ser que cambias tu círculo de amistades, o te aíslas o empiezas a tener problemas con tu familia. 
  • Malestar por abstinencia: “Si empiezo a tener adicción a la cocaína, que produce euforia, voy a sentirme deprimido cuando no la tomo. Normalmente la abstinencia de una droga suele ser el efecto opuesto al efecto que produce la droga. La abstinencia de las drogas sedantes, como la como la heroína, acostumbra ser de dolor.
  • Tolerancia:  La dosis que antes me hacía mucho efecto, ahora ya no me lo hace. Por ejemplo, para un adicto a la heroína cuando lleva un año consumiendo, la dosis que él necesita, a una persona que consume por primera vez, la matará. Porque genera tolerancia.
    Su pareja problemas en el trabajo porque a lo mejor no rinde porque está pensando lo otro hay diferentes indicadores unos más sociales unos más médicos y unos más psicológicos.
Foto: Shutterstock

¿Y ahora qué hago?

Si te preocupa saber si estás bebiendo de una manera excesiva, puedes realizar este cuestionario del Ministerio de Sanidad, Salud Pública e Igualdad de España. Haz clic aquí para acceder al test. 

Si estás realizando un consumo excesivo de alcohol o cualquier otra sustancia, consulta a tu médico e idealmente acude con un psicólogo clínico o un psiquiatra. Ellos tienen todas las herramientas para ayudarte.

En esta nota

  • CONSUMO DE ALCOHOL
  • CONSUMO EXCESIVO DE ALCOHOL
  • ANSIEDAD
  • DEPRESIÓN
  • ESTRÉS
  • PANDEMIA

Recibe todas las noticias en tu e-mail

Recibe la información más relevante todos los días.

Debes completar tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Más especiales

Sigue leyendo

Ranking

Más de Bienestar