#Coraje: Su hija desapareció y las autoridades le piden dinero para buscarla


El sistema mexicano en los ministerios públicos está podrido, para muestra el siguiente caso.

El señor Guillermo Vázquez ha vivido desesperado los últimos cuatro meses debido a la desaparición de su hija, Ángela Vázquez Bautista.

La vio por última vez el primero de septiembre de 2017, cuando abordó el microbús que la llevó a la escuela Centro de Bachillerato Tecnológico Agropecuario (CBTA) 146 en el ejido Padre Kino, en San Quintín, Ensenada, Baja California.

“Yo la acompañaba en la mañana a subirse al micro. Ella nada más se bajaba [al llegar], cruzaba la carretera y ahí está el CBTA. Igual de regreso. Los chamacos se trepan al micro en bola. Siempre la esperábamos. Siempre estábamos esperando que pasara el micro [en el que llegaba de la escuela] porque sabíamos que llegaba a la hora. Nunca se retrasó, nunca salía sin decir. Nunca se desviaba. Siempre, siempre hacía lo correcto, por eso me desesperé mucho”, dijo el padre de la menor de 16 años a SinEmbargo.

Según relatan los testigos, Ángela llegó a la escuela y tomó clases de manera normal, pero no regresó a casa.

Desde ese entonces el padre la ha buscado, pidió ayuda a las autoridades y por su cuenta puso imágenes en las calles y compartió fotos en sus redes sociales, sin embargo, no ha tenido respuesta.

El colmo de esta historia es que una persona del Ministerio Público intentó aprovecharse de su pena.

“Nada, nada. Les pregunto y no saben nada (las autoridades). Me dijo, como insinuación. el encargado acá (del MP) que para buscarla, por otros medios, se ocupaba dinero”, relata el papá.

Hasta el momento no se sabe nada de la menor, la cual cumplió cuatro meses desaparecida.

¿Será que las autoridades harán bien su trabajo sin esperar nada a cambio?

#OEG

Consigue más noticias en tu e-mail

Inscribirse al newsletter para recibir noticias en tu correo.

Quinto Poder

Denunciamos todo lo que apesta a corrupción, lacra e injusticia. No basta con que te indignes, mejor alza la voz y ayúdanos a impulsar una reflexión. Sin protegidos ni favoritos, Quinto Poder es tu voz.