¿Te acuerdas de Jorge Kahwagi? Esto es lo que ha pasado con él


Sólo en México la misma persona puede ser escritor, empresario, político, boxeador y estrella de reality show, y esa persona es Jorge Kahwagi Macari.

Hijo del empresario Jorge Kahwagi Gastine, presidente del periódico La Crónica de Hoy, Kahwagi Macari comenzó su carrera política en el Partido Verde en paralelo a sus actividades como boxeador, aunque más que por su trabajo, ha destacado por sus numerosos escándalos:

Su desempeño sobre el ring siempre arrastró críticas y sospechas de presuntos arreglos de peleas.

En 2004 pidió licencia de la Cámara de Diputados para participar en el reality Big Brother VIP. En un principio dijo que entraría una semana durante sus vacaciones y que renunciaría a su sueldo en ese periodo. Al final se quedó 50 días en el programa de Televisa y se reveló que cobró dieta completa durante un mes como legislador, por lo que le exigieron regresar el dinero.

En 2011 llegó borracho a San Lázaro y en ese estado se puso a debatir sobre la Reforma Política con otros diputados.

En esos años, tras renunciar al PVEM y unirse a Nueva Alianza, el político también causó revuelo por el cambio en su apariencia física: subió de peso y se rumoró que se había sometido a cirugías estéticas, lo que él niega.

En 2015, a los 47 años, reapareció sobre el ring en Filipinas para pelear contra el mexicano Ramón Olivas. La pelea fue corta y ganó Kahwagi.

En 2017, su nombre volvió a aparecer en los medios porque sus escoltas provocaron una movilización policiaca en Quintana Roo por conducir armados en vehículos sin placas y negarse a mostrar documentación. Kahwagi se mantiene como socio de algunas empresas y tiene propiedades en Quintana Roo, incluyendo una residencia el Tulum. La revista TV Notas lo captó ese año en este lugar del Caribe.

Te puede interesar:

Consigue más noticias en tu e-mail

Inscribirse al newsletter para recibir noticias en tu correo.

Quinto Poder

Denunciamos todo lo que apesta a corrupción, lacra e injusticia. No basta con que te indignes, mejor alza la voz y ayúdanos a impulsar una reflexión. Sin protegidos ni favoritos, Quinto Poder es tu voz.