Por esta razón, en Estados Unidos hicieron pagar con su vida a un mexicano


Una vez más, otro mexicano fue ejecutado en Estados Unidos con una inyección letal, pese a el alegato de sus abogados.

Se trata de Roberto Moreno Ramos, quien fue condenado por los asesinatos en 1992 de su esposa Leticia, de 42 años, su hija Abigail, de siete, y Jonathan, de 3 tres en su casa en Progreso, ubicado en la frontera con México, a unos 32 kilómetros al sureste de McAllen, Texas.

La defensa alegaba que el mexicano no debía ser ejecutado porque padecía “desorden bipolar, lesiones cerebrales” y sufrió abusos severos durante su infancia, sin embargo, la Corte Suprema de Texas no quiso escuchar ni suspender la ejecución, por lo que a las 18:00 horas del 14 de noviembre acabaron con su vida.

Tras darse a conocer la ejecución, el secretario de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray, condenó la ejecución.

“El gobierno de México condena enérgicamente la ejecución del connacional Roberto Ramos Moreno en Texas, EUA. La pena de muerte es una violación esencial de los Derechos Humanos, así como una sanción cruel e inhumana”, escribió.

“El señor Ramos Moreno es el sexto mexicano ejecutado en franca violación al fallo emitido por la Corte Internacional de Justicia en el caso Avena, el 31 de marzo de 2004. En tal virtud, el gobierno de México expresa su más enérgica protesta por el incumplimiento de Estados Unidos al fallo, conforme al cual ese país estaba obligado a revisar y reconsiderar el veredicto de culpabilidad y la sentencia impuesta al connacional”, agregaron en un comunicado.

Finalmente, la secretaría pidió a Estados Unidos evitar que estas prácticas contra mexicanos se sigan llevando a cabo.

¿Qué opinas de este tipo de castigos?

#EGO

Consigue más noticias en tu e-mail

Inscribirse al newsletter para recibir noticias en tu correo.

Quinto Poder

Denunciamos todo lo que apesta a corrupción, lacra e injusticia. No basta con que te indignes, mejor alza la voz y ayúdanos a impulsar una reflexión. Sin protegidos ni favoritos, Quinto Poder es tu voz.