#TiroDeGracia: El escándalo de corrupción del que Anaya no pudo escapar


A Ricardo Anaya nada le salió bien en las precampañas.

Hoy se terminan, pero se llevará sobre sus hombros una pesada carga cortesía de la revista Proceso.

Sí, la misma que lo hundió la semana pasada al ventilar un escándalo de corrupción con una asociación, hoy volvió a atacar.

TE PUEDE INTERESAR: #ÚltimaHora: Destapan GRAN TRANSA que hunde el sueño presidencial de Anaya

Y es que el semanario le dio el ‘tiro de gracia’, pues Anaya había dicho que eran falsas las acusaciones que había en su contra y que todo era algo orquestado por el PRI.

Pues en la publicación se encargaron de darle otro golpe, claro, con pruebas.

La historia cuenta que Anaya y un grupo de amigos que manejan constructoras se hicieron millonarios a costa de una fundación llamada ‘Por más Humanismo’.

Anaya era el presidente de dicha fundación, pero según él, renunció en el 2014.

Sin embargo, en el reportaje señalan que no es así.

“Dos años después seguía siendo el representante ante las autoridades fiscales, tal como se acredita con la Constancia de Situación Fiscal de la asociación civil, con fecha de 7 de abril de 2016.

El domicilio fiscal de la Fundación por más Humanismo era el propio domicilio particular de Anaya, en el fraccionamiento Club Campestre de Querétaro, y el correo electrónico de contacto registrado ante el Servicio de Administración Tributaria (SAT) también era de él”,escribieron.

La cosa no paró ahí, sino que señalan a uno de sus principales socios, el empresario Eduardo de la Guardia Herrera, quien se supone renunció junto con Anaya, como otro mentiroso.

“Siguió manejando la cuenta bancaria de la asociación civil hasta 2017, cuando emitió cheques a su nombre que cobró en efectivo.

No sólo eso. Los estados de cuenta de la fundación en el banco Santander llegaban al domicilio particular de De la Guardia Herrera, ubicado en El Pueblito, municipio de Corregidora, vecino de la capital de Querétaro, pese a que, desde mayo de 2014, ya no era vocal de la institución sin fines de lucro creada por Anaya”, golpearon.

Y remataron con los millones que se repartieron gracias a sus juegos sucios:

“De la Guardia era parte de esta última y titular de la cuenta bancaria junto con Anaya cuando, en 2010, recibió un depósito del empresario Abraham Jaik Villarreal por un millón 650 mil pesos para comprar un terreno en el que se construyó un edificio. Cuando éste se vendió, en 2016, ambos empresarios se repartieron los 7 millones 800 mil pesos de pesos producto de la venta”.

¿Qué te parece?

¿Se podrá librar Anaya de esto?

¿Cómo se pagará de esto el precandidato del Frente a la presidencia?

#EGO

Consigue más noticias en tu e-mail

Inscribirse al newsletter para recibir noticias en tu correo.

Quinto Poder

Denunciamos todo lo que apesta a corrupción, lacra e injusticia. No basta con que te indignes, mejor alza la voz y ayúdanos a impulsar una reflexión. Sin protegidos ni favoritos, Quinto Poder es tu voz.