#Tirano: Los mexicanos a los que Peña espió con cargo a tus impuestos


Quedó en evidencia que Peña Nieto es más MALVADO de lo que creíamos… Después de leer esto no querrás ser su enemigo.

El  informe “Gobierno Espía: Vigilancia sistemática a periodistas y defensores de derechos humanos” reveló que el gobierno de Peña tiene bien vigilados a defensores de derechos humanos, periodistas y abogados que se atreven a abordar el tema de la corrupción, con un sistema cibernético que solamente debería ser usado para combatir al crimen organizado.

¿Acaso para el gobierno combatir la corrupción es un crimen?

Según el artículo, el equipo con el que el gobierno espía a quienes no le caen bien fue comprado en 2011 por el gobierno de México a la empresa isrelí NSO Group, y funciona a través de los celulares

De acuerdo con una investigación del diario The New York Times, la compañía simplemente le cobra al gobierno en base al número de blancos espiados.

“Para espiar a 10 usuarios de teléfonos iPhone, por ejemplo, la compañía hace un cargo de 650 mil dólares encima de otro cargo de 500 mil dólares por la instalación del sistema”.- NYT.

“Entre los blancos del programa se encuentran abogados que investigan la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, un economista que ayudó a redactar un proyecto de ley anticorrupción, dos de los periodistas más influyentes de México y una estadounidense que representa a víctimas de abusos sexuales cometidos por la policía. Los intentos de espionaje incluso han alcanzado a los familiares de los activistas y periodistas, incluido un adolescente”, establece la información de The New York Times.

Aquí puedes ver la investigación completa de The New York Times

Según la investigación, ya no nada más Carmen Aristegui, responsable de la investigación sobre la Casa Blanca de Peña Nieto y Angélica Rivera, es objeto de una especie de persecución por parte de Presidencia, sino incluso su hijo, Emilio, según el diario estadounidense.

“En marzo, los mensajes de texto también comenzaron a llegar al teléfono del hijo de 16 años de Aristegui, Emilio. ‘La única razón por la que irían tras mi hijo es para intentar encontrar algo en contra de mí, para causarme daño’, dijo Aristegui, según el artículo del Times.

En la investigación, el Times señala que el sitio de Aristegui ha sido hackeado en varias ocasiones y que en noviembre del año pasado, personas irrumpieron en sus oficinas y robaron equipo.

TE PUEDE INTERESAR: Los casos por los que Carmen es incómoda para el gobierno 

“He optado por creer que mi trabajo público es lo que me protegerá. El gran reto para los periodistas y los ciudadanos es que el miedo nos sirva y no nos conquiste”, le dijo Aristegui al Times.

Otro de los personajes acosados es Juan Pardinas, cabeza del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), artífice de la Iniciativa 3 de 3, que demanda que los funcionarios públicos hagan públicas sus declaraciones fiscal, patrimonial y hacendaria, para que se sepa cuánto dinero tienen antes y después de ejercer un cargo público.

  “Oiga afuera de tu casa anda una camioneta con dos vatos armados, let tome fotos vealos y cuídese (sic)”, era uno de los mensajes que le llegaban, según consigna el Times.

También le enviaban mensajes en los que pretendían hacer creer a su esposa que sostenía relaciones sexuales con una colega.

“Al final, mi esposa ya tenía un entrenamiento casi olímpico en este asunto del hackeo”, bromeó Pardinas, según publicó el prestigiado diario, del que Carlos Slim es accionista.

También monitoreaban, por no decir ‘espiaban’ a integrantes del Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez, Aristegui Noticias, Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad y el periodista Carlos Loret de Mola.

Esto es lo que el Times dice sobre el modus operandi de NSO Group:

“NSO Group afirma que investiga el historial de los gobiernos en temas de derechos humanos antes de venderles el software. No obstante, una vez que otorgan la licencia e instalan el hardware dentro de las agencias de inteligencia y los cuerpos de seguridad, la empresa dice que no hay manera de saber cómo se utilizan las herramientas espías o contra quién están siendo usadas.

“La compañía simplemente le cobra a sus clientes gubernamentales según el número total de objetivos a vigilar. Para espiar a diez usuarios de iPhone, por ejemplo, el fabricante cobra 650.000 dólares, además de la cuota de instalación de 500.000 dólares, según las propuestas de comercialización de NSO Group que revisó The New York Times”, dice el artículo.

Hasta el momento, Presidencia no ha fijado una postura sobre lo publicado.

#GC

Consigue más noticias en tu e-mail

Inscribirse al newsletter para recibir noticias en tu correo.

Quinto Poder

Denunciamos todo lo que apesta a corrupción, lacra e injusticia. No basta con que te indignes, mejor alza la voz y ayúdanos a impulsar una reflexión. Sin protegidos ni favoritos, Quinto Poder es tu voz.