La triste realidad que puede bajar a Javier Lozano de su nube


Parece que Javier Lozano no ha perdido el tiempo y está dispuesto a lo que sea con tal de ser candidato a gobernador del estado de Puebla.

Resulta tras el accidente donde perdieron la vida la gobernadora Martha Erika Alonso y su esposo, el senador Rafael Moreno Valle, Lozano vio una oportunidad para ser quien ocupe ese cargo.

Según publicó la página LPO, una vez que acabó el funeral, Lozano levantó el teléfono y se puso a contactar tanto a gente del PAN como del PRI para que lo apoyen en una eventual candidatura.

Sin embargo, algunos de los que recibieron su llamada no lo apoyaron o de plano lo cortaron, pues consideraron que la llamada no era apropiada.

Tal parece que si Javier Lozano quiere ser el futuro de gobernador de Puebla la tendrá difícil, pues su relación con ambos partidos no es del todo buena. Aquí un breve recuento:

EN EL PAN NO LO QUIEREN

En el 2017, Javier Lozano se apuntó con todo para ser el candidato del PAN a la gubernatura de Puebla, De hecho, era apoyado por el exgobernador Rafael Moreno Valle, quien le había dicho que si él conseguía la candidatura del PAN a la presidencia de la República, entonces lo apoyaría para ser el candidato a gobernador.

Sin embargo, Ricardo Anaya resultó ser el ganador de esa candidatura, por lo que Moreno Valle dejó de apoyar a Lozano y se decantó por su esposa, Martha Erika Alonso.

De hecho, en ese año, Lozano había dejado su puesto como jefe de la oficina del gobernador Antonio Gali para regresar al Senado y así buscar la gubernatura sin que nada se lo impidiera, pero tras la candidatura de Ricardo Anaya todo se vino abajo.

PLEITO CON ANAYA

Como Ricardo Anaya se perfilaba a ser el candidato del PAN, en enero de este 2018 renunció a ese partido político y calificó a Anaya como un joven dictador.

“Estamos ante la imposición de un joven dictador que, imitando las peores prácticas que tanto criticamos en otros partidos, se replican en el PAN con absoluta candidez e impunidad”, dijo en un video.

Además de arremeter contra Anaya aseguró que José Antonio Meade era el hombre más preparado para llegar a la presidencia de México. Un días después de renunciar al PAN, se anunció que se unía al equipo del priista, en el cual fracasó.

Ahora, con Marko Cortés, aliado de Anaya y presidente del PAN, en ese cargo, luce complicado que le den espacio.

EN EL PRI NO LO APOYAN

Cuando se sumó a la campaña de Meade, no todos en el PRI estuvieron de acuerdo, de hecho, trascendió que Javier Lozano no era invitado a las reuniones más íntimas de cara a las elecciones de julio.

Ahora que el puesto de gobernador está vacante busca que ese partido también lo apoye, pero ahí consideran que apoyarlo no sería una buena idea y más que ahora han repuntado un poco con el triunfo del priista Adrián de la Garza en la alcaldía de Monterrey.

Así, Javier Lozano, quien ahora mismo no desempeña ningún puesto público, podría quedarse sin ‘hueso’.

¿Qué te parece?

#EGO

Consigue más noticias en tu e-mail

Inscribirse al newsletter para recibir noticias en tu correo.

Quinto Poder

Denunciamos todo lo que apesta a corrupción, lacra e injusticia. No basta con que te indignes, mejor alza la voz y ayúdanos a impulsar una reflexión. Sin protegidos ni favoritos, Quinto Poder es tu voz.